Lia Villares viaja a Estados Unidos horas después de que se le impidiera hacerlo

Lía Villares se considera “una perseguida política” que se encuentra “bajo acoso paramilitar”. (Facebook)
Lia Villares se considera “una perseguida política” que se encuentra “bajo acoso paramilitar”. (Facebook)

La activista independiente Lia Villares viajó finalmente a Estados Unidos este miércoles, según confirmó a  14ymedio el músico disidente Gorki Águila.

Este martes, Villares no pudo abordar un vuelo a ese país tras ser detenida por la policía. La activista calificó el hecho de "secuestro" y "desaparición forzosa" en un post que publicó, horas después del arresto, en su cuenta de Facebook.

Villares ha explicado que tomó un taxi en la puerta de su casa con la intención de llegar al aeropuerto, y asistir como espectadora al concierto de su amigo David D Omni ZF en el Festival de Jazz de New Orleans. A pocas cuadras de su domicilio, un agente de la Seguridad del Estado, que se identificó como "Jordan", detuvo el auto y la obligó a subir a una patrulla de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), según relata en su texto.

Villares precisa que la llevaron al centro de detención de Tarará (al este de La Habana), muy lejos de su casa del Vedado, y que el agente insistió en que debía entregar su teléfono móvil. "Me dejaron como 3 horas dentro de la patrulla, esperando que pasara el tiempo para perder el vuelo", denuncia.

La activista asegura que permaneció "en silencio" ante las preguntas del agente que, antes de dejarla en su casa, le señaló que a partir de ese momento se convertiría en su sombra

La activista asegura que permaneció "en silencio" ante las preguntas del agente que, antes de dejarla en su casa, le señaló que a partir de ese momento se convertiría en su sombra. Según su testimonio, se trata del mismo oficial que había estado vigilando su vivienda el pasado sábado 15 de abril coincidiendo con la proyección del documental Nadie, del cineasta cubano Miguel Coyula, programado por la galería El Círculo, que coordina la activista.

Tras ser liberada, Villares preguntó sobre su situación legal y exigió saber el motivo por el que se le había impedido realizar el viaje que tenía programado, pero el agente solo le respondió: "porque no".

"Esta impunidad que gozan hoy los agentes y los oficiales que se prestan de cómplices no puede pasar desapercibida", afirma Villares, que se considera "una perseguida política" que se encuentra "bajo acoso paramilitar".


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 19