Cabello recogido, la vida en Cuba sin champú

El producto está desaparecido de los anaqueles de las tiendas en CUC y para comprarlo hay que hacer horas de cola

ola en para comprar champú en una tienda de Nuevo Vedado. (14ymedio)
Cola para comprar champú en una tienda de Nuevo Vedado. (14ymedio)

Rostros lavados y pelos recogidos o adornados con un pañuelo. Es el máximo tratamiento de belleza al que pueden aspirar las mujeres en un país en el que no solo escasean las cremas y el maquillaje sino donde ni siquiera se encuentra champú. Emilia Domínguez tiene 63 años, asegura que ya no está para dedicar cada día de su vida a "esos trajines de las colas" pero que no puede seguir sin champú ni pasta de dientes un día más. Vive con su hija y sus nietas adolescentes, todas con el pelo largo.

"Yo renuncié hace rato al talco, a las cremas y también a mi pelo, me lo corté bien bajito en cuanto comenzó la pandemia cuando ya se volvió imposible comprar cualquier tinte y el champú. Al menos en el módulo que venden por la libreta de vez en cuando se puede comprar un tubo de pasta dental pero el champú está perdido hace meses", dijo a este diario mientras esperaba en la cola de uno de los mercados de Nuevo Vedado, ubicado en la calle 47.

Frente a la tienda se extiende una larga fila con más de cien personas que aguardan con la esperanza de comprar champú, son las tres de la tarde y el sol es espantoso. Buscan cobija bajo algún árbol o reposo en cualquier banco.

A falta de este producto común y accesible en todas partes del planeta, las mujeres de la Isla se ven obligadas a inventar todo tipo de alternativas

A falta de este producto común y accesible en todas partes del planeta, las mujeres de la Isla se ven obligadas a inventar todo tipo de alternativas. "Me he lavado la cabeza con sábila, con jabón, col gel de baño, lo que aparezca", dice una joven que espera con una amiga que también tiene su historia que contar: "Tú me ves rubia así pero yo desde los 15 siempre he sido pelirroja, lo que pasa que el tinte que uso desapareció del mapa y tuve que resolver con lo primero que me cayó en las manos".

Aunque el Gobierno aseguró en septiembre pasado que la empresa Suchel Camacho "estabilizó" estas producciones para el mercado nacional, lo cierto es que eso no se tradujo en una mayor oferta en los anaqueles de las tiendas en CUC, que son a las que tiene acceso la mayoría de los cubanos.

"En las tiendas en CUC casi nunca hay champú, gel, jabones, pasta de dientes ni tintes o cremas hidratantes. Todas las tiendas donde encuentras esto hoy son las que venden en MLC y nosotros no tenemos acceso a eso. Lo único que me queda es esta posibilidad, cazar cuando sacan aquí y meterme tres o cuatro horas de cola", lamenta Emilia Domínguez.

En uno de los artículos que publicó el sitio oficial Cubadebate para hablar sobre la producción de Suchel Camacho, una internauta, residente en la Isla de la Juventud, contó que el día que se comercializaron los productos de Suchel Camacho (champú y acondicionador, colonia y desodorante marca Dayli) en su localidad, "se vendieron en las ferreterías a precios accesibles pero las colas estaban hace 25 días".

"Me inventé una pasta de aguacate con una receta que encontré en internet, primero me lavaba el pelo con cualquier cosa, jabón o gel de baño y después me ponía la crema que preparaba y así el pelo no me quedaba tieso"

Explica que ella estuvo marcando para hacer su compra desde las 6:40 am hasta las 5:00 pm pero que al final "se acabó todo" y tuvo que irse con las manos vacías.

Otros, con un nivel adquisitivo más alto que la mayoría, han resuelto el problema con ofertas que circulan por las redes sociales. "Me compré un tubo de pasta de dientes por seis CUC y un pomo de champú por 12", dice Mary, una joven de 21 años. "Tengo a mi hermano que vive en Estados Unidos y él me ayuda con remesas de vez en cuando, por eso puedo pagar los precios que hay ahora. Él me dijo que pronto, cuando se normalicen los vuelos, me va a mandar con un primo de nosotros que viene a fin de año una buena reserva".

Cuenta que hace poco, antes de poder hacer esa compra en el mercado informal, tuvo que ponerse creativa para mantener su pelo suave y sedoso.

"Me inventé una pasta de aguacate con una receta que encontré en internet, primero me lavaba el pelo con cualquier cosa, jabón o gel de baño y después me ponía la crema que preparaba y así el pelo no me quedaba tieso. El Gobierno piensa que con el coronavirus la vida se detuvo pero no, en la casa hace falta fregar todos los días, lavar, limpiar, yo he tenido que seguir trabajando en modalidad presencial y necesito desodorante, champú y pasta de dientes".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 25