Abre en La Habana una tienda de pintura mexicana en dólares, "orgullosamente cubana"

Una tanqueta de 19 litros de pintura blanca para interiores cuesta, por ejemplo, 76 MLC

La Casa del Pintor, el nuevo comercio de pinturas en MLC en la calle Belascoaín de La Habana. (14ymedio)
La Casa del Pintor, el nuevo comercio de pinturas en MLC en la calle Belascoaín de La Habana. (14ymedio)

Lanzar un cubo de agua por el balcón, quemar un muñeco o pintar la casa son algunas de las tradiciones de las que cada diciembre los cubanos echan mano para que, al llegar enero, los problemas del año anterior no pasen al nuevo. Una lista que este 2022 quedará reducida por los elevados precios que conlleva renovar los colores de las paredes en los hogares de la Isla.

Justo este último mes del año, en la calle Belascoaín de La Habana abrió sus puertas una tienda con pinturas, diluyentes y brochas. Perteneciente a la cadena Panamericana, de la corporación Cimex –a cargo de los militares cubanos–, el comercio se llama La Casa del Pintor. El local destaca con sus relucientes vidrieras, sus pisos nuevos y todas sus lámparas con bombillos en medio de una calle marcada por el deterioro y las viviendas en peligro de derrumbe.

El aspecto reluciente de la tienda hizo que muchos curiosos se acercaran la mañana de este miércoles a indagar sobre los productos que tiene a la venta, pero la mayoría regresaba sobre sus pasos cuando los empleados aclaraban que se trata de un comercio en moneda libremente convertible (MLC). "Es en divisas y bien cara", decía una de las frustradas clientes que se ilusionó con las tanquetas de casi 20 litros con pintura para interiores.

Con la marca Devox Caribe S.A., los envases de pintura que se ofertan en el comercio llevan en su etiqueta el lema de "Producto orgullosamente cubano", que remite a una industria ubicada en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM) como el origen de los productos a la venta. Sin embargo, hace tres años, cuando la prensa oficial anunció la puesta en marcha de la planta, la catalogó como "empresa mexicana" que empleaba "altas tecnologías para la fabricación de pinturas y recubrimientos".

Mientras la Isla no produzca las materias primas que se necesitan para la fabricación, la industria necesita comprar su insumos en el extranjero en divisas

"La pintura se trae de México, la tecnología de la fábrica también es mexicana y la mano de obra es cubana", aclara vía telefónica un empleado de la compañía, que tiene una oficina en el Centro de Negocios de Miramar. Hasta hace muy poco, el producto solo se comercializaba en mercados mixtos en divisas, como el de 5ta y 42, en el municipio de Playa, y la Plaza de Cuatro Caminos. "La Casa del Pintor es la primera tienda, en exclusiva, para nuestras producciones", reitera.

"Ahí es donde tenemos el mayor surtido porque en Cuba lo complicado es el surtido de colores y variedades", reconoce el empleado. "Es de lo mejor que se está vendiendo en pinturas ahora mismo en el país", reitera, al tiempo que precisa que todas las ofertas son, hasta el momento, en MLC. Mientras la Isla no produzca las materias primas que se necesitan para la fabricación, la industria necesita comprar su insumos en el extranjero en divisas.

En un artículo publicado en 2019 por Cubadebate se agregaba que "Devox Caribe S.A. es una filial de la empresa mexicana Devox-General Paint, que ha exportado sus productos a Cuba por 25 años". Al pie de aquel texto un comentario premonitorio advertía: "Aplaudiré fervientemente cuando vea esas pinturas en nuestras tiendas a un precio asequible, o por lo menos no tan caro". Ahora, una tanqueta de 19 litros de pintura blanca para interiores cuesta 76 MLC en la calle Belascoaín.

Una tanqueta de 19 litros de pintura blanca para interiores cuesta 76 MLC en la calle Belascoaín. (14ymedio)
Una tanqueta de 19 litros de pintura blanca para interiores cuesta 76 MLC en la calle Belascoaín. (14ymedio)

"Es cara, pero la pintura está buena", reconoce El Chino, un albañil que junto a otros tres hombres ha conformado una brigada para reparar casas. "Es de lo mejorcito que hay ahora mismo en Cuba porque en realidad no es de aquí, sino que la traen y la envasan antes de venderla". El trabajador por cuenta propia considera que "los productos de las fábricas estatales no son buenos, tienen una gama de color muy limitada y a veces vienen adulterados".

El Chino compró una tanqueta de 19 litros de "látex acrílico con acabado mate y antimoho" de color blanco para una pared exterior. "Estaba bien espesa y parece de buena calidad pero la última palabra la dirá el tiempo. De todas formas el precio es alto y eso encarece el precio total que le pedimos al cliente. Si le sumas la mano de obra y otros insumos, pintar un apartamento de dos habitaciones, con sala, cocina y baño no te baja de los 300 dólares".

"La publicidad que dice en la etiqueta le está haciendo más daño que beneficio, porque la gente prefiere la pintura importada"

"La publicidad que dice en la etiqueta le está haciendo más daño que beneficio, porque la gente prefiere la pintura importada", cuenta. "Cuando un producto de construcción o reparación dice que es hecho aquí la clientela se asusta porque ya se imagina el desvío de recursos, el agua que se le agrega para cumplir el plan y todos los malos manejos".

Pero, incluso de calidad más dudosa, la pintura de producción nacional escasea y tiene precios elevados. Un envase, también de 19 litros, de pintura blanca para interiores de la marca cubana Vitral cuesta 79 dólares en un sitio oficial de clasificados destinado a que los emigrados compren productos para sus familiares en la Isla.

La empresa de gestión estatal no pasa por un buen momento debido al déficit de materias primas y hace dos años su director, Luis Alberto Suárez Ibarra, reconocía que en la ZEDM tenían "dos competidores: Devox Caribe S.A. y Tot Color", algo que los motivaba a ser más eficientes. Pero sus productos han ido mermando en los mercados en lugar de aumentar su presencia.

Para las familias que no cuenten con ingresos en divisas, las alternativas para llegar a un nuevo año con las paredes retocadas pasan por apelar a productos de menor calidad como la pintura de marmolina o de cal, un tipo de revestimiento poco duradero y muy adulterado en el mercado informal. Sin embargo, la opción más recurrida por estos días es, simplemente, renunciar a pintar el hogar. "Lo orgullosamente cubano ahora es esperar", recomienda El Chino.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 12