El arte de la convivencia entre países

La portada de Convivencia No. 43
La portada de Convivencia No. 43

Un viento fresco sopla del oeste por estos días. Contrario a la brisa fría del norte que caracteriza a febrero, ésta es una racha cálida y amigable que nos llega desde Pinar del Río. La revista independiente Convivencia nos propone su número 43, recién aparecido en Internet y que comienza por estos días a circular de mano en mano dentro de la Isla. La nueva entrega de esta publicación rezuma civismo, preocupación por la nación y visiones propositivas sobre nuestra  realidad. Un verdadero soplo de buenas ideas que nos llegan ahora, cuando son tan necesarias las miradas sosegadas pero incisivas sobre el presente y el futuro inmediato.     

El editorial se inspira en el histórico anuncio del restablecimiento de relaciones entre los Gobiernos de Cuba y Estados Unidos. En medio de esa energía de cambio y de expectativas ante una nueva etapa, el texto señala la necesidad de “restablecer las relaciones democráticas entre el pueblo y el Gobierno cubanos”. Una mirada que obliga a enfocar las esperanzas del derrotero nacional en lo que ocurra dentro de nuestro territorio. Mientras los analistas se preguntan qué acuerdos alcanzarán la Casa Blanca y la Plaza de la Revolución, este grupo de pinareños se preocupan del papel que jugará la sociedad civil y el pueblo cubano en la evolución democrática del país.

Ante los reclamos de los más escépticos, el editorial hace varias preguntas demoledoras. “¿Quién dijo o pensó que el cese de la represión interna y el respeto de los derechos humanos de todos los cubanos vendrían al día siguiente de una declaración de intenciones entre dos Gobiernos?”. Como un proceso largo, en el que el anuncio del pasado 17 de diciembre “es solo el comienzo y no será fácil ni mágico”, porque la convivencia entre países es un proceso de continúa negociación. A la necesidad de que los cubanos asuman su responsabilidad también se le dedica una buena parte del editorial.

La revista incluye también un extenso dossier que, bajo el título Restablecimiento de las relaciones diplomáticas Cuba-EE.UU, ahonda en el tema. Análisis de Virgilio Toledo López, Juan Carlos Fernández Hernández, Karina Gálvez Chiú y Williams Iván Rodríguez Torres, entre otros, abordan la nueva etapa desde varias aristas, ya sean diplomáticas, históricas o sociales. Un excelente texto firmado por el director de Convivencia, Dagoberto Valdés, y titulado Y ahora... ¿qué? se suma al debate del escenario que se abre ante los cubanos.

Convivencia sigue apostando por una estética muy cuidada, donde los artistas plásticos encuentran un espacio para mostrar su trabajo. Tal es el caso de la galería realizada por Héctor Antón Castillo, con el sugerente título de Las novias profanadas de otros paisajes. Por su parte, una crónica de Henry Constantin analiza la película cubana Vestido de Novia desde una perspectiva artística y social. La propuesta visual de la revista alcanza un excelente acabado en su portada, siempre marcada por el buen gusto.

Los lectores coincidirán en los necesarios enfoques que el número más reciente de Convivencia aporta a un suceso que ha sacudido la nación. Leer, sopesar y meditar sobre estas cuestiones ayudará sin dudas a cometer menos errores.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17