La reunión Cuba-EE UU sobre temas de seguridad "no afecta el enfoque en derechos humanos"

Washington sostiene que no hay cambios que anunciar con respecto a la política hacia la Isla, específicamente en relación a la lista de países patrocinadores del terrorismo

La reunión sobre seguridad es la primera que se celebra desde que se suspendieron este tipo de encuentros durante el mandato de Donald Trump.
La reunión sobre seguridad es la primera que se celebra desde que se suspendieron este tipo de encuentros durante el mandato de Donald Trump.

La reunión entre funcionarios de Estados Unidos y Cuba sobre temas de seguridad, que se desarrolló en La Habana el 18 y 19 de enero, "no afecta el enfoque" del Gobierno del presidente Joe Biden en "asuntos de derechos humanos" en la Isla, recalca el comunicado emitido este jueves por Washington.

"Una mejor coordinación de las fuerzas de aplicación de la ley es beneficioso para EE UU y para el pueblo cubano", asegura el texto.

El acercamiento entre funcionarios estadounidenses y cubanos fue criticado por legisladores republicanos. En una carta, los senadores del estado de Florida Rick Scott y Marco Rubio señalaron que el diálogo con "regímenes autoritarios (...) afecta negativamente el bienestar" de los ciudadanos cubanos.

Washington subraya que el fin de estas conversaciones era "combatir la criminalidad" a partir de la cooperación, algo que considera "beneficioso para EE UU y para el pueblo cubano"

La misiva, dirigida al secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken; al fiscal general del país, Merrick Garland, y al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, pedía que el diálogo promoviera "las libertades políticas y económicas del pueblo cubano en vez de otorgar concesiones al régimen cubano".

Washington subraya que el fin de estas conversaciones era "combatir la criminalidad" a partir de la cooperación en temas como el narcotráfico y el tráfico de personas, entre otros, algo que considera "beneficioso para EE UU y para el pueblo cubano".

Los funcionarios estadounidenses eludieron responder a una pregunta de la agencia británica Reuters sobre si la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo estuvo incluida en las conversaciones, uno de los temas que más preocupa a los más críticos con el deshielo.

La medida  –que afecta también a Corea del Norte, Siria, Irán– impide a Cuba acceder a préstamos internacionales y vender o exportar armas, además de algunas otras implicaciones para extranjeros, como la de entrar a EE UU sin visado si el pasaporte del viajero exhibe un sello de entrada en Cuba.

"Después de una revisión cuidadosa de toda la información e inteligencia disponibles, el secretario de Estado se limita a mantener o eliminar las designaciones de Departamento después de concluir que un país cumple con los criterios de acuerdo con la ley", contestó el portavoz del Departamento de Estado, Vedant Patel.

Preguntado por si EE UU está considerando la elimnación de la Isla de la lista, el vocero dijo que "no tenía cambios en la política que anunciar" e insistió en que las conversaciones de La Habana estaban específicamente relacionadas con la seguridad.

Por su parte, las autoridades de la Isla valoran el "clima de respeto" y "elevado nivel profesional" en el que se desarrollaron las conversaciones, según una nota del Ministerio del Interior difundida por la prensa oficial.

El intercambio, en palabras de la parte cubana, trató sobre "terrorismo, tráfico ilícito de migrantes y fraude migratorio, entre otros" y "las dos delegaciones coincidieron en que existen fenómenos comunes asociados a la ilegalidad que requieren de la cooperación mutua".

Las autoridades de la Isla valoran el "clima de respeto" y "elevado nivel profesional" en el que se desarrollaron las conversaciones, según una nota del Ministerio del Interior difundida por la prensa oficial

Además, el comunicado subraya que existe "un acuerdo para dar continuidad a ese diálogo y realizar otros encuentros técnicos entre las agencias de aplicación y cumplimiento de la ley de ambos países para materializar sus vínculos".

La parte cubana hizo referencia a "las informaciones y propuestas de colaboración trasladadas a los representantes estadounidenses sobre actividades de personas radicadas en Estados Unidos e identificadas por su vinculación al terrorismo, tráfico ilegal de personas y otras actividades ilícitas". Sin embargo, no se ha mencionado que Washington reclamase, por su lado, a los fugitivos acogidos por Cuba.

En el encuentro, el primero de este tipo celebrado desde que los diálogos en materia de seguridad nacional se detuvieron bajo el mandato de Donald Trump, Cuba estuvo representada por autoridades de los ministerios del Interior y Relaciones Exteriores, así como de la Fiscalía General y la Aduana General de la República.

Por su parte, EE UU envió una delegación del Departamento de Estado, el Departamento de Justicia y Seguridad Nacional, funcionarios del FBI y de inmigración, y la Guardia Costera.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0