El raulismo apura las tareas pendientes antes de que Castro deje la presidencia

Raúl Castro anunció que abandonaría el poder en 2018, diez años después de asumirlo. (EFE)
El presidente Raúl Castro considera a los documentos ratificados como "los más estudiados, discutidos y rediscutidos de la historia de la Revolución". (EFE)

El Gobierno apuró el paso este viernes para cumplir algunas tareas pendientes antes de que Raúl Castro abandone la presidencia. El III Pleno del Comité Central del Partido Comunista ratificó dos documentos programáticos en una reunión donde reapareció Marino Murillo, vicepresidente del Consejo de Ministros y apartado de la foto de familia del poder desde noviembre del año pasado.

Apenas 40 días antes de que se cumpliera el plazo prometido se aprobaron la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y las bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030. El paquete incluyó también la conformidad con las nuevas modificaciones a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Una nota leída en la edición del mediodía del noticiero televisivo reportó que el presidente Raúl Castro considera a estos documentos como "los más estudiados, discutidos y rediscutidos de la historia de la Revolución". La aprobación de los textos ocurre tras un largo proceso donde, según se afirma, participaron más de un millón y medio de cubanos.

El Pleno acordó someter a la consideración de la Asamblea Nacional la Conceptualización del Modelo y los Lineamientos, pero en relación al Plan solo propuso informar a los parlamentarios sobre lo aprobado.

En el documento están ausentes temas de gran interés para la población como la eliminación del sistema de racionamiento, el ejercicio del trabajo por cuenta propia en profesiones diplomadas o los derechos humanos

La ratificación de estas programáticas llega en un momento difícil para el país. El pasado año la Isla experimentó un decrecimiento del 0.9% de su Producto Interno Bruto (PIB) por primera vez desde 1995. Detener esa caída y obtener un incremento del PIB es el principal objetivo económico del Gobierno para este año.

La crisis política y económica en Venezuela ha provocado una abrupta caída de las importaciones petroleras a la Isla. De unos 100.000 barriles diarios que recibió Cuba a precio subvencionado durante los mejores años del estrechamiento de vínculos con el país sudamericano, los analistas calculan en que ahora solo llegan menos de la mitad.

Una petrolera rusa ha asumido de emergencia el suministro y planea enviar en los próximos meses unas 250.000 toneladas de petróleo y diésel a la Isla, donde desde el pasado año se ha racionado el consumo de electricidad en las entidades estatales y se han aplicado recortes en el suministro de combustible.

El panorama actual cuestiona directamente lo establecido en el Plan para 2030.

En la Conceptualización no se hace alusión a que el objetivo final del socialismo cubano sea construir la sociedad comunista; tampoco se menciona como meta la supresión de la explotación del hombre por el hombre.

En el documento están ausentes temas de gran interés para la población como la eliminación del sistema de racionamiento, el ejercicio del trabajo por cuenta propia en profesiones diplomadas o los derechos humanos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17