Protestan contra la discriminación ante la sede de Carnival en Miami

Unas 60 personas se congregaron este martes en Miami frente a la sede la compañía estadounidense Carnival en protesta contra la decisión de excluir a los cubanoamericanos en los cruceros de la naviera con destino a la Isla, a partir de mayo. Un portavoz del mayor operador mundial de cruceros, Roger Frizzell, aseguró al diario Miami Herald que su grupo "solo está acatando las leyes establecidas".

Los manifestantes sujetaban pancartas y banderas cubanas, mientras que los coches pitaban en solidaridad con la protesta, convocada por el grupo de exiliados Movimiento Democracia bajo el lema "Carnival stop nationality apartheid". Nacionales de otros países de Latinoamérica se han sumado a la protesta contra la discriminación.

En la conferencia de prensa, el presidente de Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, anunció que se está preparando una protesta frente a las costas de la Isla en el barco Democracia, en coincidencia con la apertura del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, el próximo sábado.

Sánchez explicó que se lanzarán “88 luces de libertad, una por cada preso político que se le olvidó a Raúl Castro liberar la noche en que lo prometió públicamente”, además de cinco luces por Mario Alberto Hernández Leiva, vicepresidente de Movimiento Democracia, que está preso en Cuba y desde hace 28 días mantiene una huelga de hambre.

El grupo de exiliados está programando otra acción para el próximo 1 de mayo, en la que la protesta llegará a la bahía de Miami

El grupo de exiliados está programando otra acción para el próximo 1 de mayo, en la que la protesta llegará a la bahía de Miami. Después de la concentración, la embarcación Democracia acompañará a Adonia, el crucero de Carnival, en su recorrido hasta Cuba. La organización está pendiente de la autorización del Gobierno de EE UU para acceder a las aguas cubanas, aunque este permiso le fue denegado en cuatro ocasiones anteriores.

Entre otras propuestas, Movimiento Democracia sugirió a Carnival que vendiera sin restricciones los pasajes, dejando en manos del Gobierno cubano la decisión sobre quién puede acceder a la Isla. “Eso luciría muy feo, pero hacerle el trabajo sucio al régimen desde aquí me parece una inconsecuencia además de una violación a los derechos civiles”, lamentó el presidente.

“El régimen continúa haciendo lo mismo que hacía a los cubanos en la Isla cuando no les permitía el acceso a los hoteles, donde sólo podían entrar los extranjeros", agregó. Sin embargo, Sánchez confía en que esta situación pueda cambiar e invitó al Gobierno de Cuba a comenzar un proceso con todas las partes implicadas para reivindicar el derecho a no ser discriminados. “No debemos tener miedo de darle al pueblo cubano sus derechos. Esto fortalece las instancias gubernamentales, no las debilita”, dijo.

“Hay la necesidad de que este ambiente de cambios y normalización no sea solamente para los capitalistas que quieren ir a explotar al cubano que no tiene derechos laborales, sino que sea incluyente”, continuó.

En las conversaciones con Movimiento Democracia, el presidente de Carnival sostuvo que sigue comprometido en abogar ante el Gobierno de Cuba para eliminar las restricciones normativas, que “éticamente los hace lucir muy mal y reduce su base de clientes”.

El presidente de la Asamblea de la Resistencia Cubana, Orlando Gutiérrez, coincidió con Sánchez en destacar que el proceso de normalización entre Washington y La Habana tiene que aportar beneficios económicos a todos los ciudadanos. “Las compañías [extranjeras] que invierten lo hacen para estabilizar el sistema y terminan creando una comunión de intereses con el poder. Eso es nocivo para la libertad de los cubanos donde quiera que se encuentren. Estoy en contra de la apertura económica a Cuba en tanto el régimen no haga concesiones políticas”, argumentó.

Entre los manifestantes estuvo el músico Amaury Gutiérrez, quien hizo un llamado al boicot contra la compañía, diciendo que "la dictadura de los Castro discrimina a los cubanos"

Entre los manifestantes estuvo el músico Amaury Gutiérrez, quien hizo un llamado al boicot contra la compañía, diciendo que "la dictadura de los Castro discrimina a los cubanos, ellos son anticubanos, antinegros”.

Gutiérrez cree que los artistas cubanos tienen un papel vital en el cambio en la Isla. “Muchos, incluso de los que hoy son oficialistas se van a reciclar y van a ser parte del cambio, porque tiene que ser inclusivo”, aseguró a 14ymedio. Por otro lado, el músico calificó de "falta de respeto" la pretensión de "instalar un consulado de la dictadura en Miami, la ciudad de la resistencia”.

Entre los manifestantes que acudieron a la convocatoria había mucha decepción por la decisión de Carnival. “Estamos aquí por la discriminación de que los cubanos no podamos comprar un ticket de una compañía americana radicada en Miami, una ciudad que hicimos nosotros”, dijo Miguel Echemendía.

“Salvan cubanos que huyen de la tiranía y, sin embargo, no permiten que los cubanos monten en los cruceros”, coincidió Raúl García.

Para Félix Agüero Cedeño, director de ética del Partido Revolucionario de Cuba, se trata de “una manera más de marginar a los cubanos”. “Lo único que estamos pidiendo es el acercamiento entre los cubanos de dentro y fuera de la Isla, que somos verdaderos hermanos y que a través de los años no nos hemos podido dar un abrazo”, explicó.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 74