Secadores de uñas para detectar billetes falsos

El aumento de las falsificaciones en papel moneda dispara la creatividad para no ser engañado

Los aparatos de sacado de uñas han aumentado su demanda según cuentan las 'mulas' que los traen de México o Panamá. (14ymedio)
Los aparatos de sacado de uñas han aumentado su demanda según cuentan las 'mulas' que los traen de México o Panamá. (14ymedio)

La proliferación de billetes falsos, tanto en moneda nacional como convertible, ha obligado a los trabajadores del sector privado a buscar fórmulas para detectar las adulteraciones. La solución más reciente es el uso de aparatos de secado de uñas, con lámparas ultravioletas (UV), para comprobar la autenticidad del papel moneda.

"El hombre me quiso pagar con un billete de cien", cuenta a 14ymedio Rodolfo Masjuan, uno de los miles de agentes de telecomunicaciones que ofrece sus servicios en La Habana. "Gracias a este aparato detecté que era dinero falsificado", asegura mientras muestra un dispositivo utilizado para secar el esmalte de uñas en pocos segundos.

El aparato, comúnmente usado para labores de manicure, emite una luz que permite leer las tramas y códigos ocultos en el papel moneda y se comercializa en el mercado negro a un precio cercano a los 25 CUC

El aparato, comúnmente usado para labores de manicure, emite una luz que permite leer las tramas y códigos ocultos en el papel moneda y se comercializa en el mercado negro a un precio cercano a los 25 CUC.

Según las mulas, que han añadido estos productos a los que importan desde países como México o Panamá, en los últimos meses la demanda de estos secadores de uñas ha aumentado hasta convertirse en un rentable negocio.

Los ciudadanos pocas veces denuncian cuando se encuentran con billetes falsos . Prefieren volver a poner a circular el papel moneda adulterado para recuperar el monto perdido. Las leyes cubanas sancionan con penas entre cuatro y diez años de privación de libertad a los ciudadanos que son descubiertos con dinero falso en su poder.

A partir del 1 de febrero de 2015 entraron en circulación en el país billetes de 200, 500 y 1.000 CUP emitidos por el Banco Central de Cuba. La llegada de estas denominaciones de mayor valor también ha venido aparejada de un aumento en las falsificaciones.

"Como se trata de billetes que la gente conoce menos resulta más común que sea justo en esas denominaciones donde estemos presentando ahora mismo una mayor incidencia de esta ilegalidades", comentó a este diario una funcionaria del Banco Metropolitano de La Habana, que prefirió el anonimato.

Los billetes, que llevan circulando más de dos años, cuentan con marcas de agua que se ven con mayor claridad cuando el papel se ilumina con luz ultravioleta. Además de una variante del hilo de seguridad, parecido a las puntadas de una costura, y en el que se lee, en números, el valor del billete.

Otros detalles del papel moneda realizados con una tinta especial se destacan también bajo este tipo de lámparas UV aunque son menos perceptibles a la luz solar o eléctrica.

"Al principio tenía uno de esos marcadores que cambia de color si el billete es falso, pero ahora necesito algo más sofisticado porque las falsificaciones también se han vuelto muy parecidas al original", lamenta Heriberto, dueño de una cafetería en la barriada de La Víbora.

"Al principio tenía uno de esos marcadores que cambia de color si el billete es falso, pero ahora necesito algo más sofisticado porque las falsificaciones también se han vuelto muy parecidas al original"

"En el último mes me han tratado de pasar como cinco billetes falsos y he decidido invertir en esta maquinita", cuenta el gastronómico. "Vale la pena porque ahora todo billete que me parezca sospechoso lo paso por aquí". Además, "mi mujer está contenta porque lo mismo sirve para cuidarnos el bolsillo que para secarse la pintura de uña", agrega.

En 2014 el Gobierno permitió el pago tanto en moneda nacional como convertible en los establecimientos comerciales del país, pero al cambio oficial de 1 CUC igual a 25 CUP.

Raúl Castro evaluó a finales de ese año la medida como positiva y consideró que había tenido una "favorable acogida entre los ciudadanos" y que "continuará ampliándose gradualmente".

Sin embargo, la medida ha traído problemas a la hora de fraccionar billetes, dar el vuelto a los clientes y comprar mercancía de precios elevados, para las que se necesita una gran cantidad de CUP.

________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1