En Sancti Spíritus le temen tanto a la sarna como al coronavirus

Las enfermedades de la piel se extienden ante la escasez de medicamentos y de productos de aseo

No hay productos de aseo en ningún mercado de la ciudad de Sancti Spíritus. (14ymedio)
No hay productos de aseo en ningún mercado de la ciudad de Sancti Spíritus. (14ymedio)

Amanece y frente a la farmacia de la calle Céspedes en Sancti Spíritus las primeras luces dibujan los rostros de quienes esperan desde la madrugada. En la fila, la gente guarda distancia, no solo por temor al covid-19, sino también a las enfermedades en la piel, como la tiña y la sarna, que se extienden por la escasez de los productos de aseo personal.

"Estoy hace semanas con baños de hojas de guayaba para calmar la picazón de la sarna", comenta a este diario Carlos, uno de los clientes que aguarda a las afueras de la desabastecida farmacia. La piel en la zona del interior de los codos y del cuello se le ve enrojecida y no puede evitar rascarse a cada rato. Un gesto que hace alejarse aún más a los que están a su alrededor. "Esto es peor que una tortura porque en la noche me desespera".

El paciente lamenta que en la red de farmacias de la ciudad no se encuentren medicamentos para aliviar el picor ni erradicar la enfermedad. "Me dijeron que hoy iban a sacar un poco de alcohol boricado y eso por lo menos me alivia para dormir pero no es la solución", advierte. "Para colmo, no hay jabón ni detergente y para parar esta enfermedad hay que lavarlo todo cada día".

El paciente lamenta que en la red de farmacias de la ciudad no se encuentren medicamentos para aliviar el picor ni erradicar la enfermedad

Los expertos recomiendan que se debe lavar toda la ropa de los contagiados, especialmente la interior, la de cama y las toallas. Advierten que la mejor forma de hacerlo es a máquina con detergente y agua caliente, después secar con calor o a pleno sol. Solo así se puede comenzar a cortar la expansión del ácaro que produce las incómodas lesiones en la piel.

La sarna es una enfermedad frecuente en Cuba, donde en los veranos son comunes sus brotes, casi siempre asociados a campamentos, escuelas con estudiantes internados, prisiones, hospitales o lugares marcados por el hacinamiento. Sin embargo, durante la crisis económica de los años 90 el ácaro campeó a sus anchas y alcanzó a casi todos los sectores de la población.

"No tenía sarna desde que era un adolescente y estuve becado, casi que era un cuento chistoso que le hacía a cada rato a mis hijos para recordar lo que se vivió en este país con el Período Especial", añade Carlos. "Ahora en mi casa todos estamos contagiados y mis hijos están aprendiendo por las malas aquello que yo creía que era historia pasada".

En la farmacia de la calle Céspedes, en Sancti Spíritus, los clientes comienzan a hacer fila desde la madrugada. (14ymedio)
En la farmacia de la calle Céspedes, en Sancti Spíritus, los clientes comienzan a hacer fila desde la madrugada. (14ymedio)

Los espirituanos no solo se rascan y apelan a los remedios naturales para aliviar la picazón, sino que recorren largas distancias dentro de la ciudad preguntando de tienda en tienda por los jabones, el champú, el detergente y la pasta dental que hace cerca de un mes se ausentan de los anaqueles de las tiendas y apenas parecen a, altísimos precios, en el mercado negro.

Otro joven, también en la cola de la farmacia, cuenta que hace unos días le diagnosticaron tiña, una erupción en la piel que se propaga por contacto y causa también mucha picazón. "Fui al hospital y me recomendaron estrictas medidas higiénicas, así que como no hay productos de aseo le pedí a un amigo que me prestara su tarjeta de divisas (MCL) para entrar a una de esas tiendas y poder comprar algo de lo que necesito".

Sin embargo, el desesperado joven no encontró lo que buscaba. "Ni en dólares se puede comprar porque no hay nada para la higiene corporal en esos mercados y yo estoy desesperado, ya no sé qué hacer porque ya tengo estos parches por varias partes del cuerpo y se sigue extendiendo", explica a este diario. "Nadie sabe la impotencia y el desespero que causa una situación así hasta que no la vives".

"Ni en dólares se puede comprar porque no hay nada para la higiene corporal en esos mercados y yo estoy desesperado, ya no sé qué hacer"

En un cercano consultorio, un médico de la familia accede a comentar la incidencia de estas enfermedades pero manteniendo el anonimato. "La pasada semana atendí a varios pacientes con sarna y tiña, un número mayor de los que normalmente vienen a consulta por ese problema", advierte. "Pero nos han prohibido desde la Dirección Provincial de Salud Pública que recetemos medicamentos que no hay en la red de farmacia, solo podemos recomendar productos naturales".

"Estamos viendo un aumento de casos de escabiosis infantil, que son los que más desesperan a las familias porque se trata de un padecimiento muy incómodo, y si le toca a un niño pequeño entonces lloran mucho durante la madrugada y los padres se desesperan y vienen alterados al consultorio como si yo pudiera hacer magia", se queja la doctora. "Todos estamos igual, hasta mis hijos ya pasaron por eso y demoraron tres meses en curarse".

Los únicos que parecen menos preocupados con la situación son los yerberos, que han visto multiplicarse los pedidos de cuanta planta sirva para calmar los picores. Pero para ellos tampoco es fácil vender su mercancía en una ciudad que en las últimas semanas ha sido el epicentro de la mayoría de los casos de covid-19 en la Isla, con extensas áreas donde sigue prohibido el comercio privado.

"Tengo suerte, porque en el patio de la casa tenemos una mata de guayaba", cuenta Maricela, otra espirituana que lleva tres semanas enfrentando la sarna que la alcanzó a ella y a sus dos hijos menores de edad. "La mata ha quedado pelada, casi no le quedan hojas. Este año o luchamos contra la sarna o comemos guayabas, las dos cosas no se va a poder".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 8