'Escambray' ve el mercado informal de dólares como una necesidad para los cubanos

El medio espirituano excusa la práctica dado que los bancos no tienen divisas y hay artículos de primera necesidad que no se venden en pesos

Momento en que 'Escambray' se refiere a los grupos privados donde se ofrecen divisas en el mercado negro. (Captura)
Momento en que 'Escambray' se refiere a los grupos privados donde se ofrecen divisas en el mercado negro. (Captura)

"Para nadie es un secreto que la tasa de cambio de uno por 24, si bien es la oficial, no es la aplicada por los cubanos en la calle, o sea, en el mercado informal". No es un artículo en un medio independiente cubano que así se expresa sobre el valor real del dólar en la Isla, sino un reportaje audiovisual publicado este viernes en la página de Escambray, de Sancti Spíritus.

La pieza, presentada en la sección "Directo al grano" del informativo, está dedicada a la advertencia emitida hace unos días por el Banco Central de Cuba para que los usuarios se aseguren, al hacer transferencias entre tarjetas en moneda libremente convertible (MLC), de que los números de la tarjeta de destino comiencen por 9225. De no ser así, detallaba la orden, "el monto podría enviarse a una tarjeta en pesos cubanos, con lo que el dinero se convertiría a la moneda nacional, la misma que la cuenta de destino, al cambio de 24 pesos el dólar".

La presentadora del programa se refiere entonces al cambio en que se encuentra en las calles la divisa, "cotizada actualmente en una cifra que oscila entre 48 y 50 pesos cubanos y subiendo", una práctica no solo prohibida por las autoridades sino condenada por la prensa oficial nacional.

"El Banco parece estar al tanto de ese mercado, digamos que paralelo, y su nota de alerta, traducida en la concreta, quiere decir: fíjense bien al efectuar transferencias, no sea que pierda dinero"

En una de las primeras comparecencias públicas de Miguel Díaz-Canel tras la puesta en marcha de la Tarea Ordenamiento, el pasado enero, el presidente comentó la importancia del "combate contra las ilegalidades, contra quienes suben los precios y los ponen de manera abusiva o especulativa", además del "enfrentamiento a los vendedores ilegales de divisas".

"El Banco parece estar al tanto de ese mercado, digamos que paralelo", detalla la locutora de Escambray, "y su nota de alerta, traducida en la concreta, quiere decir: fíjense bien al efectuar transferencias, no sea que pierda dinero".

El reporte recoge la realidad que conoce muy bien el ciudadano de a pie pero que no suele verse reflejada en Granma o Juventud Rebelde: "Y es que cuando el Gobierno cubano anunció el establecimiento en los bancos de una tasa de cambio de uno por 24 explicó también que en algún momento usted podría ir a comprar un dólar por 24 pesos cubanos, pero ese momento, desgraciadamente, todavía no ha llegado".

"El cubano que no tiene quien le mande la divisa dura", prosigue la emisión, "se las arregla también para agenciársela, porque ahora no solo la necesita para comprar equipos electrodomésticos y algún que otro lujo; ahora, en las tiendas por MLC en Cuba sacan también artículos de primera necesidad –aseo, detergente, comida–, productos que no se encuentran en la red de tiendas que operan por moneda nacional".

La joven, incluso, da instrucciones precisas a quien lo necesite: "Para acceder a las divisas, en este minuto, tampoco hace falta estresarse mucho. Basta con entrar en las redes sociales y los grupos de intercambio de Whatsapp y Telegram donde llueven los anuncios de personas que, con su foto y número telefónico, sin pudor ninguno, le prometen la cantidad que usted necesita, ya sea en dinero físico o por transferencia bancaria. Y hay hasta quien se ofrece para efectuar la operación en la sala de su casa".

"Este trapicheo tan en boga en estos momentos debe concluir cuando el banco tenga disponibilidad de divisas y usted pueda ir a comprársela, o cuando se venda en moneda nacional todo lo que el cubano necesita en su vida cotidiana"

"Este trapicheo tan en boga en estos momentos debe concluir cuando el banco tenga disponibilidad de divisas y usted pueda ir a comprársela, o cuando se venda en moneda nacional todo lo que el cubano necesita en su vida cotidiana", concluye la presentadora, sumando un deseo: "Esperemos que ese día no demore demasiado, no sea que el dólar siga subiendo en la calle y, como en los años noventa, llegue a costar hasta 250 pesos cubanos".

Los lectores de la publicación también son conscientes de las contradicciones entre las políticas económicas gubernamentales y la realidad. En un comentario al pie, un usuario identificado como José lamenta: "Es una verdadera pena que la prensa cubana no publique nada sobre lo que dicen cuatro grandes economistas cubanos, todos con doctorados en Economía: Juan Triana, Mauricio de Miranda, Omar Everleny Perez y Pavel Vidal". Y aventura que debe de ser "porque opinan lo contrario de lo que dice el ministro Alejandro Gil y el zar del Paquete Ordenamiento, Marino Murillo, que están muy optimistas con sus reformas, pero las tiendas siguen vacías, no hay frutas, viandas ni vegetales en las ferias y el dólar por las nubes".

Para concluir, el lector critica: "Que no me digan que el covid impide importar alimentos, porque Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, tiene sus tiendas abarrotadas. Aquí hay un problema de fondo es burocrático: demasiados dirigentes ocupándose de la alimentación y no resuelven nada".

No es la primera vez que la prensa local ha abordado temas que siguen estando prácticamente vetados en la nacional, lo que en ocasiones ha provocado incluso que tuvieran que borrar contenidos, en lo que cabe suponer una orden desde arriba.

Hace un año, cuando las autoridades pretendían actuar como si la pandemia no fuese a llegar a la Isla, el mismo Escambray dio la noticia del crucero con pasajeros europeos que se acercó a Trinidad en busca de ayuda. El diario señaló entonces: "Se supo que uno de los tripulantes que se veía desde la costa había bajado hasta el muelle y dijo que eran alemanes, que cuando llegaron a Bahamas les habían negado la entrada por presentar síntomas de covid-19". Un día más tarde, la página fue borrada.

Captura del borrado de 'Escambray' en marzo de 2020 después de informar del desembarco de un enfermo de covid en Trinidad.
Captura del borrado de 'Escambray' en marzo de 2020 después de informar del desembarco de un enfermo de covid en Trinidad.

En otras ocasiones, el mismo diario ha realizado reportajes de tipo social o económico que dejaban ver los fallos del sistema, cuando no directamente señalaba sus defectos. Uno de esos ejemplos se produjo en 2019, cuando el periódico abordó en una larga nota los problemas de los productores nacionales para lograr un contrato de abastecimiento al turismo.

En él, a pesar de relatar las mejoras en el sector, se concluía con una frase demoledora: "Camioncito a camioncito, sin carros refrigerados, con la poca cantidad de limón, naranja y toronja que se produce (...) es imposible que el turismo y la agricultura se quieran mucho, al menos por ahora".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4