El primer canje de prisioneros

Hoy hace 52 años ocurrió el primer canje de prisioneros entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos. Aquella operación involucró a casi 1200 expedicionarios de la Brigada 2506 que protagonizaron la infructuosa invasión por Playa Girón en abril de 1961. Los prisioneros pasaron casi un año sin ni siquiera sospechar su destino hasta que el 7 de abril de 1962 se dio a conocer la sentencia del Tribunal Revolucionario que los había juzgado.

Las sanciones fueron: pérdida de la ciudadanía cubana, indemnizaciones que alcanzaban los 62 millones de dólares, o en su defecto prisión subsidiada de hasta un máximo de 30 años con trabajo físico obligatorio para todos los encartados.

El 20 de diciembre de 1962, a solicitud del presidente John F. Kennedy, el Royal Bank of Canadá emitió la “irrevocable carta de crédito 8310” a favor del gobierno cubano por 56 millones 959 247 dólares canadienses. Nueve días más tarde los sobrevivientes de la brigada 2506 llegaron a Estados Unidos, donde fueron recibidos y homenajeados por el propio Kennedy.

Las negociaciones habían comenzado en mayo de 1961 cuando se creó el Comité gestor para el canje de prisioneros, pero el 6 de junio Fidel Castro desautorizó aquel comité como posible mediador aludiendo que no había dado los pasos prácticos para llevar las transacciones a resultados positivos e inmediatos.

El 15 de junio de 1961, en conferencia de prensa con periodistas norteamericanos, Fidel Castro anunció en su acostumbrado tono triunfalista que había recibido a una comisión norteamericana que tramitaría el pago de la indemnización, pero una semana más tarde los acusó de querer romper las negociaciones y no se habló más del asunto hasta que diez meses después la notificación de la sentencia dejó las cosas claras sin apelación posible: o se pagaba lo exigido o los prisioneros se harían ancianos en la cárcel.

La propaganda de aquella época acuñó la leyenda de que “los mercenarios habían sido cambiados por compota”, pero en realidad la cifra emitida por el banco canadiense se entregó en forma de alimentos, medicinas y tractores a través de la American National Red Cross.

Hemos obtenido una fotocopia de aquel acta, a la que solo le faltan las primeras líneas donde se anota el nombre de su receptor.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5