Se multiplican los detenidos políticos

La reportera Sol García Basulto fue detenida la noche del jueves cuando se disponía a viajar a La Habana. (14ymedio)
La reportera Sol García Basulto fue detenida la noche del pasado 3 de noviembre cuando se disponía a viajar a La Habana. (14ymedio)

Supe por internet que la corresponsal de 14ymedio en Camagüey, Sol García Basulto, fue detenida de manera ilegal y arbitraria en la noche del pasado 3 de noviembre, cuando viajaba hacia La Habana para visar su pasaporte.

Según ella misma relata, había conseguido un viaje al extranjero para un curso de periodismo. Sol no calificaría para alcanzar una matrícula de periodismo en universidades cubanas, porque su madera política no es idónea en la construcción del edificio informativo nacional. Su caso no es aislado. Hoy a muchos jóvenes estudiantes de esta profesión se les interrumpe la carrera al menor desliz ideológico o, cuando logran graduarse, les cierran todas las puertas para trabajar. Son incontables los nombres de los recién graduados que cruzan el Estrecho o se marginan dentro del país y toman algún trabajo por cuenta propia que muchas veces es tan ajeno a sus facultades y aspiraciones como jamás imaginaron.

El caso de Sol responde a una oleada represiva que se está llevando a cabo en toda la Isla contra opositores y periodistas independientes con la intención de frenar esa avalancha de insatisfacciones populares que va en aumento en la ciudadanía, porque ese puñado de resueltos a quejarse es la única representación del pueblo en su descontento. El sistema no se conforma con excluirlos de los medios oficiales –los únicos accesibles para la población–, sino pretende eliminarlos debido a que las nuevas tecnologías permiten de una forma u otra que se den a conocer dentro de Cuba.

El caso de Sol responde a una oleada represiva contra opositores y periodistas independientes con la intención de frenar esa avalancha de insatisfacciones populares que va en aumento en la ciudadanía

Lo más significativo en la detención de García Basulto, si el objetivo era privarla del viaje al exterior, es que hubieran podido visitarla en su casa y retirarle el pasaporte; abordarla en la terminal de ómnibus de Camagüey antes de tomar el carro; inclusive, citarla a la unidad policial. Sin embargo, esperaron que la guagua saliera de la ciudad y en pleno camino detuvieron el vehículo, se subieron y la esposaron como a una vulgar delincuente. Este es un tipo de maltrato más de los tantos que sufre la población cubana.

Conozco a Solecito –como yo la llamo– y sé que es una joven de fuerte carácter. Ella cría a su niño sola, porque el padre está preso. No estoy al margen de esa aspiración periodística que no ha podido desarrollar, como antes dije, por sus postulados disidentes. La he visto a menudo y leído sus trabajos en la revista independiente La Hora de Cuba que, dicho sea de paso, nada tiene de "contrarrevolucionaria" a no ser cuando sus colaboradores ponen el dedo en la llaga que afecta a alguno de los funcionarios públicos –pienso, inclusive, que el Estado pudiera tomar como referencia los artículos que allí se escriben para descubrir las deficiencias administrativas de muchos revolucionarios que desangran los bienes públicos en beneficio propio, como bien se conoce.

Me entristece y me indigna a la vez que los cambios de apertura prometidos al pueblo sean objeto de un doble rasero –para utilizar esta frase que tanto gusta– y que, ahora que el general presidente asegura que no hay presos políticos, se retengan y humillen a los que no se pliegan al sistema. Es posible que en Cuba no haya presos políticos; pero a diario se multiplican los detenidos políticos.

El mal rato que propinaron a Solecito no cambiará su manera de pensar, sino acrecentará más su repudio a quienes la oprimieron. Quizás una actitud amable y convincente junto a facilitar su viaje le habría hecho cambiar la mirada y responder con empatía a la hora de ejercer el periodismo no profesional. Por el contrario, el triste y lamentable hecho ha sacado a la luz internacional un nuevo nombre que habrá que tener en cuenta de ahora en adelante.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 56