La prensa independiente cubana crece pese a la censura

El informe de la Sociedad Interamericana de Prensa destaca la tímida rebelión de algunos periodistas oficiales contra la política gubernamental informativa

Venta de prensa. (Luz Escobar)
La prensa independiente cubana ha estado marcada por dos fenómenos contrarios: la censura y el crecimiento. (Luz Escobar)

La prensa independiente cubana ha estado marcada por dos fenómenos contrarios: la censura y el crecimiento, según el informe sobre Cuba publicado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) este jueves.

El documento para la asociación integrada por representantes de más de 1.300 publicaciones de América ha sido elaborado por Yoani Sánchez en calidad de vicepresidenta regional por Cuba de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y concluye que, "a pesar de los obstáculos materiales y legales que la limitan", la prensa independiente cubana vive un buen momento en lo que a creatividad, diversificación de los temas y propuestas formales se refiere. Además, señala que tampoco la prensa oficial escapa a una cierta nueva ola y ha realizado, en los últimos tiempos "un esfuerzo por retomar temas y perspectivas más cercanas a la ciudadanía" aunque no logra "desmarcarse de los férreos límites partidistas".

Entre las novedades en el ámbito independiente destacan El Estornudo, Periodismo de Barrio, la revista OnCuba y la plataforma El Toque, y en la blogosfera se amplía la variedad a temas relacionados con la ciudadanía, los derechos de la comunidad LGBT, el deporte, la moda o la tecnología. Además, las nuevas tecnologías permiten que cada vez más los medios no oficiales traspasen las fronteras y sus informaciones sean tenidas en cuenta por la prensa extranjera, amplificando su mensaje.

Sin embargo, los enemigos a batir continúan siendo los mismos: fundamentalmente la falta de conectividad, la censura que arrecia, y la autocensura, que surge como consecuencia del miedo provocado por detenciones, interrogatorios o confiscaciones de material. El texto desgrana los casos de varias detenciones de periodistas y reporteros de medios independientes, entre ellas el reciente arresto de los trabajadores de Periodismo de Barrio cuando se disponían a cubrir desde Guantánamo la situación de los damnificados por el huracán Matthew.

Este año se ha caracterizado fundamentalmente por las quejas públicas de periodistas que trabajan en medios oficiales y que han alzado la voz contra la política gubernamental en los medios

Pero este año se ha caracterizado fundamentalmente por las quejas públicas de periodistas que trabajan en medios oficiales y que han alzado la voz contra la política gubernamental en los medios. Entre los ejemplos, se cita la carta firmada por jóvenes periodistas publicada por Vanguardia en la que reclamaban su derecho a colaborar con otros medios. "Nosotros no podemos ni podremos mejorar el periodismo cubano mientras las políticas informativas no se liberen definitivamente de sus ataduras a las instituciones y a las fuentes oficiales", argumentaron.

En este contexto, se cita también el caso de José Ramón Ramírez Pantoja, periodista del medio oficialista Radio Holguín apartado de su cargo por publicar en su blog las declaraciones de una subdirectora de Granma sobre la compleja situación económica de Cuba.

En el plano tecnológico, el informe cita la importancia del paquete como germen de una futura televisión privada en Cuba o la creación de app offline que ayudan a suplir las carencias de conectividad a internet, ya que, a pesar de la implantación de infinidad de puntos wifi a lo largo de la Isla, el acceso a la red continúa siendo muy limitado y las conexiones individuales y en los hogares de los ciudadanos aún son una quimera.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 35