La nueva terminal portuaria de Santiago, a la espera del crédito chino

Las obras aguardan el depósito de los 120 millones que el Banco Central de China ha otorgado a la Isla

Bahía y puerto de Santiago de Cuba
Bahía y puerto de Santiago de Cuba

Los santiagueros ya tienen su "marielito". Aunque la construcción de la moderna terminal portuaria que se proyecta construir en Santiago de Cuba aún está en fase preliminar, los vecinos la han bautizado ya así, en un guiño a la Zona de Desarrollo Especial del puerto de Mariel al oeste de La Habana.

Las obras, que se realizarán frente a las instalaciones del puerto Guillermón Moncada, esperan el depósito de los 120 millones del crédito que el Banco Central de China ha otorgado a la Isla para ese fin y que será pagadero en 20 años.

La Empresa de Servicios Portuarios de Oriente y la Communications Construction Company LTD del país asiático son las principales responsables de llevar a cabo el proyecto, aunque otras empresas cubanas participarán en infraestructuras adicionales, según ha declarado a la prensa local Juan Guerra Macía, director de la Unidad Empresarial de Base inversionista del puerto.

La construcción comenzará este año, coincidiendo con las celebraciones del quinto centenario de la fundación de la ciudad.

Según las previsiones oficiales, la obra podría estar lista en 2017, pero de momento solo se han iniciado las investigaciones geológicas para determinar las condiciones del suelo. Aún así el anuncio ha provocado gran expectativa en algunos sectores de la población santiaguera, ante la posible demanda de mano de obra y el aumento de suministros que podrían beneficiar la región.

No se ha mencionado si se realizarán estudios sobre el impacto medioambiental en una zona muy próxima a la Ensenada de Miradero, propuesta para ser reconocida como área protegida

La nueva terminal multipropósito podrá operar barcos de hasta 40.000 toneladas, aunque para lograrlo la cuenca deberá dragarse a 13,6 metros de profundidad y habrá que mover un volumen de 127.000 metros cúbicos de tierra seca entre las desembocaduras de los ríos Yarayó y Tacón.

En un área que cubrirá unos 17.500 metros cuadrados, colindante con la carretera de Mar Verde y el Ferrocarril Central, la nueva terminal podrá gestionar 565.000 toneladas en contenedores; 220.000 de mercancía general y 195.000 de mercancía a granel.

En la actualidad los barcos que arriban al puerto santiaguero no pueden sobrepasar las 20.000 toneladas, lo que unido al bajo nivel tecnológico existente ocasiona elevados gastos por concepto de fletes. La nueva terminal tendrá tres grúas de pórtico, capacidad de almacenar más de 10.000 toneladas y un atracadero de 231 metros de longitud, lo que permitirá manejar en menos tiempo buques de 40.000 toneladas.

El moderno emplazamiento contará además con dos accesos ferroviarios, una nave de rayos X, garitas de control y cacheo, una subestación eléctrica y tres almacenes, entre los 22 obras planificadas.

El proyecto proporcionará ocupación a 240 trabajadores cubanos en la fase constructiva y 280 en la etapa de explotación. Hasta el momento no se ha mencionado si se realizarán estudios sobre el impacto medioambiental en una zona muy próxima a la Ensenada de Miradero, propuesta para ser reconocida como área protegida por sus extensos manglares que sirven de refugio a aves migratorias y a numerosas especies de la fauna cubana.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17