Los expertos cubanos oyen cigarras o grillos en las grabaciones de los ataques acústicos

Los responsables lamentan que EE UU no facilitó la información necesaria, ni el acceso a los afectados, ni a los especialistas que los atendieron ni a sus informes médicos

Este lunes, la hasta ayer Sección de Intereses de EE UU en Cuba (SINA) reabrió sus puertas como embajada, en medio de un ambiente de expectación
Los presuntos ataques sónicos afectaron a más de dos decenas de funcionarios de la embajada de EE UU. (14ymedio)

Casi tres meses después de que salieran a la luz los presuntos ataques acústicos contra diplomáticos estadounidenses en Cuba, la televisión nacional transmitió este jueves el primer material con opiniones de expertos cubanos sobre el tema. El programa culpó a Washington por la poca colaboración para esclarecer el incidente y negó la existencia de las agresiones denunciadas por EE UU.

Bajo el título de Presuntos ataques acústicos, el documental explica que la parte cubana fue notificada del incidente en febrero pasado, aunque los ataques se reportaron desde noviembre de 2016, y que las autoridades locales decidieron constituir un Grupo de Trabajo Permanente que lideró la investigación en la que intervinieron diferentes especialidades del Ministerio del Interior.

En el proceso investigativo participó también un comité de expertos en temas acústicos integrado por especialistas de los Ministerios de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y de Salud Pública.

Las autoridades locales decidieron constituir un Grupo de Trabajo Permanente que lideró la investigación en la que intervinieron diferentes especialidades del Ministerio del Interior

El grupo concluyó de manera preliminar que no existe "ninguna hipótesis sobre el origen" de tales hechos, ni se han identificado "posibles autores ni personas con motivación, intención o medios para ejecutar ese tipo de acciones".

Según el Departamento de Estado de EE UU, los ataques no ocurrieron solo en las residencias de los diplomáticos en La Habana, sino también en hoteles donde se hospedan los estadounidenses, como el Capri y el hotel Nacional. El incidente llevó a Estados Unidos a evacuar el 60% de su personal diplomático en La Habana y a la posterior expulsión de 15 funcionarios cubanos de la Embajada de la Isla en Washington.

Las peritos cubanos inspeccionaron ambos locales, las áreas aledañas y otras zonas distantes sin encontrar "huellas físicas o evidencias materiales de interés para la investigación". El personal de administración y servicios entrevistado, así como varios huéspedes, aseguraron no haber escuchado "sonidos extraños" y tampoco presentaban "sintomatología por exposición a ruidos".

Medios de Estados Unidos especularon que el "ataque" pudo haberse realizado con un dispositivo sónico que emite ondas inaudibles. Una hipótesis que rechazan de plano los investigadores cubanos, quienes aseguran que la pérdida de la audición, uno de los supuestos daños sufridos por las víctimas, solo puede provocarse por la exposición a fuentes audibles. Varios ingenieros consultados por la prensa internacional coinciden en este punto concreto.

Los especialistas analizaron al menos tres grabaciones entregadas por la parte estadounidense y que podrían ser el origen de las afectaciones físicas sufridas por sus funcionarios.

"Las personas que realizaron estas grabaciones no estaban sometidas a un nivel de presión acústica elevado"

"Las personas que realizaron estas grabaciones no estaban sometidas a un nivel de presión acústica elevado", precisó el teniente coronel Juan Carlos Molina Campos, ingeniero en Telecomunicaciones. Para provocar un daño deben haber sido expuestas a "niveles de más de 80, 90, 100 decibeles", precisó.

Lo niveles que los investigadores cubanos lograron medir en las grabaciones están en el orden de los 74 decibeles aproximadamente, y "no se aproximan, ni remotamente, a los niveles que harían un daño de la audición", asegura el doctor en Ciencias Físicas Carlos Barceló Pérez.

Los 25 funcionarios evacuados presentan, según se ha informado, síntomas de pérdida de audición y de equilibrio, además de dolor de cabeza. Según informaciones filtradas a la prensa algunos de ellos fueron diagnosticados con lesiones cerebrales leves, dolencias similares a las manifestadas por cinco familias canadienses, incluyendo menores, que también fueron repatriados.

