Las carreteras, sin planes de mejora

El Gobierno activa un plan para disminuir los accidentes de tránsito centrado solo en la educación vial pero sin cambios en las vías de tránsito

Accidente de tránsito. (Luz Escobar)
Accidente de tránsito. (Luz Escobar)

El padre de Ricardo García murió hace apenas unos meses. Una vaca suelta en la carretera hizo que el chofer del carro donde viajaba perdiera el control. Las ventanillas llevaban un cristal improvisado, no apto para vehículos, que terminó convirtiéndose en un arma mortal contra el hombre que iba en el asiento trasero.

Su historia pone rostro al dato de las 593 víctimas mortales que se cobraron los 9.397 accidentes de tránsito ocurridos en Cuba entre enero y octubre de este año. Los heridos, muchos de ellos con secuelas físicas permanentes, alcanzaron el alarmante número de 7.409, por encima de las cifras del mismo período en 2013. Aunque el costo en vidas humanas es la parte más dramática de un accidente, hay también unas consecuencias económicas que sumarle. Este tipo de siniestros provocan unas pérrdidas anuales estimadas en unos 500 millones de pesos. Las calles y las carreteras de todo el país se han vuelto un lugar cada vez más peligroso para choferes, pasajeros y transeúntes.

Con el propósito de disminuir el número de accidentes, la Dirección Nacional de Tránsito ha propuesto un plan de medidas emergentes. Se trata de unos 26 aspectos a mejorar para elevar el nivel de seguridad vial, de los cuales 14 se pondrán en efecto de inmediato. La noticia fue dada a conocer por Oscar del Toro Quesada, viceministro de Transporte y secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Seguridad Vial.

El control sobre el estado técnico de los vehículos será más frecuente y estricto, según anunció el funcionario. Las inspecciones podrán tener lugar incluso en plena vía pública y el incumplimiento de los requisitos de seguridad previstos acarreará la suspensión del permiso de circulación. También serán penalizados de forma ejemplarizante también aquellos que no hayan cumplimentado o actualizado sus exámenes médicos, teóricos y prácticos, y los choferes que hayan desobedecido la suspensión temporal de su licencia de conducción.

Las inspecciones podrán tener lugar incluso en plena vía pública y el incumplimiento de los requisitos de seguridad previstos acarreará la suspensión del permiso de circulación


Muchas de estas medidas no son nuevas, pero la falta de disciplina en la aplicación de la normativa ha contribuido al caos y al incumplimiento de un comportamiento vial correcto por parte de choferes y peatones. Las mejoras de calles, carreteras y otras infraestructuras no forman parte de los aspectos a mejorar mencionados por el viceministro. Tampoco el aumento de la señalización o el mantenimiento del alumbrado en las áreas urbanas. Y todo ello a pesar de que los choferes le achacan a las malas condiciones de las vías muchas de las situaciones que desencadenan tan elevado número de trágicos accidentes.

El padre de Ricardo García es una de las víctimas de la falta de control y la desorganización de las vías de tránsito. "Estaría ahora con nosotros si no fuera porque alguien no amarró una vaca o no reparó una cerca", refiere el joven que, desde el fallecimiento de su ser querido, ha desarrollado un gran temor a trasladarse por carretera.

Los choferes, reunidos en una céntrica piquera de taxis colectivos, hablan de las dificultades viales que enfrentan cada día. "En esta ciudad apenas se ha invertido en calles, pasos peatonales o nuevos túneles", explica Normando, un ingeniero que trabaja como conductor particular de un Fiat polaco. Varios colegas que esperan a que aparezca un cliente se suman a las críticas. "Nos quitan puntos de la licencia todo el tiempo, pero uno tiene que estar todo el tiempo esquivando baches y roturas", se queja Manuel, que ha obtenido recientemente su permiso de transportista,

El aumento del número de vehículos que se percibe en la capital cubana no ha venido acompañado del necesario desarrollo de las infraestructuras viales. "¿Hace cuánto no se hace una rotonda, un puente, una circunvalación?", se pregunta en voz alta Normando. "Cada vez que salgo de mi casa pienso en que puede ser que no regrese, porque las calles están cada día peor", reflexiona el ingeniero reconvertido en chofer.

Los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte entre los cinco y 18 años de edad en Cuba


En el año 2012, la Comisión Nacional de Seguridad Vial reconoció que los accidentes de tránsito son "la primera causa de muerte entre los cinco y 18 años de edad en Cuba". El nuevo Código de Seguridad Vial, que entró en vigor en marzo del 2011, no ha logrado frenar el alto costo en vidas que cada año se cobran las carreteras en nuestro país.

El viceministro de Transporte ha priorizado en sus declaraciones las medidas que tienen más que ver con la formación que con la reparación de calles y avenidas. Los especialistas en tránsito y seguridad vial multiplicarán sus intervenciones y presencia en la prensa y los espacios televisivos, según explicó el funcionario.

Pero Normando y sus colegas sienten que la situación se agrava, que cada vez las exigencias son mayores por parte de la policía del tránsito pero las mejoras siguen ausentes. Para otros, como el padre de Ricardo, todo termina en noches oscuras, donde la fatalidad y la negligencia se unen para acabar con sus vidas.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13