El Consejo Electoral cubano califica las votaciones locales como "victoria" pese a la abstención récord

Los votantes de provincias cubanas golpeadas por Ian fueron los más ausentes en su cita con las urnas

Las provincias occidentales fueron las que mayor abstención reflejaron. (14ymedio)
Las provincias occidentales fueron las que mayor abstención reflejaron. (14ymedio)

(EFE).- Las provincias cubanas más castigadas por el huracán Ian –que golpeó al extremo occidental de la isla a finales de septiembre– registraron las mayores tasas de abstención y voto en blanco en las municipales del 27 de noviembre, según los datos oficiales difundidos este miércoles.

En estos comicios se registró el mayor porcentaje de abstención desde 1959, el 31,44%, según cifras oficiales cotejadas por EFE.

Aunque este dato pueda ser normal en otras latitudes, es inusualmente alto para Cuba. La Isla está acostumbrada a porcentajes de participación incluso por encima del 90%, aunque han descendido de forma progresiva en los últimos años.

En La Habana la abstención fue del 42,89%, una tasa inédita y la mayor entre las 15 provincias, mientras que en Isla de la Juventud fue del 31,63% y en Matanzas, del 31,14%

En La Habana la abstención fue del 42,89%, una tasa inédita y la mayor entre las 15 provincias, mientras que en Isla de la Juventud fue del 31,63% y en Matanzas, del 31,14%.

Estos tres territorios occidentales, de los más dañados por Ian, figuran entre los cinco con menor participación. En las municipales previas (2017) no se encontraban entre las más abstencionistas.

Además, tres de las cinco provincias en las que más se incrementó la abstención entre las municipales de 2017 y las de este de noviembre fueron también occidentales: La Habana (+27 puntos porcentuales, la de mayor crecimiento), seguida en tercer y cuarto puesto por sus vecinas Mayabeque (+23,01) y Artemisa (+22,69).

Pinar del Río, el territorio más afectado por Ian, registró el porcentaje más alto de votos en blanco, un 7%. Por su parte, en Mayabeque prácticamente uno de cada 10 votantes anuló el voto.

Para tres expertos consultados por EFE, esta desmovilización es una forma de rechazo, que en una democracia liberal occidental se podría traducir como un "voto de castigo".

El propio presidente del país, Miguel Díaz-Canel, ya empleó esta expresión en el referendo del Código de las Familias y abogó por incorporarla ante temas controvertidos y "en medio de una situación compleja", en referencia a la grave crisis económica y energética que sufre el país.

Los expertos consideran que la abstención, en el caso cubano, tiene mensaje. "No votar en Cuba es un acto de rebeldía muy importante", dice a EFE Leandro Querido, director ejecutivo de Transparencia Electoral y autor del libro Así se vota en Cuba.

En términos similares se expresa Diosnara Ortega, socióloga cubana y directora de la chilena Escuela de Sociología de la Universidad Católica Silva Henríquez, que habla de "una abstención politizada"

En términos similares se expresa Diosnara Ortega, socióloga cubana y directora de la chilena Escuela de Sociología de la Universidad Católica Silva Henríquez, que habla de "una abstención politizada".

"Si bien en el resto del mundo (la abstención) responde a un proceso de despolitización (...) en Cuba es lo contrario porque (los ciudadanos) encuentran en ese recurso una forma de disentir de una estructura de poder, no solo de un Gobierno", comenta a EFE.

Algunos expertos van más allá en esta idea y suman a la abstención los votos nulos y en blanco, a lo que denominan tasa de rechazo.

En las municipales de noviembre, esa tasa de rechazo alcanzó el 38,91% en el conjunto del país, lo que supone 17 puntos porcentuales más que en 2017. En comparación, la del Código de las Familias fue del 30,13% (sin contar el "no") y en las municipales de 2017 se situó en el 21,59%.

Aquí vuelven a destacar las provincias occidentales: La Habana (49,75%) en primer lugar y Mayabeque (39,85%) en tercero, seguidas por Isla de la Juventud (39,18%) y Artemisa (38,92%).

La región destaca asimismo en el aumento de la tasa de rechazo con respecto a las municipales de hace cinco años. Encabeza la lista La Habana (+26,07 puntos porcentuales), la central Cienfuegos (+23,85), Mayabeque (+23,36), Artemisa (+21,07) e Isla de la Juventud (+20,57).

La presidenta del Consejo Electoral Nacional (CEN), Alina Balseiro, afirmó que esta tasa de rechazo "no es un término legal" y consideró que los resultados de estas elecciones no se pueden comparar con los de laselecciones previas, debido a que son "procesos de naturaleza distinta" y por los cambios que ha sufrido el país desde entonces.

Los expertos creen que las razones para la abstención son multifactoriales, aunque apuntan de forma coincidente al hastío y la frustración de la población tras dos años de grave crisis económica y energética como elemento común

Los expertos creen que las razones para la abstención son multifactoriales, aunque apuntan de forma coincidente al hastío y la frustración de la población tras dos años de grave crisis económica y energética como elemento común.

La suma de la pandemia, el endurecimiento de las sanciones de EE UU contra Cuba y los errores en la política económica interna han provocado una gran escasez de productos básicos –de alimentos a medicinas y combustible–, inflación galopante, apagones prolongados y frecuentes, y una emigración masiva.

En occidente se suman los destrozos provocados por Ian, que con vientos de hasta 200 kilómetros por hora dejó afectaciones en más de 100.000 viviendas y graves daños en el campo. Los trabajos de reparación de daños avanzan despacio pese a los esfuerzos.

Los expertos van más allá de lo económico y apuntan que la crítica electoral apunta a la totalidad del sistema político en Cuba. Así lo señalan Ortega y Hilda Landrove, investigadora, promotora cultural cubana y candidata a doctora en Estudios Mesoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Esta última recuerda a EFE que estos porcentajes de desmovilización no se registraron ni siquiera en el llamado periodo especial, la grave crisis económica que siguió a la caída del bloque soviético.

"En la Cuba de hace 15-20 años seguía el discurso de la unanimidad (...) No podemos olvidar que cuando hay elecciones, lo que entra en juego es la validación de un sistema"

"En la Cuba de hace 15-20 años seguía el discurso de la unanimidad (...) No podemos olvidar que cuando hay elecciones, lo que entra en juego es la validación de un sistema", concluye Landrove.

Pese a lo adverso de los datos, Alina Balseiro calificó los datos, al presentarlos ayer, como "una victoria del pueblo". La presidenta del CEN, incluso, llegó a decir que la participación fue una "expresión clara de respaldo" y "mayoritaria".

Transparencia Electoral, que ya realizó un crítico comunicado al finalizar la primera vuelta, hizo público un segundo texto en el que insistió en la necesidad de realizar una auditoría para verificar los datos de unas elecciones que son "incontrastables".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11