La epidemia de conjuntivitis se complica con la escasez de agua

La conjuntivitis vírica es la peor variante de esta enfermedad, y dentro de ella, la hemorrágica, que afecta a varios países del Caribe. (CC)
La conjuntivitis vírica es la peor variante de esta enfermedad, y dentro de ella, la hemorrágica, que afecta a varios países del Caribe. (CC)

El verano ha traído un nuevo reto epidemiológico para Cuba con la expansión de la conjuntivitis. El virus que afecta a la Isla ha sido catalogado por las autoridades de salud como "muy agresivo", aunque por el momento no se trata de la variante hemorrágica, más virulenta y con posibles complicaciones para la córnea. Los problemas en el suministro de agua en los últimos días están complicando el control de la enfermedad.

Los casos de conjuntivitis se han multiplicado desde mayo en las provincias orientales.

A mediados de junio el Ministerio de Salud Pública registró los primeros signos de epidemia en los territorios de la zona central y occidental de la Isla, según fuentes hospitalarias consultadas por 14ymedio.

Las zonas con mayor presencia de la enfermedad son la ciudad de Holguín y el poblado de Velasco, pero también se han dado múltiples casos en La Habana, Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma y Las Tunas

Las zonas con mayor presencia de la enfermedad son la ciudad de Holguín y el poblado de Velasco, pero también se han dado múltiples casos en La Habana, Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma y Las Tunas. La situación amenaza con desbordar la infraestructura de los policlínicos y centros hospitalarios, ante la llegada de decenas de casos cada día.

"Hay barrios que están casi en cuarentena", comenta a este diario Dinora Pereira, residente en la ciudad de Holguín. "En mi casa todos estamos contagiados y mi hijo, además del enrojecimiento y la picazón en los ojos, tiene los párpados muy inflamados", explica vía telefónica. "En las farmacias no hay algodón para los fomentos", lamenta.

La conjuntivitis inflama la membrana mucosa que recubre el interior de los párpados y que se extiende a la parte anterior del globo ocular. La enfermedad tiene un período de incubación que oscila entre 8 y 48 horas. Aunque normalmente no deja secuelas, en algunos casos la córnea puede verse afectada.

La demanda de colirios y gasa se ha disparado en las zonas con más casos, pero el desabastecimiento dificulta el tratamiento de los infectados. "He recorrido al menos cinco farmacias en busca de algodón y no hay, tampoco tienen gotas para los ojos", agrega Pereira. "Estamos usando pedazos de tela para hacer los fomentos y los hervimos para reutilizarlos".

Entre los síntomas de la conjuntivitis se halla la picazón, el enrojecimiento y puede llegar a provocar "coágulos de sangre en los ojos por la rotura de los vasos". Las causas que la provocan pueden ser virales, bacterianas o alérgicas.

En recientes declaraciones a la prensa oficial, el doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), advirtió sobre la importancia que tiene en este momento extremar las medidas de higiene para que no se propague la conjuntivitis a otros territorios.

El experto alertó de que se trata de una enfermedad "muy transmisible por contacto interpersonal" y por "microgotas de saliva de una persona infestada" y recordó la importancia de reforzar "el lavado de las manos" y a eliminar insectos que pueden transmitir la enfermedad como "las moscas y las cucarachas". Aconsejó también tener cuidado con "las piscinas (mal cloradas)" y con aquellos "lugares de gran acumulación de personas".

En La Habana la enfermedad gana terreno. "Estamos recibiendo más de una decena de casos diarios y no damos abasto", contó a este diario el oftalmólogo de guardia en la noche de este martes en el Hospital Universitario Clínico Quirúrgico General Calixto García en el municipio de Plaza de la Revolución.

"Mucha limpieza y agua hervida aplicada sobre los ojos. Ese es el tratamiento más efectivo", puntualiza un doctor

"Al principio los dejábamos en observación unas horas pero ahora estamos recomendando que se vayan a sus casas y se mantengan alejados de los lugares donde se reúnan muchas personas", explicó el especialista. "El peligro es que muchos pacientes vienen acompañados con sus familiares que terminan infectándose también, porque aquí entran en contacto con más gente que tiene la enfermedad".

"Recomendamos fomentos fríos, reposo y no salir de casa", agregó el galeno. "Hay que tener cuidado en el uso de fármacos o colirios porque pueden ser contraproducentes", explica. "Mucha limpieza y agua hervida aplicada sobre los ojos. Ese es el tratamiento más efectivo", puntualiza.

Sin embargo, seguir al pie de la letra estas indicaciones es un dolor de cabeza para muchos residentes en la capital. La pasada semana la rotura de una conductora dejó sin agua al municipio de la Plaza de la Revolución, especialmente la zona de los Hospitales y los sectores aledaños a la Loma del Príncipe, la Universidad de La Habana y parte del reparto Nuevo Vedado.

El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos informó recientemente de que en 2016 solo el 5,7% de la población cubana, unas 654.001 personas, pudo disfrutar de un servicio de agua corriente las 24 horas

Un enfermera del Policlínico Docente La Rampa, en el Vedado, confirmó a este diario una escalada significativa en la cantidad de casos reportados en los municipios con mayores problemas en el suministro de agua. "En un día, de una misma vivienda, nos llegaron siete personas contagiadas", cuenta. Señala también al edificio América, en las calles de N y 27, como uno de los focos principales en el Vedado habanero.

En el conocido inmueble, la alarma se palpa en el aire. "Estuvimos tres días sin agua y la enfermedad se propagó rápidamente de una casa a otra", cuenta una residente en el quinto piso. "Aquí lo malo es que todos los vecinos pasan por el elevador", dice mientras marca el botón que señala su piso con la punta del codo para no correr el riesgo de infectarse.

El calor y la lluvia son otros factores que pueden desencadenar un aumento de los casos de la conjuntivitis junto al "hacinamiento y la convivencia estrecha"

El calor y la lluvia son otros factores que pueden desencadenar un aumento de los casos de la conjuntivitis junto al "hacinamiento y la convivencia estrecha", según afirma en su página web la Organización Panamericana de la Salud. En un país con un déficit habitacional que supera las 800.000 viviendas, esta última condición agrava el contagio en muchos barrios.

El doctor Francisco Durán ha advertido que la Isla lleva seis años libre de conjuntivitis hemorrágica epidémica pero reconoció que hay numerosos casos en la región y "los países de mayor incidencia actualmente son Haití y República Dominicana".

La conjuntivitis hemorrágica epidémica se detectó por primera vez en Ghana en 1969 y arribó a Cuba 1981. Se presenta con mayor frecuencia en áreas costeras de países tropicales con altas temperaturas y humedad.

Los especialistas señalan como causa del actual brote al "polvo procedente del desierto del Sahara, que se está expandiendo por el Caribe".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 22