Renuncia un delegado del Poder Popular en Soroa por no lograr cumplir sus promesas

La renuncia del delegado ha provocado que los funcionarios del Poder Popular municipal pidan a Pablo Laurencio, quien con anterioridad ocupó ese cargo, que regrese a sus funciones hasta nuevas elecciones. (14ymedio)
La renuncia del delegado ha provocado que los funcionarios del Poder Popular municipal pidan a Pablo Laurencio, quien con anterioridad ocupó ese cargo, que regrese a sus funciones. (14ymedio)

Un funcionario público que renuncia a su cargo por no cumplir las promesas hechas a los electores es algo que muy pocas veces se ha visto en Cuba. Los ministros y directivos se mantienen en sus puestos hasta que una orden de "más arriba" los revoca. Sin embargo, Juan Carlos Hernández, delegado del Poder Popular en Soroa, ha dimitido esta semana por no poder llevar a buen término las demandas de los pobladores de la zona.

Consciente de los graves problemas que afectan a la localidad, Hernández aceptó a principios de 2015 ser candidato en las últimas elecciones en el poblado Soroa Campismo, enclavado en el municipio de Candelaria, donde fue elegido con una gran mayoría de votos. Pocos días después de conocerse el resultado, el joven asumió el cargo de delegado de la circunscripción 27.

Tras anunciar su dimisión, cansado de la inoperancia de las instituciones estatales y del generalizado desvío de recursos, Hernández conversa con 14ymedio sobre las razones de su renuncia. El exdelegado asegura que antes de comenzar a desempeñarse en su cargo no podía imaginar que hubiera "tanta corrupción y tan poco interés por resolver los problemas".

Según datos oficiales, en el mandato en el que Hernández se convirtió en representante de su comunidad, en abril del pasado año, el 46,9% de los delegados en las Asambleas Municipales del Poder Popular a lo largo del país fueron de nueva elección. Entre los seleccionados, el 34,87% eran mujeres y los jóvenes representaron el 14,95% del total.

El exdelegado asegura que antes de comenzar a desempeñarse en su cargo no podía imaginar que hubiera “tanta corrupción y tan poco interés por resolver los problemas”

"Aquí todo el mundo está viviendo del cargo y metiendo mentiras a trocha y mocha, no les importan los demás", explica el exdelegado, muy crítico con directivos y funcionarios. Comenta que ha comenzado a visitar a todos los vecinos de la zona, casa por casa, para informales sobre su renuncia y los motivos que lo llevaron a tomar esa decisión.

"No sirvo para engañar a nadie y estoy cansado de que me engañen como si fuera un niño", alega Hernández. Recuerda que el pasado 11 de noviembre, en la reunión de rendición de cuentas del delegado a sus electores, Andrés Ligoña, presidente del Poder Popular municipal, aseguró que el consultorio para el médico de la familia se terminaría este año, 27 años después de que se comenzaron las labores.

Sin embargo, una nueva información oficial pospone la conclusión de la obra hasta 2017, una dilación que ha sido "la gota que llenó la copa" para el delegado. El inmueble comenzó a levantarse en 1989, pero su construcción se detuvo por falta de recursos y por la mala organización de las entidades implicadas. Los vecinos exigen que se les permita levantarlo con sus propios esfuerzos, pero no han recibido autorización.

Consultorio médico de Soroa. (Jorge Guillén)
Consultorio médico de Soroa. (Jorge Guillén)

El primer proceso de rendición de cuenta del XVI período de mandato de las asambleas municipales del Poder Popular ocurrió entre el 1 de noviembre y hasta el 30 de diciembre del pasado año en todo el país. Los vecinos de Soroa Campismo aprovecharon el momento para hacer escuchar sus reclamos y obtener compromisos de parte de las autoridades.

Al problema con el consultorio médico se sumó la falta de respuesta a la solicitud de una docena de vecinos para que se les otorgue un solar donde construir viviendas. Hernández incluyó esta demanda en su programa, pero nunca logró resolverla. El delegado denuncia la construcción en la zona de casas para las cuales han logrado los permisos los que "tienen dinero para pagar, mientras que los guajiros pobres no reciben respuesta".

“No sirvo para engañar a nadie y estoy cansado de que me engañen como si fuera un niño”, alega Hernández

Un residente de la localidad, Ramón Rodríguez, fue testigo del momento en el que Hernández anunció su renuncia a los militantes del Partido Comunista de la zona. "Lo escuché y me dije: este está loco. Habló fuerte. Dijo cosas que nadie había tenido el valor de decir y mucho menos al núcleo del partido. Lo curioso es que todo el mundo se quedó callado y nadie se atrevió a decir nada", recuerda.

María Bocour, otra vecina de la zona, afirma que nadie quiere ser delegado. "Nadie quiere meterse en eso. Al que pongan en el cargo, si tiene vergüenza, también renunciará".

La renuncia del delegado ha provocado que los funcionarios del Poder Popular municipal pidan a Pablo Laurencio, quien con anterioridad ocupó ese cargo, que regrese a sus funciones hasta nuevas elecciones. Pero Laurencio no está dispuesto: "Salí de ese lío y no vuelvo ni loco", confirmó a este diario.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 26