Ensalada de lentejas

Ensalada de lentejas
Ensalada de lentejas

Nunca es tarde para experimentar con ingredientes que tradicionalmente hemos preparado siempre de una misma forma. En este caso se trata de las lentejas, que en la cocina cubana se disfrutan la mayoría de las veces en forma de potaje con caldo y aderezadas con “algo que les de sabor”, un pedazo de bacón o un buen trozo de chorizo, nos dicen las abuelas.

Sin embargo, en medio de estos intensos calores, ese tipo de platos resultan pesados y provocan somnolencia. De ahí que valga la pena aventurarse a presentar estas legumbres, con un alto valor en nutrientes, de una manera más ligera y refrescante. Una ensalada de lentejas es una exquisita solución.

Ingredientes para cuatro raciones:

  • 400 gramos de lentejas

  • 2 tomates medianos maduros

  • 1 pepino

  • 1/2 taza de hojas de perejil, lavadas y sin tallo

  • 150 gramos de queso blanco de ese que llamamos “queso de guajiro”

  • 1 limón

  • 1 cucharada de aceite

  • 1 cucharadita de mostaza

  • Sal

  • Pimienta

Lo primero es poner en remojo las lentejas por varias horas. Es recomendable dejarlas desde la noche anterior en agua para que se hidraten bien. Después se trata de ablandarlas en una olla de presión por escasos minutos. Ojo, que el grano debe quedar entero, no deshacerse. A diferencia de cuando hacemos un caldo de lentejas, aquí necesitamos que conserve cierta firmeza el grano. Una vez en ese punto lo escurriremos con un colador y lo pondremos a enfriar.

Mientras tanto, cortamos el resto de los ingredientes. El tomate en trozos no muy pequeños, el perejil lo más finamente posible y el queso en cubitos que puedan integrarse bien a la ensalada. El pepino también debe ser cortado en dados pequeños y preferiblemente con la cáscara, después de haberla lavado con intensidad.

En un pozuelo aparte echaremos la cucharada de aceite, la cucharadita de mostaza, la sal y la pimienta, además del jugo de limón. Revolveremos hasta tener una mezcla uniforme y entonces se debe proceder a mezclar los ingredientes. A las lentejas ya frías les agregamos los cubitos de pepino, queso, tomate y el perejil cortadito. Revolvemos con paletas de madera y agregamos el aliño que hemos hecho aparte.

Después podemos poner la ensalada de lentejas por unos minutos en el refrigerador para que gane frescura, y está lista para servir. Su familia e invitados le agradecerá que les devuelva a esas tan conocidas legumbres, en una receta nueva, diferente y apropiada para los calores de este largo verano.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0