Cierran el único servicio de oncología en Sancti Spíritus por el covid

A esta situación se agrega la escasez de medicamentos, que las familias se ven obligadas a comprar en el mercado informal

Los pacientes deben ser trasladados a Santa Clara para continuar sus tratamientos. (Captura)
Los pacientes deben ser trasladados a Santa Clara para continuar sus tratamientos. (Captura)

El aumento de casos positivos de covid-19 en Sancti Spíritus ha forzado la paralización del único servicio de oncología de la provincia, en el hospital Camilo Cienfuegos, así como la sala de neurología. A esta situación se agrega la escasez de medicamentos, que las familias se ven obligadas a comprar a precios de oro en el mercado informal.

Hasta hace unos días, se hacían tratamiento con citostáticos (medicamentos que demoran o detienen el crecimiento de las células cancerosas ) de manera ambulatoria y los pacientes ingresados eran atendidos en la sala de oncología clínica.

"Visito el hospital en busca de los medicamentos y atención médica para mi papá. Todo comenzó a empeorar desde que llegó el covid, y se ha ido agravando a medida que pasa el tiempo y la escasez de medicinas es más acuciante", cuenta con preocupación a 14ymedio, Esteban, un espirituano que estuvo llevando a su padre hasta la semana pasada al hospital para recibir su tratamiento.

"Todo comenzó a empeorar desde que llegó el covid, y se ha ido agravando a medida que pasa el tiempo y la escasez de medicinas es más acuciante"

"La doctora me avisó de que no lo podía llevar más al hospital porque allí hay demasiados contagiados de covid, entre ellos nueve graves". La especialista le comunicó que el paciente debía ser trasladado hasta Santa Clara para continuar su tratamiento.

En la guagua donde transportan a los enfermos no se permiten acompañantes. "No puedo ir con él, debe ir solo, y no puedo permitir que vaya solo porque cada vez que le ponen los sueros, mi padre se desmaya y lo pasa muy mal", se lamenta. "Los médicos santaclareños se han quejado de esta situación, pero la regla no se ha modificado".

Una amiga cercana a la familia, Amparo Inés Chaviano, que también padece de cáncer de pulmón, se encuentra en la misma situación y sin medicamentos, aunque en su caso está recibiendo radiación.

A los problemas con la sala de oncología y la transportación provincial se suma la falta de medicamentos, agravada en el último año.

"Normalmente el tratamiento varía en dependencia de la fortaleza que posea el paciente para soportar los fármacos, que a la vez se acompañan con otros medicamentos para hacer el proceso más llevadero", cuenta Esteban. "El caso de mi papá, él estaba bajo tratamiento de la vacuna EGF (cimavax), pero hace cinco meses está en falta". 

La vacuna es un producto del Centro de Inmunología Molecular (CIM) en La Habana que hace un lustro acaparó titulares al iniciarse pruebas con el fármaco en Estados Unidos. Pero pasado el tiempo, la industria no ha logrado mantener una estabilidad en el suministro para sus propios pacientes.

"Aunque estaba en falta, yo veía a algunas personas que se las ponían a sus familiares. Después me enteré de que se consiguen en La Habana a 1.000 pesos cada pomito"

El producto está destinado a pacientes con cáncer de pulmón en etapa avanzada y según, el diario Granma , con su aplicación "el tumor se reduce de forma considerable". Luego de cuatro meses sin conseguir el medicamento, el espirituano, preocupado, fue a hablar con la doctora que atiende a su papá para encontrar una solución. 

"Aunque estaba en falta, yo veía a algunas personas que se las ponían a sus familiares. Después me enteré de que se consiguen en La Habana a 1.000 pesos cada pomito. Si lo hubiera sabido antes, tendría una reserva de vacunas, pero me confié en que el tratamiento estaba garantizado y no es así", dice Esteban.

Otra paciente tuvo más suerte. "Mi hermana localizó el producto en la capital y me compró una decena de bulbos, por la izquierda, que me permiten aguantar varios meses en lo que la vacuna vuelve a estar disponible aquí en Sancti Spíritus, aunque según los doctores va a demorar porque todos los recursos están siendo priorizados para el covid", comenta a 14ymedio otra enferma de cáncer de pulmón que ha debido interrumpir su tratamiento.

"Mi hermana fabricó una cajita especial con poliespuma, como si fuera una de esas neveras que la gente usa para guardar refrescos para que se mantengan fríos. Tuvo que hacerlo así porque la vacuna tiene que guardarse entre 2 y 8 grados. Entonces, logró pagarle al chofer de un ómnibus que iba a venir desde La Habana, porque la mayor parte del transporte está interrumpido, para que me los trajera".

"En total, la compra y el traslado salieron en 20.000 pesos, pero me siento afortunada porque tengo algo que la mayoría de los pacientes que estaban conmigo en la sala hasta hace poco no tienen", reconoce. "Es duro, pero sin el dinero y sin la inventiva de mi hermana yo estaría ahora sin sueros y sin vacuna. Al menos tengo el EGF".

"Es duro, pero sin el dinero y sin la inventiva de mi hermana yo estaría ahora sin sueros y sin vacuna"

En 2020, según datos oficiales, la sala para los pacientes con cáncer del hospital Camilo Cienfuegos contaba con 34 camas. Hasta junio de ese año se aplicaban quimioterapia a un promedio de 70 personas, 50 recibían radioterapia y "a otros 30 se les administran vacunas, algunas incluidas en ensayos clínicos nacionales", publicó Escambray.

El medio local también informó de que a pesar de la emergencia sanitaria por la pandemia, los servicios oncológicos mantenían "plena vitalidad en Sancti Spíritus", y resaltó "el esfuerzo del Ministerio de Salud Pública por mantener en existencia los casi 60 fármacos contemplados en el cuadro básico para atender a pacientes con cáncer". 

Sin embargo, a inicios de este mes, la doctora que atiende al papá de Esteban comunicó que lo que podía hacer por el paciente era indicar un ciclo con otros citostáticos y la familia estuvo de acuerdo. "Y ahí es donde comienza otra odisea", confiesa con resignación el espirituano. 

"Estos sueros, al ser ionizantes, llevan varios fármacos de preparación y limpieza de las venas. Cuando no hay sodio ni dipirona ni benadrilina, la reacción es muy fuerte. Hoy hay medicinas, mañana no. Tengo que estar llamando todos los días a la farmacia interna del hospital para ver si entró algún buchito de medicamentos".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4