La Fiscalía cubana amenaza con cárcel a los que cierren vías públicas para protestar

En una intervención televisada, el vicefiscal general insiste en que "todos los Estados del mundo se defienden cuando reciben ataques a su institucionalidad"

Imagen de la protesta en Caibarién, Villa Clara, este lunes. (Captura)
El funcionario advirtió de que los videos en redes sociales servirán como prueba ante posibles delitos. (Captura)

El vicefiscal general de la República, Marcos Caraballo de la Rosa, acudió al programa televisivo Hacemos Cuba este lunes para recordar que se investigan las protestas que han tenido lugar en la Isla durante las últimas semanas como respuesta a los prolongados cortes de luz.

La intervención no contuvo ninguna novedad respecto a lo que ya informó el órgano el pasado viernes 14 de octubre, salvo que sus redes divulgaron, junto con los videos de la emisión, un breve tuit para una gran amenaza: "En el Código Penal se prevén como sanciones principales para los hechos delictivos de mayor gravedad la privación perpetua de libertad o la privación temporal hasta 30 años".

El texto indica que la Fiscalía planea actuar con toda la contundencia posible contra cualquier conato de revuelta, como ya lo hizo después de las protestas del 11 de julio y para eso sirvió la intervención televisiva de Caraballo de la Rosa, dedicada a reforzar el mensaje y convencer a la ciudadanía de que un simple bloqueo del tráfico en una carretera puede suponer una alta pena de prisión.

La intervención televisiva de Caraballo de la Rosa estuvo dedicada a reforzar el mensaje y convencer a la ciudadanía de que un simple bloqueo del tráfico en una carretera puede suponer una alta pena de prisión

La Fiscalía recordó que los presuntos delitos que se investigan son el "incendio de instalaciones, la ejecución de actos vandálicos, el cierre de vías públicas con la finalidad de impedir la circulación de vehículos y personas, las agresiones y ofensas a funcionarios y fuerzas del orden, y la incitación a la violencia".

Para ello, explicó, se están utilizando como prueba los videos difundidos a través de las redes sociales, peritados supuestamente para garantizar su validez. Mediante ellos, aseguró el fiscal, se puede "demostrar fehacientemente la identidad de una persona". A la validez y uso de esas imágenes dedicó una larga disertación Caraballo, presumiblemente con el objetivo de disuadir a quienes graban de hacerlo.

Esto tendría una doble consecuencia: evitar que se difunda información relativa al descontento en la Isla y que se multipliquen las protestas en distintos puntos del país por el efecto contagio y la percepción de los manifestantes de no estar solos.

Junto con los videos, señaló el fiscal, se interroga a testigos y posibles participantes en los hechos, que el funcionario considera que alteran el estado de paz en la Isla. "La seguridad ciudadana es apreciada en Cuba como un megaderecho, porque es el derecho del pueblo a disfrutar del orden y la tranquilidad", adujo. En el lado opuesto, continuó, están "la anarquía, la indisciplina, la violencia, que podemos apreciar en las imágenes disponibles en las redes sociales".

Otro de los grandes focos está puesto, como ya se había advertido también con anterioridad, en la participación de menores en las protestas. Muchos de ellos salieron a la calle por voluntad propia, en el caso de los de más edad, pero también otros, los más pequeños, lo hicieron por estar al cuidado de sus padres, que quisieron quejarse de su situación.

"No es admisible que nuestros menores sean puestos en situaciones o estados de peligro", dijo el fiscal. A su juicio, investigar a los "padres que involucraron" a sus hijos en posibles delitos tiene sentido por el "principio que históricamente ha caracterizado la esencia de la Revolución Cubana y de nuestro Estado socialista de derecho, que es el humanismo".

Sostuvo que en Cuba el derecho de manifestación está garantizado, pero no debe confundirse con "el reclamo de manera violenta, con ofensas, en grupo, con agresiones, [y] daños a las propiedades"

En esa línea, Caraballo hizo también un alegato justificativo y sostuvo que en Cuba el derecho de manifestación está garantizado, pero no debe confundirse con "el reclamo de manera violenta, con ofensas, en grupo, con agresiones, [y] daños a las propiedades", además del ya mencionado hecho de que asistieran menores.

El funcionario sostuvo que nadie tiene derecho a reclamar afectando el derecho de los demás y puso como ejemplo el cierre de vías que provoca molestias, a su juicio, a quienes quieren ir a trabajar, a la escuela o salir por ocio. La elección no fue la más afortunada ya que en las noches no es tan frecuente alterar las obligaciones laborales y escolares, pero olvidó, el fiscal, además, que una de las características fundamentales de las manifestaciones permitidas constitucionalmente es la de presionar y, a la vez, llamar la atención sobre el problema que se denuncia, lo que implica alterar la normalidad.

Caraballo, sin embargo, quiso comparar Cuba con otros países y advirtió de que "todos los Estados del mundo se defienden cuando reciben ataques a su institucionalidad, a sus órganos y el cumplimiento de sus fines" y que, ante tal situación, la Fiscalía no puede "virar el rostro".

Muchos de los manifestantes que salieron a la calle estas semanas lo hacían para reclamar un cambio político, pero una gran mayoría demandaba algo tan simple como tener luz en su casa o que no se le corte cada dos o tres horas. Pese a ello, se ha detenido a una treintena de ciudadanos, según varias ONG, y algunos de ellos podrían acabar en prisión.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0