Una fuente de cien chorros para Santiago de Cuba, pese a la sequía

Las obras para la construcción de la fuente de los cien chorros en Santiago de Cuba. (Yosmany Mayeta Labrada)
Las obras para la construcción de la fuente de los cien chorros en Santiago de Cuba. (Yosmany Mayeta Labrada)

Santiago de Cuba es una de las provincias más afectadas por la sequía que hace meses mantiene en jaque a la agricultura y al suministro de agua en todo el país. No es para tanto, parecen pensar en la Dirección de Recursos Hidráulicos de la capital del Oriente, empeñada en inaugurar una inmensa fuente de cien chorros para celebrar el quinto centenario de la fundación de la villa.

Entre las bromas populares que rodean la construcción de este surtidor, está afirmar que se necesitará un pelotón de militares armados para protegerlo, dado el déficit de agua que padecen miles de habitantes de la urbe. La controvertida obra, en las proximidades de la heladería La Arboleda, en la intersección de la avenida Garzón y la carretera central, contará con un atrevido diseño.

A pesar de las limitaciones hidráulicas, los vecinos de la nueva estructura arquitectónica están satisfechos porque la perciben como una mejoría estética en el barrio. Hasta el momento, el área era dominada por la propaganda política e histórica a través de enormes vallas con los rostros del general Antonio Maceo o de Fidel Castro y el actual presidente Raúl Castro.

Así lo cree Caridad Borges, de 67 años, residente en el Complejo Sierra Maestra o los también llamados edificios 18 Plantas. "Con las nuevas construcciones como esta, Santiago de Cuba estará entre las más modernas del país", dice.

La fuente de los cien chorros contará con un túnel interior, realizado con una estructura transparente. Las personas pasarán por debajo del agua que cae y podrán tener la sensación de ver llover sobre sus cabezas. En las noches, el uso de las luces de diferentes tonos reforzará la atmósfera especial, mientras que los alrededores tendrán una vegetación que contribuirá a la belleza estética del conjunto.

Las obras marchan lentas y se prevé que el proyecto se retrasará frente a las previsiones

A la pregunta que se hacen muchos santiagueros sobre el gasto hidráulico del surtidor, los especialistas enfrascados en su construcción han aclarado que el agua saldrá de un depósito que se encuentra bajo tierra y a ese receptáculo regresará una vez termine su ciclo sobre el túnel y entre las piedras. "Se trata de optimizar cada gota y lograr el mayor disfrute con el menor despilfarro posible", declaró uno de los ingenieros a pie de obra.

Sin embargo, según el mismo ingeniero, la ejecución marcha lenta y todo parece indicar que no se terminará para el 25 de julio, fecha prevista para la inauguración. A pesar de los turnos de trabajo de más de diez horas y la llegada de nuevos brazos para apoyar de manera voluntaria la construcción, todo apunta a que las aguas no podrán salir de los cien chorros según el cronograma aprobado inicialmente.

Algunos vecinos temen que la fuente "se vuelva como otra en el Parque Abel Santamaría, que solo se activa los jueves, cuando llega a la ciudad el crucero con los extranjeros". Otros, como Hermes López, residente de Avenida Los Pinos, tienen planeada su propia manera de disfrutar de la fuente de los cien chorros. "Cuando en mi casa no llegue el agua, solo tengo que coger la toalla y el jabón, llegar hasta allí y darme una buena ducha. Mucha gente espera hacer lo mismo".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13