Vuelve la vida al Malecón de La Habana

También "se podrán realizar ejercicios físicos en la vía pública y en los gimnasios", anunció el gobierno de la capital

Varias personas sentadas en el Malecón de La Habana la tarde de este miércoles 29 de septiembre de 2021. (14ymedio)
Varias personas sentadas en el Malecón de La Habana la tarde de este miércoles 29 de septiembre de 2021. (14ymedio)

Menos de una semana después de la reapertura de los servicios gastronómicos en La Habana, el gobierno capitalino anunció este miércoles la "flexibilización" de otras medidas que había impuesto desde hace meses por la pandemia, entre ellas permitir la estancia en las áreas del Malecón.

Aunque se hace oficial este miércoles el uso público del "banco más largo", como llaman muchos a ese emblemático muro capitalino, "ya desde el viernes pasado, cuando se abrieron los bares y se permitieron algunos servicios al aire libre, la gente estaba llegando y sentándose", cuenta a 14ymedio Julio Aleaga, analista y vecino de la avenida Paseo en El Vedado, a pocos metros del Malecón.

Las autoridades autorizaron la estancia en el muro siempre que se respeten "las medidas sanitarias para prevenir contagios", entre ellas el adecuado distanciamiento físico, informó Tribuna de La Habana.

"Ya desde el viernes pasado, cuando se abrieron los bares y se permitieron algunos servicios al aire libre, la gente estaba llegando y sentándose"

"Lo de hoy es la confirmación oficial pero el atrevimiento ciudadano ya se había acercado al Malecón", insiste Aleaga. "Había gente en las mañanas corriendo por la acera más pegada al mar, lo que estaba prohibido hasta la semana pasada".

El vecino del Malecón también aseguró que después de las 10:30 de la noche, hora en que comienza el toque de queda, "pasa un camión de la Policía y al que esté sentado ahí se lo llevan".

Algunos aprovecharon la apertura del Malecón para pescar. (14ymedio)
Algunos aprovecharon la apertura del Malecón para pescar. (14ymedio)

La prohibición de sentarse en el emblemático muro o transitar siquiera por la acera más próxima al mar, fue una medida que azuzó el encono de los habaneros, acostumbrados a pasar largas horas recibiendo la brisa marina, encontrando amigos o escuchando algo de música en el lugar.

A partir de hoy, debido al "descenso sostenido de los casos confirmados y el avance de la vacunación", también "se podrán realizar ejercicios físicos en la vía pública y en los gimnasios, incluyendo los locales que tienen ventilación artificial'', indicó el gobernador de la ciudad, Reinaldo García Zapata, en la reunión del Grupo Temporal de Trabajo por el covid-19.

Además, se anunció la apertura de playas y piscinas, estas últimas al 50% de su capacidad, pero el gobierno advirtió de que no se podrá asegurar "un servicio gastronómico adecuado" en estos sitios y los bañistas deben garantizar su alimentación.

Otros prefirieron hacer una caminata por la acera que acompaña el largo muro. (14ymedio)
Otros prefirieron hacer una caminata por la acera que acompaña el largo muro. (14ymedio)

Tampoco se reforzará el transporte público para que los bañistas acudan a esas áreas por "la situación económica" que vive el país, justificaron. En este caso, deberán viajar "de manera ordenada y cumpliendo con las regulaciones epidemiológicas" como el uso de la mascarilla mientras no estén dentro del agua.

La Habana, una ciudad costera con una antigua tradición de baños en su litoral, atravesó el cálido verano con sus playas y su Malecón cerrados a los que querían darse un chapuzón, incluso si solo querían acercarse a las aguas para refrescarse en medio de la intensa canícula.

El gobierno advirtió de que no se podrá asegurar "un servicio gastronómico adecuado" y los bañistas deben garantizar su alimentación

El cierre de las Playas del Este a los bañistas, las más populares de la capital, fueron un duro golpe a todo el entramado económico de poblados como Santa María, Boca Ciega y Guanabo, en los que buena parte de las familias viven de rentar habitaciones, servir comida o gestionar otros divertimentos para los que llegan buscando una tranquila jornada frente al mar.

Estas estrictas restricciones han sido muy cuestionadas no solo por quienes señalan el devastador efecto económico que tiene en el entramado privado de la zona sino que también recuerdan que los lugares abiertos y ventilados son los de menor riesgo para contagiarse por covid-19. Los críticos cuestionan que se mantengan abiertas las tiendas estatales a puertas cerradas y con larguísimas colas, mientras se ha penalizado con multas a las familias que han querido disfrutar de la brisa marina.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7