La falta de agua dispara el malestar entre los pobladores de San Antonio de Cabezas

Residentes en el poblado San Antonio de Cabezas, en Matanzas. (Internet)
Residentes en el poblado San Antonio de Cabezas, en Matanzas. (Internet)

A pocas horas de celebrarse los 194 años de fundado el poblado de San Antonio de Cabezas, sus pobladores llevan dos semanas sin suministro de agua. La turbina que abastece a esta comunidad, ubicada en el matancero municipio Unión de Reyes, sufrió una rotura a finales de mayo y aún no ha sido reparada. El Instituto de Recursos Hidráulicos en la provincia instaló nuevos equipos de bombeo pero se dañaron por la impericia de los operarios, denuncian los vecinos de la zona.

La falta de suministro de agua mantiene en vilo a la región donde se estima que viven unos 7.000 habitantes. Las manifestaciones de inconformidad popular han subido de tono, ante la prohibición de las autoridades locales de que los residentes se organicen para pagar los servicios de camiones cisternas. El precio de una pipa de agua, como se le conoce popularmente, oscila entre los 180 y los 250 pesos cubanos.

La pasada semana comenzó a funcionar un puesto de mando dirigido por la secretaria del Partido Municipal y con la presencia de agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR). El grupo está enfocado en monitorear el malestar popular y atajar las “indisciplinas sociales” asociadas a la búsqueda y acarreo del agua.

La fuente de abasto más cercana, ubicada en los alrededores del batey La Lima, a unos 4 kilómetros del centro del pueblo, se ha visto beneficiada por las lluvias de los últimos días que han nutrido el rico manto freático que caracteriza la zona, cercana a los ríos Santa Bárbara y Garabato. Sin embargo, el traslado de agua se complica ante los problemas para adquirir el combustible para los vehículos.

El poblado también cuenta con un tanque elevado y una turbina que funciona con petróleo, prevista para situaciones excepcionales, como huracanes, tormentas o afectaciones de la electricidad. Sin embargo, todavía las autoridades locales no han recibido la orden del gobierno central de interpretar la crisis actual como una emergencia.

Varios pobladores han declarado a este diario sentirse engañados y que sus quejas “caen en saco roto”

Varios pobladores han declarado a este diario sentirse engañados y que sus quejas “caen en saco roto”. Una ciudadana comentó que realizó una llamada a las oficinas del Partido municipal exigiendo una explicación y el funcionario que la atendió la exhortó a ir a “bañarse al río”.

Este lunes 13 de junio, con motivo del nuevo aniversario de fundación el poblado, la iglesia católica sacará por las calles una imagen de su santo patrón San Antonio. Los pobladores de más edad cuentan que en años anteriores han sido frecuentes los aguaceros durante la procesión popular, una oportunidad que aguardan los vecinos para hacerse con el agua que hace semanas no llega por las tuberías.

A mediados del pasado año se dio a conocer en las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular que los salideros y averías ocasionan en la actualidad pérdidas cercanas al 50 % del agua que se bombea a nivel nacional. Una situación que se agrava debido a que Cuba experimenta la sequía más severa de los últimos 115 años.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 51