Más de 10.000 servicios paralizados por infracciones sanitarias en Villa Clara

Las inspecciones llevaron a la clausura de 19 centros gastronómicos y el retiro de 1.200 licencias

Proteger la comida de una eventual caida de cabello o no coger el dinero con la misma mano que se entrega la comida son algunas de las normas de higiene. (EFE)
Proteger la comida de una eventual caida de cabello o no coger el dinero con la misma mano que se entrega la comida son algunas de las normas de higiene. (EFE)

Más de 10.000 servicios fueron paralizados en Villa Clara por problemas higiénicos, según un informe del Departamento de Fiscalización de la Inspección Sanitaria publicado por la prensa oficial este miércoles.

Además, el incumplimiento reiterado de la normativa sanitaria en algunos establecimientos ha provocado que 11 responsables hayan sido puestos a disposición de los tribunales. Estos comercios no podrán volver a funcionar hasta que no solucionen las infracciones sanitarias descubiertas.

Alimentos expuestos durante horas, carne mal cocinada y una limpieza inadecuada son algunas de las infracciones sanitarias más comunes detectadas a lo largo de 2015 en locales gastronómicos estatales y privados de la provincia. Las inspecciones realizadas condujeron a la clausura de 19 centros gastronómicos en territorio villaclareño, el retiro de 1.200 licencias para ejercer el trabajo por cuenta propia y la imposición de 13.000 multas.

Según reveló a la prensa el Manuel Santos, funcionario del citado departamento en Villa Clara, centros de elaboración o venta de alimentos, entre los que se incluyen merenderos, restaurantes, cafeterías y comedores obreros se vieron afectados por medidas preventivas.

El incumplimiento reiterado de la normativa sanitaria en algunos establecimientos ha provocado que 11 responsables hayan sido puestos a disposición de los tribunales

Otras de las infracciones más comunes son las cometidas por empleados que sirven la comida con las manos o no utilizan correctamente las prendas destinadas a la cocina y el servicio. A esto se suma la colocación de carnes crudas cerca de embutidos y ahumados, con el consiguiente peligro de salmonelosis, una enfermedad causada por una bacteria que provoca diarreas agudas, vómitos y cefalea.

La sequía que atraviesa el país ha agravado los problemas de higiene de muchos locales gastronómicos, cuyo suministro de agua ha disminuido en los últimos meses. La dificultad para adquirir detergente, disponer de transportes y equipos de refrigeración adecuados aquejan tanto a instalaciones estatales como a negocios privados.

Las transgresiones de las normas sanitarias en la conservación, manipulación y elaboración de alimentos ponen en riego la salud de los consumidores. El viceministro primero de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, confirmó en diciembre pasado en la Asamblea Nacional que las enfermedades diarreicas agudas disminuyeron de un 13,5% en 2015 respecto al año anterior, pero no tanto como en 2014 cuando bajaron un 25,6% en comparación con 2013.

La televisión ha reforzado en las últimas semanas los mensajes donde se insta a evitar el consumo de alimentos que no hayan sido debidamente protegidos, estén en contacto con el polvo o con moscas. Los anuncios piden prestar atención a que los dependientes no manipulen el alimento con la misma mano que tocan el dinero.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 20