Las dos vías para librarse de los CUC: hacer cola en el banco o dar propinas

Marino Murillo celebra que los cubanos se hayan deshecho de la mitad de los 'chavitos' previstos hasta el 30 de junio

Pesos Convertibles en Cuba. (Progreso Weekly)
Desacerse de los CUC sigue siendo muy difícil. (Progreso Weekly)

El vicepresidente Marino Murillo celebró en la Mesa Redonda del miércoles que los cubanos ya se han deshecho de la mitad de los 600 o 700 millones de CUC que se prevé poner fuera de circulación entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año.

"Diseñamos que el CUC iba a estar vivo seis meses, que se cambiaba en el banco y se recogía en un grupo de entidades del comercio, lo que pasa es que la información no fue buena y no se dijo exactamente dónde se recogía y dónde no", reconoció el responsable de la Tarea Ordenamiento, que incluye la unificación monetaria con la desaparición del peso convertible (CUC). "Eso da la medida de que la población entendió rápido que es una moneda de la cual hay que salir".

Murillo también advirtió de que de aquí a que se venza el plazo de 180 días, podría disminuir el número de establecimientos que aceptan CUC, todos estatales. El pasado 12 de enero, las autoridades habían anunciado que un total de 500 comercios aceptarían esa moneda, entre ellas los de la cadena Caracol, la Empresa Extrahotelera Palmares y la Agencia de Promociones Artísticas y Literarias (Artex), además de las tiendas Cimex y Caribe.

Sin embargo, se están dando numerosas quejas de clientes que acuden a estos establecimientos y rechazan los chavitos, a pesar de que en su entrada ostentan el cartel "En esta unidad se continúa aceptando CUC".

"He tratado de pagar con estos chavitos pero nadie me los acepta, así que hoy no me voy de aquí hasta que no logre salir de ellos", asegura el cliente que llegó hace más de tres horas para cambiar 25 CUC

Deshacerse de ellos sigue siendo, en suma, muy difícil. La mayoría de los negocios y servicios privados ya no aceptan el que hasta hace unos meses era el más preciado de los pesos que circulaban en Cuba. Las cartas y ofertas gastronómicas del sector por cuenta propia se han actualizado en su mayoría y ahora se muestran solo en CUP o directamente en dólares, como moneda de referencia.

En estos establecimientos, sigue habiendo una manera de quitarse los pesos convertibles de encima. "Me han dado más propina en las últimas semanas que en medio año", bromea un repartidor de pizzas a domicilio que trabaja con el servicio de mensajería Mandao en la capital cubana. "La gente se quiere deshacer de las monedas de CUC y me las da para que ese sea mi problema".

Ese "problema" es, fundamentalmente, las colas en el banco para cambiar los CUC. Estas no han amainado desde inicios del año. A los clientes que esperan para conseguir pesos, se le suman los interesados en abrirse una cuenta en moneda libremente convertible (MLC) para poder comprar en las tiendas en divisas, los que buscan pagar algún trámite o deuda atrasada con la Oficina Nacional de Administración Tributaria o quienes buscan cobrar una transferencia llegada del extranjero.

"¿El último para la caja?", repite un cliente a las afueras de un banco de la calle Ayestarán, en La Habana. "Si viene a cambiar CUC tiene que marcar en esta cola porque la otra es para quienes vienen hacer otras operaciones", advierte otro usuario que aguarda a las afueras de la sucursal.

"He tratado de pagar con estos chavitos pero nadie me los acepta, así que hoy no me voy de aquí hasta que no logre salir de ellos", asegura el cliente que llegó hace más de tres horas para cambiar 25 CUC, en dos billetes, uno con la imagen de una escultura de Camilo Cienfuegos y el otro con la estatua ecuestre de Antonio Maceo. Los pesos convertibles, a diferencia de sus primos los pesos cubanos, no tienen rostros de héroes sino monumentos.

"Nunca dieron la cara", ironiza una joven que también espera para "liquidar los pocos" CUC que no ha logrado gastar. "Me quedé con dos billetes, el de un peso y otro de tres porque quiero guardarlos para acordarme de cómo eran", detalla. "No es que coleccione nada, es que desde que yo nací esta era la moneda que hacía falta para comprar lo que realmente valía la pena y ahora ya no. Es como despedir a un pariente".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 22