Los pagos en línea llegan a Cuba con dos décadas de atraso

A pesar de habilitar el servicio las personas continúan haciendo cola para utilizar las cajas 

Banco de Crédito y Comercio de la calle República en Camagüey. (14ymedio)
Banco de Crédito y Comercio de la calle República en Camagüey. (14ymedio)

Dos décadas han tardado en llegar a Cuba las primeras transacciones financieras en línea. El nuevo servicio, denominado Kiosco, permite el pago de las facturas de electricidad y de teléfono, además de la amortización de créditos, pero no está exento de tropiezos tecnológicos y aún no logra ganarse la confianza de los clientes.

Una silla vacía frente a la computadora era el panorama este jueves en la sucursal del Banco de Crédito y Comercio (Bandec) de la calle Avellaneda en la ciudad de Camagüey, donde funcionan los pagos electrónicos a través de un “terminal de autoservicio”.

“Hasta ahora no se ha presentado nadie y todos siguen haciendo las colas para las cajas", lamenta una trabajadora. Las personas que entran a la entidad prefieren interactuar con un empleado, en parte porque no están familiarizadas con las transacciones electrónicas.

La escasa penetración de internet en la Isla hace que el pago electrónico resulte una novedad. Entre los 5,7 millones de cuentas de ahorros que había en el país a mediados del pasado año, al menos el 50% tiene tarjeta magnética, pero solo una pequeña parte de sus propietarios ha tenido experiencias de pago electrónico.

Para utilizar Kiosco se necesita contar con una tarjeta multibanca, que se puede obtener en la misma sucursal donde se recibe la tarjeta de débito. En ningún banco en Cuba se expenden tarjetas de créditos para los clientes privados.

La mujer recibe su pensión a través de una tarjeta magnética que se niega a usar en el nuevo portal porque “con el dinero no se juega”

“No quiero que mi dinero se evapore porque hago algo mal y lo mando para donde no es”, advierte Mónica Salgado, una maestra jubilada de Santa Clara, otra de las provincias donde también funciona Kiosco. La mujer recibe su pensión a través de una tarjeta magnética que se niega a usar en el nuevo portal porque “con el dinero no se juega”.

En un inicio el servicio fue exclusivo para empresas, pero este año comenzó a extenderse entre los usuarios privados, aunque todavía no puede usarse para comprar productos en la red de tiendas del país, pagar un boleto de ómnibus interprovincial o reservar una habitación en un hotel.

Portal electrónico del Banco de Crédito y Comercio. (14ymedio)
Portal electrónico del Banco de Crédito y Comercio. (14ymedio)

A la nueva funcionalidad también se puede acceder a través de una conexión a internet en las zonas wifi que desde hace más de dos años ha instalado la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) a lo largo de la Isla y donde una hora de navegación cuesta 1 CUC, el salario diario de un profesional.

Sin embargo, nada más entrar al sitio digital las alarmas de los navegadores saltan con esta advertencia: “La conexión no es privada, es posible que algunos atacantes intenten robar tu información”. Este mensaje señala un problema con el certificado de autenticidad, algo común en los sitios nacionales.

“La conexión no es privada, es posible que algunos atacantes intenten robar tu información”

Tras introducir los datos de acceso, el internauta accede a una zona privada donde puede consultar el saldo y transferir a otras cuentas de la misma entidad bancaria. Puede, también, descargar la aplicación Transfer Móvil, diseñada para el sistema operativo Android, que permite realizar varias operaciones a través de códigos USSD.

“Todavía es poco pero pronto quizás estemos haciendo compras en Amazon”, asegura con picardía Roberto Carlos, un adolescente de 16 años que este viernes acompañaba a su madre en una zona wifi de La Habana. El joven sueña con que a corto plazo “se puedan comprar aplicaciones en las tiendas de Apple y Google Play con este sistema”.

La banca electrónica funciona a través de diferentes canales de pago, como los cajeros automáticos, los terminales de puntos de ventas, el sitio digital de la aplicación o las aplicaciones móviles.

Más allá de la tecnología, la economista pinareña Karina Gálvez, del Centro de Estudios Convivencia, advierte sobre “el ambiente y la infraestructura” que rodea en Cuba a todo lo relacionado con el comercio electrónico o los pagos virtuales. “Pienso que hay que darle tiempo para ver cómo funciona", aconseja.

________________________________________________________________________

El equipo de   14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez    haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 171