20.000 dólares y 58 días de angustia en Guyana para reunificar una familia cubana en EE UU

Los afectados insisten sobre el entramado de corrupción existente entre las clínicas y los hostales en Georgetown

José Domingo Ferreiro Rodríguez y Marisel de la Luz Nápoles Gómez, flanqueados por su hija Kenia y sus dos nietas. (Cortesía)
José Domingo Ferreiro Rodríguez y Marisel de la Luz Nápoles Gómez, flanqueados por su hija Kenia y sus dos nietas, al llegar a Estados Unidos desde Guyana. (Cortesía)

Los cubanos Marisel de la Luz Nápoles Gómez y José Domingo Ferreiro Rodríguez llegaron este miércoles a Estados Unidos después de 58 días varados en Guyana esperando la resolución de sus visados por reunificación familiar. Se consideran afortunados: hay quien ha estado más.

El último gasto que fueron obligados a hacer fue en el mismo aeropuerto de Georgetown. "En inmigración nos dijeron que nuestra estadía de 30 días había expirado y que teníamos que pagar 200 dólares de penalidad", cuentan a 14ymedio. Para entonces, su hija Kenia, residente en EE UU desde 2011 y quien los había reclamado, llevaba desembolsados 20.000 dólares, sin contar el pago de abogados y otros expendios.

La pareja da a conocer sus nombres reales ahora, que se sienten a salvo en territorio estadounidense, pero ya denunció a este diario su caso, ejemplo de la situación desesperada de centenares de cubanos que aún siguen aguardando sus documentos por parte de la Embajada de Estados Unidos en Guyana y que ellos no dudan en calificar de "absoluto caos".

El viernes pasado, cuentan, los nervios se caldearon a las afueras de la sede diplomática en Georgetown y varios cubanos inconformes con un cambio en el sistema de recogida de pasaportes visados "se fueron a los puños".

La Embajada había anunciado el pasado 30 de abril que a partir del siguiente 3 de mayo, la entrega de pasaportes se gestionaría a través del "sistema de citas de visas de inmigrante/no-inmigrante". Tanto en un anuncio a través de sus redes sociales como vía correo electrónico a los afectados, advertía también de que quien hubiera programado la cita antes de ese 3 de mayo, la visa y el pasaporte se enviarían "automáticamente a las instalaciones de DHL en 50 Cummings St, Alberttown, Georgetown".

"Los registros del sistema de citas para los solicitantes a los que previamente se les dieron fechas de citas para la recolección de documentos se actualizarán automáticamente con la ubicación de Courier Pickup. Las citas para recoger los documentos en la embajada serán canceladas", explicaba en su mensaje la sede diplomática, que reiteraba con mayúsculas que "NO permitirá la recogida de pasaportes en persona".

Las instrucciones eran claras, pero los muchos días de incertidumbre y la cantidad de dinero gastado hicieron mella en los que habían obtenido la fecha para presentarse en persona. "Habíamos recibido esa cita con 15 días de antelación, mucho antes del cambio de procedimiento, de ahí nuestra frustración", justifica Marisel.

Para ella, el problema de tener que acudir a Guyana para la resolución de los visados concedidos por Estados Unidos, un proceso obligatorio desde que la Embajada en Cuba suspendió los servicios tras la aparición de diplomáticos con extraños síntomas conocidos como "síndrome de La Habana", es la corrupción existente entre los hostales y las clínicas que se encargan del chequeo médico requerido antes de la entrevista consular.

La clínica, cuenta Marisel, "a veces está abierta hasta altas horas de la noche, porque en la noche es que se activa todo el sistema de corrupción"

"Los hostales tienen completamente penetradas las clínicas; hay que pagar, que es la única manera de que te entreguen los chequeos a tiempo", insiste. "Estamos hablando de cifras que pueden llegar a los mil dólares. Con ese dinero, te puedes hacer el chequeo hoy y recoger el pasaporte mañana o el mismo día por la noche".

La clínica, cuenta Marisel, "a veces está abierta hasta altas horas de la noche, porque en la noche es que se activa todo el sistema de corrupción". Si alguien decide no pagar los sobornos, denuncia, "te pueden dejar allí dos meses esperando".

Cinco meses lleva esperando, por ejemplo, Berta García Reyes, que llegó a Guyana el 21 de diciembre y fue obligada en la clínica a someterse a una prueba médica de esputo "por sospecha de tuberculosis". Ahora, espera que los resultados lleguen antes del 6 de junio, cuando tiene la cita reprogramada en la Embajada de Estados Unidos.

"Si llegan los resultados antes, espero que me llamen antes". Mientras tanto, su hija tendrá que seguir cubriendo los 35 dólares diarios que le cuesta a Berta el alojamiento más transporte y el teléfono. El abrazo que no se dan desde hace tres años también sigue en suspenso.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5