Los expertos cubanos dicen haber encontrado "coincidencias" entre el sonido de las grabaciones presentadas por Washington y el que emiten algunas especies de insectos, especialmente grillos y cigarras, que podría alcanzar una intensidad de unos 74 decibeles. Así se lo han expresado a la contraparte. "Estados Unidos no ha respondido sobre la información entregada", lamentan.

Molina Campos reveló que grabaron sonidos de estos insectos en un parque habanero y tras procesar digitalmente las muestras "pudimos comprobar que también es un sonido que está sobre los 7 kilociclos, que audiblemente es muy parecido".

"Hicimos también comparación de espectros de todas las señales aportadas con el espectro que grabamos y evidentemente este ruido común es muy parecido al ruido de una cigarra", detalló el teniente coronel.

Los expertos locales insisten en que en Cuba no existe el tipo de tecnología capaz de causar daños infrasónicos y "está prohibida la importación comercial de cualquier equipamiento con estas funciones", por lo que su introducción al país solo podría realizarse de manera ilegal.

Los expertos locales insisten en que en Cuba no existe el tipo de tecnología capaz de causar daños infrasónicos y "está prohibida la importación comercial de cualquier equipamiento con estas funciones"

El audiovisual no hace ninguna alusión a la posible implicación de un tercer Gobierno como se ha especulado ampliamente en la prensa internacional.

Otro de los argumentos que desarrolla el documental para cuestionar la existencia de los ataques acústicos es que ningún funcionario de la embajada acudió a instituciones hospitalarias donde "habitualmente reciben atención médica", en alusión a centros destinados a la atención de extranjeros como la Clínica Central Cira García.

"Y hasta ahora a ninguna unidad de nuestro sistema de salud, ningún paciente nos ha llegado con esa sintomatología asociada a una supuesta agresión por un arma sonora", confirmó la doctora Martha Beatriz Martínez Torres, especialista en otorrinolaringología y parte del comité de expertos que formó parte de la investigación.

Sin embargo, fuentes de la embajada de Estados Unidos en La Habana consultadas por este diario, y que prefirieron el anonimato, explican que la sede diplomática cuenta con sus propios servicios médicos ubicados en el interior del inmueble "donde se trata cualquier tipo de padecimiento que no sea de urgencia quirúrgica", agrega.

La prensa estadounidense reveló recientemente que algunos de los diplomáticos afectados fueron tratados en el Centro Médico de la Universidad de Miami, a solo una hora en vuelo desde La Habana.

El documental, de poco más de media hora de duración, denuncia también la politización del tema por parte de Washington y "la falta de voluntad" de las autoridades estadounidenses "para cooperar en el esclarecimiento de los hechos, pues no facilitaron la entrega de la información necesaria, ni colaboraron con las diligencias investigativas del Ministerio del Interior".

Las Razones de Cuba

El documental transmitido en el horario estelar de la televisión nacional forma parte de la serie Las Razones de Cuba que comenzó a emitirse a inicios de 2011. El serial, con una decena de capítulos, se había centrado hasta el momento en atacar a la oposición dentro de la Isla y a sus principales líderes y los medios informativos independientes.

Activistas como Dagoberto Valdés y Martha Beatriz Roque fueron objeto de una intensa campaña de difamación a través de varias emisiones del programa, que se caracteriza también por no mostrar en los créditos los nombres de sus guionistas, productores o realizadores.

Otros temas tocados por el programa han sido los cables de WikiLeaks y el destape de agentes infiltrados en las filas del activismo opositor.

Tras el anuncio del deshielo diplomático entre Cuba y Estados Unidos en diciembre de 2014, Las Razones de Cuba dejaron de producir nuevos capítulos y su sitio digital se nutrió fundamentalmente con la retransmisión de series televisivas de la década de los años 80 y fragmentos de discursos de Fidel Castro.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 39