Desmiente su participación en el intento de linchamiento de un violador en Santiago de Cuba

Anger Vargas Morales ha recurrido su sentencia a siete años de prisión

El santiaguero de 38 años se describe como un hombre trabajador, que nunca había tenido problemas con la justicia. (14ymedio)
El santiaguero de 38 años se describe como un hombre trabajador, que nunca había tenido problemas con la justicia. (14ymedio)

Anger Vargas Morales, uno de los procesados por los hechos violentos ocurridos el 10 de febrero de 2020 en Santiago de Cuba, clama su inocencia. Ese día, la policía tuvo que intervenir para impedir el linchamiento del violador de una niña de ocho años en el reparto Nuevo Vista Alegre.

Vargas, acusado de atentado y desorden público, fue condenado a siete años de privación de libertad y, aunque se encuentra en su casa esperando la resolución de la apelación, estuvo más de cinco meses en prisión preventiva en Aguadores. Salió bajo fianza antes del juicio.

El santiaguero, que tiene una discapacidad física, alega que en la vista oral presentaron pruebas falsas que lo implican en el enfrentamiento de los vecinos del reparto con policías y agentes de la Brigada Especial, que fue ampliamente difundido en redes sociales y reseñado en medios de prensa independientes.

"Presentaron fotos y un video donde se ve un brazo, que no era el mío, y dijeron que yo había lanzado una piedra"

"Presentaron fotos y un video donde se ve un brazo, que no era el mío, y dijeron que yo había lanzado una piedra", cuenta a 14ymedio. "Yo no atenté contra nadie ni tampoco hice desorden público. Era un batallón de gente lo que había allí, entonces debían haber apresado y acusado de desorden público a todos", se queja.

Ese 10 de febrero, el hoy violador confeso, Aleandro Luis Wilson Corona, intentó esconderse en casa de una amiga en la barriada de Nuevo Vista Alegre, pero una multitud lo rodeó y llegó a lanzarle piedras. Cuando la policía sacó a Wilson Corona para introducirlo en la patrulla, la multitud volvió a arrojar objetos, hasta que comenzó un enfrentamiento con la Policía en el que llegaron a escucharse disparos y para evitar que la situación empeorara se requirió la presencia de los agentes especiales.

Vargas es padre de una niña de tres años y tiene la pierna derecha más corta que la izquierda. Al caminar, por el defecto físico, parece que se agacha pero en realidad el movimiento es para apoyar la pierna con problemas. Cuenta que por ese movimiento, necesario para poder desplazarse, fue que los instructores penales de la investigación lo involucraron. "Yo lo que estaba era mirando, como todo el pueblo que estaba allí", afirma.

Además, se queja de que muchos que lanzaron piedras fueron sentenciados a prisión domiciliaria y la justificación de las autoridades fue que eran menores de edad. "¿Voy a pagar yo lo que hizo un menor de edad, yo que tengo mi problema en mi pierna derecha, que tengo que mantener a mi hija de tres años?", se pregunta indignado al señalar que deberá pasar siete años de trabajo correccional con internamiento en caso de que no cambie la sentencia luego de la apelación.

El residente del reparto Nuevo Vista Alegre denuncia que la agresión la inició la Brigada Especial, que apenas llegó al lugar empujó y dio golpes a varias personas, entre ellas ancianos, y también repartió bastonazos a algunos vecinos que solo miraban lo que ocurría. "Los agentes especiales son los culpables de que la población reaccionara de forma violenta contra ellos", asegura. "Hay grabaciones que recogen todo eso y ni la Fiscalía ni los instructores utilizaron esas pruebas para mostrar que fue la policía especializada la que indignó al pueblo y lo llevó a que cometiera ese error".

"Hay grabaciones que recogen todo eso y ni la Fiscalía ni los instructores utilizaron esas pruebas para mostrar que fue la policía especializada la que indignó al pueblo y lo llevó a que cometiera ese error"

Vargas, de 38 años, se describe como un hombre trabajador, que nunca había tenido problemas con la justicia y que, aun siendo discapacitado, estuvo laborando casi 10 años en la Empresa de Servicios Comunales de Santiago de Cuba hasta el momento de su detención.

"Hago esta grabación para que el pueblo y el mundo sepan la injusticia que se está cometiendo conmigo", confiesa Vargas, que pide a los jueces que sean más imparciales. "No juzguen a las personas por todo lo que exponen los instructores porque ellos no están haciendo bien su trabajo". En su caso, el instructor que le tocó, no hizo una investigación sobre él con seriedad, "puso ahí en el papel lo que le vino en mente y lo que le dijo el jefe del sector de la PNR".

Junto a Vargas, también fue procesado judicialmente Yoennis Domínguez de la Rosa por haber difundido en las redes sociales un vídeo grabado durante el enfrentamiento entre los vecinos y los uniformados. Fue juzgado por atentado, desacato y desorden público y, según pudo confirmar 14ymedio, fue condenado a cinco años de cárcel.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2