Al rescate de Cubalaya

La reaparición en el país de esta especie de gallina constituye un hecho artístico, científico y político

Cubalaya en la Universidad de La Habana. (14ymedio)
Las gallinas cubalaya en la Universidad de La Habana. (14ymedio)

Un insólito cacareo acompaña por estos días el trinar de los gorriones y el arrullo de las palomas de la colina universitaria en La Habana. En el patio de los laureles de la Facultad de Matemática, tres gallinas en apariencia comunes y corrientes llaman la atención de estudiantes, profesores y consumidores de arte. La reaparición en el país de la gallina Cubalaya de mano del artista belga Koen Vanmechelen constituye un hecho artístico, científico y político.

El artista trajo estos ejemplares a la XII Bienal de La Habana, seleccionados de su colección-experimento Cosmopolitan Chicken Project, que desarrolla en su granja de Meeuwen-Gruitrode, donde conserva unas 300 aves de diferentes regiones del mundo.

Los curiosos que visitan el singular gallinero se enteran de que esta es la única gallina oriunda de Cuba, fruto del cruzamiento en el siglo XIX de aves europeas con otras de Sumatra, Indonesia y Malasia.

Una vez satisfecha esta primera curiosidad, la pregunta más recurrente que se escucha es por qué desaparecieron de la Isla. La respuesta amerita una investigación multidisciplinaria, pero a todas luces las causas y los azares se identifican con lo ocurrido en Cuba a partir de 1959. La introducción de nuevas especies para la producción de carne y huevos por parte del Estado, la disminución de pequeñas parcelas campesinas y el aumento de la demanda, se conjugaron y hasta se conjuraron para extinguir esta subespecie. Los investigadores no descartan que en algún patio en ciudades del interior del país queden algunos ejemplares, pero oficialmente la Cubalaya se registra como desaparecida.

La obra artística que se contempla en la universidad no es el resultado de una irresponsable manipulación genética. El artista sabe lo que hace y se asesora con especialistas. Para que no quepa duda alguna, ha donado al Museo de Ciencias Naturales Felipe Poey de la Universidad de La Habana más de una decena de volúmenes que conforman la Library of Collected Knowledge (Biblioteca del Conocimiento Recopilado) y una gran cantidad de material digitalizado, en los que Koen y su equipo han compilado la información de conferencias impartidas por prominentes investigadores de varios países en los espacios que ellos llaman "arenas de evolución".

La desaparición de esta especie está vinculada también con lo ocurrido en Cuba a partir de 1959

Los estudiantes que pasan por el lugar, en medio del ajetreo de los exámenes finales, no dejan de fantasear sobre una posible tortilla de muchos huevos de Cubalaya, con la que el artista debería terminar la exposición, según especulan algunos de ellos. Otros, más osados, imaginan un arroz amarillo o una sopa con ese sabor extinto de los paladares cubanos.

La instalación viene acompañada de un extenso programa científico con la participación de unos 50 especialistas en arte, biodiversidad, genética humana y fertilidad, comunicadores, ingenieros sociales, ambientalistas y artistas para debatir acerca de los temas propuestos por Koen.

A través de catálogos, imágenes y los especímenes en exhibición, se pueden reconstruir las características de este animal que tiene un tamaño mediano, porte inclinado y un carácter algo agresivo. Lo más llamativo de su fisonomía es la cola ancha que forma una línea continua desde su extremo hasta el principio del cuello.

Un importante elemento de la identidad nacional cubana ha sido rescatado en una granja neoyorkina y devuelto a su nido original al mismo tiempo que Cuba y Estados Unidos hacen tanteos de acercamiento. Solo falta que en su peregrinar, la gallina no haya consumido el pienso del olvido y pueda readaptarse a su terruño.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 18