El mercado negro da un salto tecnológico con la mensajería encriptada

La llegada de la conexión a internet en los móviles ha supuesto un nuevo canal para el despliegue del comercio informal

Los cuentapropistas y los comerciantes informales echan mano de la mensajería instantánea para potenciar sus negocios. (D. Rawlinson)
Los cuentapropistas y los comerciantes informales echan mano de la mensajería instantánea para potenciar sus negocios. (D. Rawlinson)

Primero era alguien que tocaba a la puerta, después un anuncio publicado en un sitio digital de clasificados y ahora es un canal de compraventa en WhatsApp o Telegram. La llegada de la conexión a internet en los móviles ha supuesto un nuevo camino para el despliegue del mercado negro, volcado ahora en explotar las características de los servicios de mensajería instantánea.

Cloro para piscinas, celulares de la marca Huawei, ropa interior femenina o audífonos inalámbricos son algunas de las ofertas que se pueden encontrar en el canal de Telegram Revolico La Habana, que tiene actualmente más de 220 usuarios inscritos para comprar o vender mercancías. La mayoría de los productos provienen de importaciones personales pero también hay quien ofrece servicios de reparación de electrodomésticos o de arreglos florales.

"Desde que comencé a mostrar mi ofertas por Telegram y WhatsApp ha aumentado mucho la cantidad de productos que logro vender", cuenta a 14ymedio Juan Carlos Brito, un habanero que comercia con suplementos nutricionales, vitaminas y espejuelos graduados que trae desde Cancún cada tres meses. "A la gente le gustan los hilos de clasificados porque pueden consultarlos desde el teléfono sin gastar mucho saldo".

"A la gente le gustan los hilos de clasificados porque pueden consultarlos desde el teléfono sin gastar mucho saldo"

En WhatsApp, la popular plataforma de mensajería adquirida por Facebook en febrero de 2014, también se han creado grupos y canales de productos o servicios específicos. Los usuarios se afilian en busca de piezas de autos, utensilios deportivos o ropa de marca, algunas de las ofertas de estos hilos donde abundan las fotos de las mercancías y hasta breves videos sobre su uso.

En Telegram los administradores de los grupos de clasificados ofrecen un servicio de publicidad para los comerciantes informales. "Por 2 CUC el usuario tendrá derecho a anclar alguna venta por 48 horas con posibilidad de cambiar el mensaje 3 veces", explica un robot que detalla las diferentes ofertas de promoción a través de un menú con varias opciones.

"Por 5 CUC a la semana publicaremos su anuncio en todos los grupos, páginas y chat de nuestro catálogo" y por 7 CUC al mes el anuncio aparecerá "en todos los grupos, páginas y chat de nuestro catálogo", agrega. Aclara que la pertenencia al grupo "siempre va a ser gratis" y que solo se pagará en caso de que se quiera colocar un anuncio de manera más visible.

En uno de esos hilos, Jorge, albañil por cuenta propia, ofrece sus servicios y se describe como "eficiente, nada carero y con buen gusto para azulejar". El mismo día que puso el clasificado lo contactaron y después de eso, ha tenido un promedio de cinco clientes que le escriben cada semana. "Por WhatsApp hago el presupuesto inicial, porque la gente me manda las fotos de la parte de la casa que quieren reparar".

"No recomiendo usar toDus para comprar o vender productos porque es una herramienta oficial y, al final, todas estas operaciones que se hacen son ilegales"

"No recomiendo usar toDus para comprar o vender productos porque es una herramienta oficial y, al final, todas estas operaciones que se hacen son ilegales", comenta a este diario Enmanuel Contreras, un desarrollador de aplicaciones que ofrece sus servicios como programador a través de un hilo de Telegram.

El pasado año la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), en colaboración con el monopolio estatal de las telecomunicaciones Etecsa, lanzó la herramienta de mensajería instantánea toDus que solo en su primera semana sumó más de 200.000 usuarios. Pero con la llegada de internet a los móviles, los cubanos han preferido optar por las plataformas de mensajería instantánea más populares en el mundo.

"Las cosas más prohibidas se están vendiendo vía Signal porque es una herramienta ultrasegura", explica Contreras. Esta app de mensajería instantánea tiene uno de los protocolos criptográficos de código abierto más sólidos de Android. La privacidad es un elemento vital en este contexto para burlar a la Seguridad del Estado, más aún cuando se trata de comercio ilegal.

"Me dedico a la venta de mariscos y me contacto con mis clientes a través de Signal", cuenta bajo anonimato un pescador y vendedor de camarones y langostas que suministra fundamentalmente a restaurantes privados. "Antes tenía que arriesgarme llamando por teléfono y hablando en clave 'que si tengo tela blanca' pero ahora organizo todo por Signal", precisa.

Además de la privacidad y la rapidez en el intercambio de información que proveen estos servicios, también tienen ventajas de precios. El costo de los mensajes de texto (SMS) en la red de telefonía móvil de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) es de 0,09 CUC dentro de la Isla y 0,60 CUC al extranjero. Pero en WhatsApp un largo intercambio de mensajes puede costar mucho menos.

La opción de navegación web más cara es la llamada tarifa por consumo en la que 1 megabyte cuesta 0,10 CUC pero con la compra de paquetes de datos el precio es más bajo. Con más de 5 millones de usuarios de telefonía celular y más de 2,5 que han usado el servicio de internet desde que se habilitó en los móviles, el potencial de las aplicaciones de mensajería para los negocios está apenas dando sus primeros pasos.

"Antes tenía que arriesgarme llamando por teléfono y hablando en clave 'que si tengo tela blanca' pero ahora organizo todo por Signal"

Aunque todavía no hay cifras sobre el uso de WhatsApp o Telegram entre los cubanos este diario consultó con una treintena de usuarios de los que en torno al 90% utiliza estas herramientas de manera para comunicarse con amigos, mantener contacto con familiares en el extranjero, leer noticias o buscar productos en el mercado informal.

Los negocios más perseguidos, como la venta de carne de res, antigüedades y productos lácteos, florecen en este canal, aunque algunos aún no se fían de la encriptación que prometen estas herramientas.

"Tengo algunos códigos con mis clientes, explica un vendedor de quesos provenientes del desvío de recursos estatales. "Cuando me cae nueva mercancía, solo mando a decir que 'el niño sigue enfermo de la garganta' y todos entienden que tengo suministros".

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 47