Primera inserción de válvula aórtica en Cuba sin cirugía, con apoyo de España e India

La intervención tiene un costo de 60.000 euros, pero fue practicada como parte de un taller de cardiología con financiación extranjera

La estenosis aórtica degenerativa tiene una elevada mortalidad. (Cubadebate)
La estenosis aórtica degenerativa tiene una elevada mortalidad. (Cubadebate)

España e India han resultado fundamentales para la primera implantación en Cuba de una válvula aórtica percutánea mediante una técnica mínimamente invasiva, un procedimiento común en otros países pero desconocido hasta ahora en la Isla, que destierra las operaciones a corazón abierto que tanto riesgo conllevan.

La intervención exigió traer desde India la válvula y un equipamiento médico donado por la empresa española Iberhospitex. El costo total del procedimiento supondría 60.000 euros imposibles de asumir de manera generalizada por el Estado cubano.

El procedimiento, del que se beneficiaron dos pacientes con estenosis aórtica severa (una enfermedad cardíaca que afecta a la válvula aórtica, estrechando el paso de la sangre), formó parte del taller práctico de un curso que se imparte desde hace varios años a los profesionales cubanos del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular.

La intervención exigió traer desde India la válvula y un equipamiento médico donado por la empresa española Iberhospitex

Leonardo López Ferrero, cardiólogo intervencionista y jefe del servicio de Cardiología y Hemodinámica del Instituto, fue el encargado de realizarlo bajo la supervisión de Ignacio Amat Santos, jefe de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid (España).

El experto, que obtuvo una calificación cum laude por su tesis sobre el tratamiento percutáneo de la estenosis aórtica, explicó que las prótesis como las que este lunes se implantó en Cuba llevan elaborándose desde principios de este siglo con el fin de reducir las complicaciones de las cirugías a corazón abierto. Además de ser un procedimiento menos invasivo, las recuperaciones son más rápidas.

En España, dijo, se llevan a cabo entre 4.000 y 5.000 actuaciones anuales de este tipo en varios hospitales y las investigaciones han avalado que el riesgo para los pacientes disminuye, por lo que se intentan generalizar a nivel mundial.

López Ferrero, el experto cubano, ha participado en cursos en España como fruto de este intercambio y explicó este lunes a la prensa oficial que la intervención consiste en la sedación ligera del paciente y se entra por las arterias femoral y radial con el catéter hasta la válvula aórtica enferma, mientras la nueva (de pericardio bovino) va montada en un stent para reemplazar a la otra.

Lo aprendido por los cardiólogos cubanos que participan en el curso será transmitido posteriormente a otros colegas intervencionistas del país, según contó la directora del Instituto, Carmen Rosa Martínez Fernández, que considera fundamental en un país con elevado envejecimiento de la población que se reduzcan los riesgos y mejoren los tratamientos de las enfermedades cardíacas.

El 30% de los enfermos cubanos de estenosis aórtica severa no se operan por las contraindicaciones del tratamiento y esta enfermedad tiene una elevada mortalidad, con entre un 50% y un 60% entre los dos o tres primeros años después del diagnóstico si no se interviene.

En España, que tiene un sistema sanitario gratuito y universal, esta técnica se emplea de forma generalizada en los hospitales públicos desde hace más de una década

El TAVI (implante valvular aórtico transcatéter), dijo la funcionaria, constituye una línea de desarrollo de la entidad y de Cuba. Sin embargo, no aclaró cómo podría hacer frente la Isla al enorme costo que tiene una técnica de este tipo y que, si pasara a formar parte de la cartera de servicios de la Salud Pública cubana, debería afrontar el Estado.

En España, que tiene un sistema sanitario gratuito y universal, esta técnica se emplea de forma generalizada en los hospitales públicos desde hace más de una década y sus profesionales destacan que, a pesar del elevado costo que tienen los dispositivos empleados, el beneficio es muy alto e, incluso el puramente económico, está compensado por la reducción de la utilización de los recursos hospitalarios, desde los quirófanos a las unidades de reanimación, estancias hospitalarias y reingresos. Hasta el 20% de pacientes se recuperan en un año de la grave enfermedad con esta técnica.

La noticia llega pocos días después de que trascendiera la muerte de una estudiante de Medicina de Guantánamo por una cardiopatía. Cinthia Matos Benítez falleció este sábado 29 de octubre por una infección en la arteria aorta y otra cercana a un stent que se le colocó en junio después de una espera de seis meses.

La joven, de 25 años, tenía multitud de enfermedades congénitas, entre ellas insuficiencia mitral leve por mecanismo de prolapso mitral, insuficiencia aórtica severa por aorta bivalva, disección aórtica tipo B, aneurisma sacular de raíz aórtica y el síndrome de Ehlers-Danlos. En abril comenzó una iniciativa para intentar conseguirle un stent que el Estado no tenía y le fue implantado dos meses después. En ese momento denunció que faltaban en Cuba los medicamentos adecuados para su tratamiento.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 19