Cristal, la cerveza nacional que se volvió inalcanzable para los cubanos

Conocida como "la preferida de Cuba", ha ido desapareciendo en los últimos años de los anaqueles de las tiendas y de las mesas de los restaurantes

El terreno perdido por la cerveza nacional ha sido llenado por marcas foráneas que tampoco mantienen una estabilidad. (14ymedio)
El terreno perdido por la cerveza nacional ha sido llenado por marcas foráneas que tampoco mantienen una estabilidad. (14ymedio)

En otro momento, el Malecón se hubiera llenado de colas alrededor de los kioscos que este fin de semana venden bebidas y diferentes platos como parte del 503 aniversario de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana. Ahora, sin embargo, los clientes pasan cerca de los mostradores, leen los precios y la mayoría se aleja sin comprar. Los números que más asustan son los de la cerveza: 250 pesos una lata de Cristal, la marca que una vez acompañó tantas fiestas familiares y que llenaba de orgullo a los cubanos.

"Ahora es más fácil encontrar una Corona, una Heineken o cualquier otra cerveza importada que una Cristal. Cuando te la encuentras, aguántate, que es la que venden más cara", lamentaba la tarde de este sábado uno de los curiosos que se acercó a un pequeño bar improvisado bajo una lona azul y con una tarima de metal a pocos metros del Hotel Nacional. "No hay quién se explique por qué un producto que es hecho en este país es más caro que otro traído de Holanda o México", añadía el hombre que finalmente se fue con las manos vacías.

Conocida como "la preferida de Cuba", la Cristal ha ido desapareciendo en los últimos años de los anaqueles de las tiendas y de las mesas de los restaurantes. Su producción nacional, en manos de la empresa mixta Cervecería Bucanero S.A, no vive un buen momento debido a la falta de liquidez, la inestabilidad en la llegada de las materias primas y la devaluación del peso cubano que, cada vez, empuja más a las cervezas cubanas a la venta exclusiva en los mercados en moneda libremente convertible o en los portales de comercio online.

"Ahora es más fácil encontrar una Corona, una Heineken o cualquier otra cerveza importada que una Cristal. Cuando te la encuentras, aguántate, que es la que venden más cara"

El terreno perdido por las bebidas locales ha sido llenado por una infinidad de marcas foráneas que tampoco mantienen una estabilidad. "Vienes un día y hay una buen lager alemán y al otro ya no está y lo que hay es una cerveza china", se quejaba otro cliente que finalmente optó por tomar una malta de producción nacional, también a 250 pesos la lata. "¿Cuándo se ha visto un festejo popular en que la gente está lejos de los kioscos de la bebida? Es que se espantan nada más ver estos números", cuestionaba.

La inflación y la crisis económica se han combinado para que la capital conmemore su cumpleaños con unas fiestas deslucidas y que levantan poco entusiasmo entre los habaneros. La ciudad de trepidante vida nocturna y bares que parecían que nunca cerraban, se ha llenado de frases al estilo "¿Te acuerdas?" o "Antes teníamos..." La cerveza Cristal, que refrescó tantas gargantas y avivó el jolgorio, también se ha sumado a la larga lista de las nostalgias. Los bebedores, que una vez exaltaban su sabor, le han cambiado hasta el epíteto que la acompañó. Ha pasado de ser la "preferida de Cuba" a convertirse en la "perdida de Cuba".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 13