Nicaragua recibió solo la mitad de las vacunas prometidas por el Gobierno de Cuba para 2021

Daniel Ortega pagó a sus aliados la cifra conjunta de 102 millones de dólares por 11,2 millones de dosis, el doble de lo que le hubiera costado la vacuna británica AstraZeneca

Según 'Confidencial', el costo unitario de cada vacuna cubana fue de siete dólares si se toma como referencia el importe de un préstamo solicitado por el Gobierno de Ortega al Banco Mundial. (TeleSur)
Según 'Confidencial', el costo unitario de cada vacuna cubana fue de siete dólares si se toma como referencia el importe de un préstamo solicitado por el Gobierno de Ortega al Banco Mundial. (TeleSur)

Nicaragua ha recibido apenas la mitad de las vacunas contra el covid-19 prometidas por los Gobiernos de Cuba y Rusia desde 2021. Un monitoreo del diario nicaragüense independiente Confidencial reveló que, aunque Daniel Ortega pagó a sus aliados la cifra conjunta de 102 millones de dólares por 11,2 millones de dosis, el doble de lo que le hubiera costado la vacuna británica AstraZeneca, no ha llegado al país la totalidad de los lotes previstos.

El faltante desmiente la promesa hecha por Rosario Murillo, pareja y vicepresidenta de Ortega, de que en diciembre de 2021 ya se habrían recibido y utilizado las vacunas cubanas.

Rusia debía aportar al país centroamericano 1,9 millones de dosis de Sputnik V, mientras que Cuba había negociado la venta de 7 millones de Soberana 02, Soberana Plus y Abdala. Aunque ambas naciones han vendido o donado estos fármacos, ninguno de ellos cuenta con la autorización de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, el reporte de Confidencial, documentado con las notas de prensa oficiales, constató que entre octubre y diciembre solo se recibieron 3.162.970 dosis provenientes de la Isla, apenas el 45,1% de la cantidad que Ortega compró para inmunizar a los niños y adolescentes de Nicaragua.

En cuanto a Rusia, de los casi 2 millones de inyecciones esperadas, se recibieron apenas 726 mil, un 38% de la cantidad estipulada.

En cuanto a Rusia, de los casi 2 millones de inyecciones esperadas, se recibieron apenas 726 mil, un 38% de la cantidad estipulada

Durante 2021 y los primeros meses de 2022, la información gubernamental sobre la compra de medicamentos se volvió más turbia. Las notas de agradecimiento que, habitualmente, publicaba Daniel Ortega, también dejaron de aparecer. Según Confidencial, se desconoce, desde inicios de año, si Cuba se propone cumplir su parte del acuerdo.

Desde la Isla tampoco es posible calcular cuánto se ha enviado a Nicaragua y si se prevé la exportación de algún otro lote. En enero de 2022, el Instituto Finlay de Vacunas dijo haber remitido un nuevo envío a Ortega, pero sin revelar cuántas dosis.

Según Confidencial, el costo unitario de cada vacuna fue de siete dólares si se toma como referencia el importe de un préstamo solicitado por el Gobierno de Ortega al Banco Mundial para el pago a La Habana.

Por su parte, el precio de Sputnik V fue de casi diez dólares, y el monto total recibido por Rusia ascendió a los 5,4 millones, aunque Ortega sabía que otros compradores del fármaco habían presentado quejas por los retrasos de Moscú a la hora de entregar los encargos.

El déficit de vacunas y el impacto que ha causado en la población infantil, que no pudo completar sus esquemas de inmunización ha obligado a Ortega a aceptar donaciones

El déficit de vacunas y el impacto que ha causado en la población infantil, que no pudo completar sus esquemas de inmunización ha obligado a Ortega a aceptar donaciones. Así ocurrió el pasado julio, cuando Estados Unidos hizo llegar un lote de Pfizer. El informe de Confidencial añade que los niños de tres a once años están recibiendo la vacuna china Sinopharm.

En total, unos diez tipos de vacuna han llegado a circular en el país centroamericano, y se estima que el 85% de la población ya completó el esquema de vacunación.

Para Ortega y sus aliados, incluyendo el régimen de La Habana, la compraventa de vacunas durante la pandemia de covid-19 ha tenido una elevada importancia geopolítica. Para Cuba, la venta de sus fármacos alcanzó a gobiernos regionales como Venezuela, México y Argentina, pero también sirvió para fortalecer las relaciones con Rusia e Irán.

Además, la venta o donación de Abdala, Mambisa y las distintas gamas de Soberana motivó una campaña internacional de propaganda médica, por parte del Gobierno, que ha intentado lavar el rostro del régimen tras la represión, en plena pandemia, a los manifestantes de las protestas del 11J.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5