Díaz-Canel consigue en China una donación de 100 millones y más ciberseguridad

Las negociaciones se centraron en el impago de deudas, la biotecnología, la crisis energética y la vigilancia informática

Rodrigo Malmierca, el ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, ha realizado todas las negociaciones “fuertes” en Argelia, Turquía, Rusia y ahora en China. (Cubadebate)
Rodrigo Malmierca, el ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, ha realizado todas las negociaciones concretas en Argelia, Turquía, Rusia y ahora en China. (Cubadebate)

En China, última estación de la gira de las limosnas de Miguel Díaz-Canel, la delegación cubana firmó una docena de acuerdos y apeló a la "amistad entre los pueblos" para extender los plazos de la deuda de La Habana con Pekín y conseguir un "donativo de emergencia" de unos cien millones de dólares.

Las negociaciones se centraron en la biotecnología, indispensable para continuar fabricando vacunas, la energía y la más reciente obsesión del régimen cubano: la ciberseguridad y la vigilancia informática, que le dará más recursos tecnológicos para controlar la población y prevenir nuevas protestas como las del 11 de julio de 2021.

Encerrado en una "burbuja" contra el rebrote de coronavirus que atraviesa China, Díaz-Canel declaró a los periodistas que lo acompañan en el viaje que los resultados "se van por encima de nuestras expectativas". Según expuso, Xi le planteó que "hay que encontrar solución a todos los problemas con Cuba", a pesar de "las problemáticas con la deuda".

Su "pequeño país" –como ha definido a Cuba también delante de Putin y Erdogan– pagará, aunque no está seguro cuándo. Hay que brindar a China, explicó, garantías para "ayudar al amigo a tener seguridad en lo que estamos haciendo", pues "se están quitando un poco de ellos" para soportar el incumplimiento de la deuda, cuyo pago se hizo imposible desde 2019.

Díaz-Canel afirmó que sentía la necesidad de "explicar" ante Xi el rosario de calamidades "involuntarias" que habían sacudido la Isla

Díaz-Canel afirmó que sentía la necesidad de "explicar" ante Xi el rosario de calamidades "involuntarias" que habían sacudido la Isla: accidentes, ciclones, el coronavirus y, naturalmente, el "recrudecimiento" del bloqueo de EE UU, que le ha provocado una "situación tensa" a su Gobierno. "No es lo mismo cuando uno puede hablar, cuando uno puede explicar, cuando las cosas se pueden entender desde la sensibilidad", peroró.

Los chinos "están abiertos", zanjó el mandatario, lo cual interpretó como signo de que sus argumentos sobre la disposición de Cuba a acoger inversiones extranjeras habían dado resultado.

Díaz-Canel regresará a Cuba con un "donativo de emergencia en efectivo", de unos cien millones de dólares, fruto de uno de los doce acuerdos firmados con Xi. Además, se lleva otra donación de alimentos y medicinas, rubricada por Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, quien ha realizado todas las negociaciones concretas en Argelia, Turquía, Rusia y ahora en China.

Pekín también ofrecerá a la Isla las materias primas indispensables –además de un donativo económico– para completar el número de uniformes escolares para el curso que comienza el próximo lunes, y que arrancará con un notable déficit de material. Otro de los contratos garantiza el suministro de "utensilios de cocina para programas de alto impacto".

Pekín también ofrecerá a la Isla las materias primas indispensables –además de un donativo económico– para completar el número de uniformes escolares para el curso que comienza el próximo lunes

Varios acuerdos, los más ambiguos, definen un "plan de consultas políticas" entre los ministerios de Relaciones Exteriores cubano y chino. Firmado por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, no se explicó cuál sería la naturaleza de estas "consultas", que Cuba estará obligada a ofrecer hasta 2025. De tipo político es también el contrato de "intercambio y cooperación" entre el Partido Comunista Cubano y el PCCh.

La expansión de la nueva Ruta de la Seda y el papel de "entrada" a América Latina que tiene la Isla fueron asegurados por varios "memorandos de entendimiento", firmados por Malmierca.

En una entrevista publicada en Cubadebate, Alejandro Gil, ministro de Economía e integrante de la delegación cubana, aseguró que estos acuerdos son la puerta de entrada a "nuevos financiamientos" desde Pekín. Se proveerán fondos para activar el Dique Flotante instalado en 2019 –esencial para la construcción y reparación de barcos en la Isla– y para ejecutar un programa de "reconversión o modernización" de la prensa cubana, uno de los principales intereses del Partido Comunista chino, según Gil.

Se explora, además, el financiamiento de un parque eólico y otro fotovoltaico en Las Tunas, y dos plantas bioplaguicidas, en La Habana y Villa Clara. Y se ha invitado a las empresas chinas a efectuar "inversiones directas" en territorio cubano, indicó el ministro.

Los acuerdos más inquietantes, sin embargo, son los que prometen la ayuda china en el ámbito digital y de las telecomunicaciones

Los acuerdos más inquietantes, sin embargo, son los que prometen la ayuda china en el ámbito digital y de las telecomunicaciones. Además de la ejecución de un "sistema de telepresencia en la Nube de Biocubafarma" –que impulsa la digitalización en el sector de la fabricación de vacunas y medicamentos–, China firmó un proyecto para organizar un Sistema de Identidad Nacional de personas naturales y otro de Supervisión de Redes Inalámbricas.

A ambos proyectos –respaldados por un donativo económico– se suma un Laboratorio Forense de Datos que planea ejecutar el Gobierno. Las implicaciones de estos contratos en el espionaje y la vigilancia estatal sobre la población cubana serán notables, pues garantizan el empleo en la Isla de los sistemas de supervisión digital que Xi Jinping y su Gobierno llevan años implementando en su propio país.

Con la creación, este miércoles, de un Grupo Nacional de Trabajo para la Ciberseguridad, el régimen cubano da pasos más concretos en la vigilancia del entorno digital y las comunicaciones cubanas. Una reciente alianza de Xetid, la empresa tecnológica de las Fuerzas Armadas, con Etecsa, hace evidente el creciente interés gubernamental por ejecutar una "ofensiva" en las redes sociales.

Así lo confirmó el primer ministro cubano, Manuel Marrero Cruz, que junto a Álvaro López Miera, ministro de las Fuerzas Armadas, organizó un taller de ciberseguridad para exponer los equipos de vigilancia –varios de ellos de manufactura china– que instalará el Gobierno en la Isla.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 47