Carlos Varela: "No se puede seguir cortando las alas a la libertad de expresión"

El artista mostró su solidaridad este jueves con el Movimiento San Isidro en un ‘post’ que publicó en sus redes sociales

Para Varela es hora de sentarse a dialogar, porque "los de San Isidro también forman parte de este país”. (Facebook/Olivia Prendes D Espaux)
Para Varela es hora de sentarse a dialogar, porque "los de San Isidro también forman parte de este país”. (Facebook/Olivia Prendes D Espaux)

Tras cumplirse una semana del inicio de la huelga de hambre en la sede del Movimiento San Isidro para exigir la libertad de Denis Solís, condenado a ocho meses en un juicio sumario por un supuesto delito de desacato, siguen llegando muestras de solidaridad con los activistas de muchas voces influyentes en el mundo del arte.

Una de las voces más recientes en sumarse, ha sido la del cantautor Carlos Varela, que en un post publicado en su muro de Facebook mostró su preocupación sobre la huelga de hambre que mantienen varios de los activistas: "Si no escribo estas palabras estaría negándome a mí mismo y a mi historia". 

"No conozco personalmente a ninguno de los muchachos de San Isidro, pero eso no es lo que importa hoy. Cualquier ser humano que esté dispuesto a morir por una causa, sea cual sea, merece ser escuchado con respeto.  Soy humano, no me pidas entonces que mire hacia otro lado. No seré cómplice del silencio del coro", escribió.

Contó que hace varias décadas atrás, "cuando esos muchachos de San Isidro eran solo unos niños o no habían nacido" , él pasó por algo similar. "También quisieron apagarme, borrarme, marginarme, censurarme y, como a una gran parte de mi generación que no aguantó la presión, invitarme a irme de Cuba". 

Para el músico, miembro de la llamada Nueva Trova cubana, es hora de sentarse a dialogar, porque "los de San Isidro también forman parte de este país", al tiempo que denunció los actos de repudio como "gestos infames" que son "una vergüenza nacional". 

¿Cuándo serán escuchados los nietos de Guillermo Tell?", se preguntó parafraseando su canción más popular

"Rodeado de amenazas y conjeturas, nacieron buena parte de mis canciones, al calor de la censura y el silencio de los otros. ¿Cuándo serán escuchados los nietos de Guillermo Tell?", se preguntó parafraseando su canción más popular, escrita a finales de los ochenta y dedicada a la generación que huyó masivamente de la Isla en esa década.

Otra de las voces que se sumaron de manera pública para brindar apoyo al Movimiento San Isidro fue la del cantante Leoni Torres, quien publicó en sus redes la necesidad de expresar su sentir "sobre lo que está pasando con el grupo de jóvenes del MSI". 

"Me duele pensar que después de tantos años sigamos sin poder dialogar y que el odio siga prevaleciendo. Cuba es de todos. Las ideas no tienen que ser las mismas, no tenemos que pensar igual. Es un derecho de todos el poder expresarse libremente sin ser castigados", aseveró.

Mientras tanto, en la sede del colectivo, situada en la calle Damas de La Habana Vieja, no hay novedad a esta hora del estado de salud de los huelguistas.

Carlos Manuel Álvarez, director de la revista El Estornudo, que tras regresar a la Isla desde Nueva York, se unió este miércoles a los 13 activistas que permanecen en el interior del inmueble desde el pasado 16 de noviembre, denunció este jueves una posible maniobra del Gobierno para sacarlo de San Isidro. 

Carlos Manuel Álvarez, director de la revista El Estornudo, denunció este jueves una posible maniobra del Gobierno para sacarlo de San Isidro

Según contó en una transmisión en vivo, la noche del miércoles autoridades de Salud llamaron por teléfono a su amiga Mónica Baró, cuya dirección había dejado en el Aeropuerto José Martí a su llegada a la Isla, para decirle que el test PCR que le hicieron a su entrada al país, obligatoria para todos los viajeros internacionales, "había dado alterado".

Quizá no pudieron comunicarse directamente con él, recordó, porque su número telefónico, que dejó al pasar inmigración en la boleta de Salud, le ha sido bloqueado.

A Baró le advirtieron de que Álvarez debía ir a un centro de salud de Miramar antes de las doce de la noche de este miércoles para repetir el examen porque, de lo contrario, lo irían a buscar a San Isidro. "Yo no me presenté así que es probable que esa segunda opción ocurra en algún momento", dijo el periodista.

"Me parece que detrás de una excusa médica hay una manipulación política para querer sacarme de aquí", argumentó, además de asegurar que antes de viajar a Cuba se hizo una PCR y dio negativo, así que "corre menos riesgo de propagar, que los turistas que vinieron con él en ese vuelo".

"Yo no voy a salir de aquí ni voy a ceder a presiones tan burdamente orquestadas", aseveró. "Estoy dispuesto a hacerme un PCR de nuevo pero bajo ciertas condiciones porque el vínculo de confianza con el Estado cubano se ha roto completamente". Y detalló que no puede confiar en un poder político cuyo aparato de propaganda dice "mentiras y difamaciones" como que tiene "contacto con terroristas internacionales de Miami", que es "agente de la CIA" o que está "violando el aislamiento que se le impone a los residentes o turistas que llegan a Cuba del extranjero".

Así, las condiciones que pone Álvarez a someterse a la PCR es que vaya personal de salud directamente al número 955 de la calle Damas. Especialmente acompañado "de mi madre o de mi padre porque ambos son médicos y saben perfectamente cuál es el procedimiento".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8