Graves inundaciones y cortes eléctricos en la zona central del país

Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Pinar del Río y Granma, las más afectadas por los restos de la tormenta tropical Eta

Así quedaron las calles de Majagua, Ciego de Ávila, tras las lluvias de la noche de este miércoles. (Facebook/Léster Álvarez)
Así quedaron las calles de Majagua, Ciego de Ávila, tras las lluvias de la noche de este miércoles. (Facebook/Léster Álvarez)

Aunque en los mapas la tormenta tropical Eta parece lejana de la Isla, tras su salida del territorio cubano se han seguido sintiendo sus efectos, que en la zona central del país han generado situaciones de emergencia. La crecida del río Agabama en Sancti Spíritus ha afectado extensas zonas agrícolas y también inundado varias comunidades.

"Está cortada la conexión entre la ciudad de Sancti Spíritus y la zona de Trinidad", explica a este diario uno de los operarios que este martes en la tarde se ocupaba de retirar algunos árboles caídos arrastrados por las corrientes. Las autoridades han decidido aliviar las más importantes represas de la provincia, una medida que ha evitado peligros pero causado inundaciones severas en varios poblados.

Entre los poblados que se ha llevado la peor parte están la comunidad Fnta (Frente Nacional de Trabajadores Azucareros), Agabama y Caracusey, este último próximo al río del mismo nombre, donde tuvieron que ser evacuadas más de 1.700 personas por las inundaciones.

En el municipio de Trinidad también se han reportado derrumbes en viviendas debido a la crecida de los ríos y otras permanecían en parte bajo el agua todavía esta madrugada. Más de 13.600 clientes se encuentran sin servicio eléctrico, en especial en la zona montañosa de Topes de Collantes.

Además, en la provincia espirituana quedó interrumpido un tramo de la línea del Ferrocarril Central en las inmediaciones de Taguasco por una socavación provocada por las lluvias. En la agricultura, según la prensa local, Eta dejó considerables volúmenes de arroz acamado, inundaciones en áreas de cultivos varios y daños en semilleros de tabaco.

Durante toda la madrugada de este miércoles en La Habana se sintieron ráfagas de viento especialmente fuertes en algunas zonas de la ciudad cercanas al mar

En la vecina provincia de Ciego de Ávila, la prensa oficial aseguró que los embalses artificiales "resistieron las intensas precipitaciones" ocasionadas por la tormenta tropical en la región, pero numerosos reportes publicados en redes sociales muestran amplias zonas inundadas por el aliviado de las presas.

El artista Léster Álvarez cuestionó el triunfalismo de los medios oficiales y pidió publicar "documentación visual de la gravedad de las inundaciones" que las autoridades provocaron "por el pésimo manejo que hacen de las aguas". La denuncia viene acompañada de una foto de una casa prácticamente bajo el agua en Majagua, Ciego de Ávila. "Los ancianos propietarios de esta vivienda ni siquiera los han visitado para saber si siguen con vida", advirtió.

Las cifras preliminares ofrecidas por las autoridades avileñas dan cuenta de 120 viviendas afectadas, "de ellas cinco se contabilizan como derrumbes totales, una como derrumbe parcial, cinco perdieron todo su techo, 100 tienen afectaciones parciales de cubierta, un edificio sufrió daños en su techo y ocho biplantas también resultaron afectadas".

En Pinar del Río las lluvias continuaban la madrugada de este miércoles. Las autoridades habían evacuado 8.686 personas y más de 47.000 residentes permanecen sin energía eléctrica. A unos a 100 kilómetros al norte noroeste del Cabo de San Antonio en esta provincia, al sudeste del golfo de México, Eta se mantuvo casi estacionaria por varias horas el martes, según el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba.

Al oriente del país, en la provincia de Granma, la tormenta tropical dejó a 79 familias sin viviendas por daños en paredes, techos y derrumbes parciales o totales. Varias comunidades se mantienen incomunicadas por deslizamientos de tierra y derrumbes de puentes. En la agricultura, según la prensa oficial, quedaron bajo agua más de 1.000 hectáreas de arroz y otros cultivos de tabaco y café también fueron severamente afectados.

Durante toda la madrugada de este miércoles en La Habana se sintieron ráfagas de viento especialmente fuertes en algunas zonas de la ciudad cercanas al mar. "No hemos podido dormir casi por el ruido del viento y el estremecimiento de las ventanas", cuenta a 14ymedio un vecino de un edificio alto en la Esquina de Tejas.

"Todo crujía y teníamos miedo que se nos cayera algún ventanal porque este edificio ya está muy deteriorado", añade el hombre, que vive en el piso 12. "Avisaron mucho de posibles inundaciones pero estos vientos nos han cogido por sorpresa y ya sé de varios vecinos que han sufrido daños".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3