Tribunales imponen duras condenas a responsable de fraude académico

En un claro mensaje de intransigencia ante el fraude académico, los tribunales cubanos han impuesto duras condenas a los responsables del filtrado de un examen durante el proceso de ingreso a la enseñanza superior del curso escolar 2014-2015, en la provincia de La Habana.

El juicio fue realizado en días pasados con la mayor discreción en el Tribunal Municipal Popular de Marianao, y sólo hoy martes se han dado a conocer las sanciones impuestas a siete personas "como responsables de la comercialización de las pruebas docentes y otras modalidades delictivas vinculadas con estos hechos", según asegura el periódico Granma.

Las condenas oscilan entre 18 meses y 8 años de privación de libertad. Uno de los principales encausados, Leonardo Mosés Viera, recibió la pena más alta. Trabajaba como jefe de Brigada en la Imprenta "Félix Varela Morales", perteneciente al Ministerio de Educación Superior. Según la acusación, Mosés Viera "se apropió de varios ejemplares de las pruebas correspondientes a las asignaturas de Matemática, Español e Historia y procedió a venderlas a otras personas por 180 pesos convertibles".

Las condenas oscilan entre 18 meses y 8 años de privación de libertad

El diario oficial explica que los exámenes llegaron a manos de varios estudiantes referidos a través de Víctor Romero Mendoza, profesor de Matemática del Instituto Preuniversitario José Martí, del municipio de La Habana Vieja. Otros pedagogos implicados en la distribución de las pruebas filtradas fueron Karel López Guerrero, profesor del Instituto Preuniversitario Gerardo Abreu Fontán, del municipio de Centro Habana y Daysy Márquez Rodríguez, profesora de Química del mismo centro docente. Esta última vendió a varios estudiantes el examen de Matemáticas en "sumas de 40 y 50 pesos convertibles", "al igual que hizo con el de español que había obtenido por otras vías". Los tres acusados recibieron, respectivamente, penas de 18 meses, 4 años y 3 años de privación de libertad.

A la cadena del fraude se sumó también Arian Valdés Alonso, profesor del Instituto Preuniversitario Arístides Viera, quien se provechó de conocer el contenido de los exámenes para preparar ejercicios similares a los que saldrían en la prueba para algunos alumnos. Esa información también fue suministrada a Bárbara Maricela Gómez que se desempeñaba como metodóloga provincial de la asignatura de matemática y al profesor Lázaro Antonio Fernández Acevedo. Ambos usaron la información para repasar a sus propios hijos. En ese caso las sanciones fueron de 4 años, 2 años y medio y dos años, respectivamente.

Preparaban a grupos de estudiantes para las pruebas de ingreso a la Educación Superior, una práctica común en Cuba

La investigación policial reveló que varios de estos profesores, sin tener autorización legal, preparaban a grupos de estudiantes para las pruebas de ingreso a la Educación Superior. Es una práctica común en Cuba, dado el deterioro que ha sufrido en las últimas décadas el proceso docente.

Los hechos llevaron a la repetición del examen de matemática aplicado el 6 de mayo del 2014 y a la modificación de los de español e historia, "así como las convocatorias extraordinarias de las tres asignaturas", explica Granma.

Por otra parte el tribunal impuso a todos los acusados las sanciones de "privación de derechos públicos, la prohibición del ejercicio de la profesión para los vinculados a la actividad docente y estableció las prohibiciones migratorias pertinentes". Deberán resarcir por los perjuicios ocasionados al Ministerio de Educación Superior y a la Universidad de La Habana.

Queda esperar que varios de los acusados se acojan al recurso de apelación ante la Sala correspondiente del Tribunal Provincial Popular de La Habana.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9