El interferón británico se adelanta al cubano para tratar el coronavirus

Una compañía de Southampton desarrolla el fármaco nebulizado con inhalador y logra reducir un 79% el riesgo de padecer la enfermedad de forma grave

Puertas adentro de los hospitales será otra cosa: un personal médico sobreexplotado y sin derechos sindicales, unas instalaciones deterioradas y una falta crónica de medicamentos. (Radio Rebelde)
La diferencia con el interferón cubano, que se suministra en hospitales de la Isla, es que la nebulización produce la respuesta en el pulmón, donde es necesaria. (Radio Rebelde)

La historia del interferón alfa-2b ha dado un nuevo giro. Los resultados de un ensayo clínico realizado en Reino Unido revelan que el medicamento, en formato nebulizado, consigue mejorar la evolución del covid-19 en un 79% de los casos.

Hasta la fecha, el medicamento desarrollado en Cuba había arrojado resultados ambivalentes, ya que su mecanismo se basa en acelerar la creación de defensas contra las células infectadas pero varios estudios realizados fuera de la Isla constataron que también multiplicaba la infección. Ahora, una compañía británica, Synairgen, ha probado a suministrarlo nebulizado con un inhalador con el objetivo de llegar de forma directa a los pulmones y generar allí la respuesta inmune. Los resultados son prometedores, aunque hay que esperar a un ensayo más amplio.

"El ensayo doble ciego controlado con placebo de fase II SG016 [interferón alfa-2b de Synairgen] reclutó a 101 pacientes de 9 hospitales en Reino Unido entre el 30 de marzo y el 27 de mayo de 2020 y encontró que los pacientes que recibieron SNG001 tenían un riesgo 79% menor de desarrollar enfermedad grave en comparación con el placebo", informó la compañía en un comunicado. "Además, los pacientes que recibieron SNG001 tenían más del doble de probabilidades de recuperarse de covid-19 que los que recibieron placebo".

Según han advertido algunos expertos, si el interferón se suministra en las primeras etapas de la enfermedad, durante los primeros cinco días, la inmunización se activa de forma adecuada e impide el avance, mientras que si se actúa tarde la infección se multiplica. Aparentemente, en etapas moderadas del proceso no tiene ningún efecto. Los especialistas esperan un estudio de la Universidad de Southampton cuya publicación se prevé para agosto en el que se prevé que se ratifique esta hipótesis según la cual el momento en que se aplique el tratamiento es determinante.

A la espera de los resultados sanitarios, las acciones de la empresa propietaria de la patente de la versión nebulizada del interferón han subido un 522% en una semana.

Los pacientes que recibieron SNG001 tenían un riesgo 79% menor de desarrollar enfermedad grave en comparación con el placebo. (Synairgen)
Los pacientes que recibieron SNG001 tenían un riesgo 79% menor de desarrollar enfermedad grave en comparación con el placebo. (Synairgen)

El interferón alfa-2b irrumpió en la crisis sanitaria desde el inicio, cuando China empezó a suministrarlo a sus pacientes entre una treintena de medicamentos más que se probaron al inicio. Cuba sacó pecho inmediatamente y lanzó una ofensiva comercial internacional para vender su versión del producto, pero a medida que el virus se extendía por el mundo y el fármaco se probaba en más pacientes se observó que, en ocasiones, agravaba la enfermedad. Dos estudios no relacionados entre sí en Madrid y Boston arrojaron resultados en este sentido y poco a poco se diluyó la fe en el interferón cubano.

El interferón se ha empleado desde hace años contra el cáncer por su capacidad de reducir la multiplicación de las células malignas. La historia no oficial indica que Fidel Castro, presuntamente enfermo de cáncer, envió a los mejores científicos cubanos a buscar a los padres del interferón, que fue secuenciado por el biólogo molecular suizo Charles Weissman en 1980.

Kari Cantell, uno de los investigadores de los interferones, contó en sus memorias que mantuvo cerrados sus congeladores con llave ante el temor de que los cubanos robaran su preciado medicamento.

Sin embargo, la solución estaba más cerca de lo esperado y fue el médico cubano Luis Herrera quien logró el fármaco recombinando (una técnica similar a la clonación que aprendió en Francia) el interferón para su producción masiva, algo que entonces no se podía hacer porque la única manera de sintetizarlo era con leucocitos de donantes de sangre sanos.

Desde entonces, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología ha estado produciendo con éxito el medicamento, conocido como Heberon Alfa R. Pero ahora el Reino Unido puede adelantar por sorpresa el logro cubano.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 10