La olla de grillos de Justin Trudeau

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, en el Palacio de la Revolución con Raúl Castro. (EFE/Enrique de la Osa)
Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, en el Palacio de la Revolución con Raúl Castro durante su visita a Cuba. (EFE/Enrique de la Osa)

Cuando se hicieron públicos los ataques acústicos que han sufrido los diplomáticos norteamericanos y canadienses en La Habana, Washington evacuó a la mayoría de su personal diplomático. En cambio, Ottawa retiró solamente y, de mala gana, a los afectados y minimizó los sufrimientos y daños de los diplomáticos y sus familiares.

Incluso, el Ministerio de Relaciones Exteriores continuó enviando a los familiares y niños, sin importarles los daños a la salud, mientras que a los afectados ya de vuelta en Canadá no se les brindó la atención médica requerida.

El Ministerio del Interior de Cuba fue el primero en lanzar la teoría del canto de los grillos, que reapareció posteriormente en un oscuro estudio publicado en Estados Unidos. Los agentes de la Policía Montada de Canadá (RPMC) enviados a Cuba aceptaron esa teoría y dijeron que no habían encontrado nada anormal.

El desastre llegó hace unos días con una demanda contra el Gobierno de Ottawa por parte de algunos de los diplomáticos afectados, que reclaman al Estado una indemnización de 28 millones de dólares canadienses.El primer ministro señaló que su país examina la situación seriamente.

Parecían unas vacaciones bien merecidas para Josefina Vidal, la flamante embajadora cubana en Ottawa. Pero todo se desmoronó

"No hay duda de que el impacto en la salud de los diplomáticos en Cuba ha sido visible y real", ha reconocido Trudeau. "Seguimos colaborando con las autoridades locales y con la RPMC para determinar cuál es la fuente de estos sonidos o de este problema que están enfrentando".

Lo único que falta para un derrumbe total en las relaciones entre Canadá y Cuba es que un turista canadiense sufra un dolor de cabeza por culpa de un grillo, y toda la industria turística canadiense alrededor de Cuba se vendrá abajo.

Trudeau actuó de manera irresponsable al no retirar a tiempo al personal diplomático, También el Ministerio de Relaciones Exteriores al enviar de vuelta a familias completas, incluyendo niños, a La Habana, con conocimiento y prueba de que estaban ocurriendo situaciones inexplicables que afectan la salud de los diplomáticos.

Parecían unas vacaciones bien merecidas para Josefina Vidal, la flamante embajadora cubana en Ottawa, un país amigo y el mayor emisor de turistas a la Isla, con un primer ministro acogedor. Pero todo se desmoronó. Trudeau no puede justificar los ataques ocurridos contra sus diplomáticos en La Habana, la RPMC ha mostrado su incapacidad para evitar nuevos ataques o recomendar una evacuación del personal y, de paso, ha dejado al primer ministro en una situación ridícula.

____________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9

Archivo

Blog de la Redacción