Desesperados por las filtraciones, los vecinos del "biplanta de la gomera" invitan a Díaz-Canel

Prefieren que la visita sea en un día de lluvia, para que el gobernante pueda comprobar en carne propia la situación que llevan enfrentando hace años los residentes en el edificio

Marlene Hernández es una de los vecinos del biplanta que intentan atraer la atención de las autoridades con la invitación. (Captura)
Marlene Hernández es una de las personas que vive en el biplanta e intentan atraer la atención de las autoridades con la invitación. (Captura)

A un recorrido por "el biplanta de la gomera", durante un día de lluvia, han invitado al gobernante Miguel Díaz-Canel los vecinos de un edificio de El Cotorro, en la provincia de La Habana. Desesperados por las filtraciones del techo, los residentes del inmueble apuestan por que una visita oficial haga aparecer los materiales constructivos que están perdidos por el momento.

"Invitación al presidente de Cuba", comienza diciendo el breve texto de convocatoria que Marlene Hernández, vecina del biplanta, ha publicado este lunes en su cuenta de Facebook. La mujer pregunta al dirigente si "en sus recorridos" podría visitar también el inmueble con diez apartamentos porque "nos va a matar el agua que cae del techo".

"Me motivé a realizar esta invitación, porque hemos recurrido en reiteradas ocasiones a todas las instituciones establecidas que deberían dar una solución a este problema y la respuesta por parte de los funcionarios es que ‘no hay cemento’. Otros ni siquiera han respondido", explica Hernández a 14ymedio.

"Ahora veo al presidente en las noticias recorriendo los barrios del país y que se están efectuando labores de construcción con cemento"

"Ahora veo al presidente en las noticias recorriendo los barrios del país y que se están efectuando labores de construcción con cemento, entonces me parece justo y oportuno recurrir a él para que resuelva este problema", añade.

Hernández prefiere que la visita de Díaz-Canel sea en un día de lluvia, para que el gobernante pueda comprobar en carne propia la situación que llevan enfrentando hace años los residentes en el biplanta. Pero, advierte a este diario, que también puede ir en una jornada sin precipitaciones porque después de un aguacero "tarda días en secarse el techo".

Tras las protestas populares de julio pasado, Díaz-Canel se ha lanzado a un publicitado programa de visitas a las comunidades donde las manifestaciones fueran más intensas. Así ha visitado ya La Güinera, donde la represión policial se cobró la vida de un joven, además de la barriada de Los Sitios en Centro Habana, una zona marcada por el hacinamiento y el deterioro de su infraestructura.

La televisión oficial ha mostrado estas visitas como el inicio de un plan de reparación en esas comunidades, algo que ha motivado a otros cubanos a solicitar públicamente que Díaz-Canel también recorra otras zonas del país. En las redes sociales, los llamados a que la caravana residencial también pase por otros barrios han comenzado a multiplicarse en los últimos días.

"No puedo aseverar que mi pedido será escuchado, pero al menos estoy segura de que lo oirán y entonces ya no tendrán excusa para negarse a dar una solución"

"No puedo aseverar que mi pedido será escuchado, pero al menos estoy segura de que lo oirán y entonces ya no tendrán excusa para negarse a dar una solución. Quizás sigamos recibiendo el silencio o, en una opción muy optimista, podríamos obtener la ayuda que solicitamos", explica Hernández.

"No creo que tengamos muchas alternativas, pero estoy consciente de que en la situación en que nos encontramos bajo el riesgo constante sobre nuestras vidas y nuestros bienes, nos obliga a continuar nuestras exigencias de otras formas. Con más ímpetu y menos súplicas".

Ahora, los vecinos del edificio intentan atraer la atención de las autoridades con esta invitación, especialmente para conseguir el cemento y otros materiales constructivos que les permitan reparar el techo de la edificación, que no solo filtra la lluvia hacia el interior de sus casas sino que representa una amenaza de derrumbe con el consiguiente peligro para la vida de los residentes.

En junio pasado, Hernández denunció a través de este diario el deterioro del biplanta de la gomera, llamado así porque inicialmente fue habitado por empleados de la Empresa de la Goma Conrado Piña. La filtración de los techos comenzó a manifestarse y ha llegado a un punto en que el agua no solo inunda a los que viven arriba sino que se cuela hasta la planta baja de ese edificio construido a finales de 2016 en el reparto La Lotería, en El Cotorro.

Tras enviar innumerables cartas al Consejo de Estado, a las diferentes instancias de las instituciones que se ocupan de la vivienda, a la policía, al Poder Popular y a los medios informativos oficiales, ninguna obtuvo una respuesta que estuviera acompañada de soluciones. Los vecinos solo recibieron evasivas y lacónicos "no hay materiales" en voz de algunos funcionarios locales.

Molestos ante tanta indiferencia, decidieron grabar un video hace dos meses, denunciando con imágenes la situación en la que vivían. Con los muebles amontonados y tapados con nylon, los suelos anegados, las paredes llenas de moho por la humedad y ellos mismos obligados a usar botas de agua para poder moverse en el interior de sus casas.

"En las últimas semanas las lluvias han agravado los problemas del edificio. Tenemos cortocircuitos porque las aguas han llegado hasta el interior de las instalaciones y nos impiden encender las luces. Tuvimos que llamar a la Unión Eléctrica pero el problema ha seguido", cuenta.

"A raíz de las publicaciones que hemos hecho en las redes sociales y las quejas que hemos enviado al Poder Popular y al Partido Comunista hemos recibido visitas de la Dirección Municipal de la Vivienda pero mientras los funcionarios nos dicen que no hay materiales, los constructores nos dicen que sí. Luego se han ido y nunca más han regresado", advierte Hernández.

Actualmente, la única opción para conseguir cemento es el mercado informal, donde supera los 1.300 pesos la bolsa en La Habana

Actualmente, la única opción para conseguir cemento es el mercado informal, donde supera los 1.300 pesos la bolsa en La Habana, o acudir a las tiendas en divisas donde cuesta 10 dólares y escasea. Desde 2018, el producto apenas se asoma en los anaqueles de las tiendas en pesos y está racionado en los rastros estatales, donde se vende solo para los damnificados de desastres naturales.

Sin embargo, los ciudadanos se quejan de que el desabastecimiento de cemento no ha sido obstáculo para que el Gobierno cubano siga construyendo numerosos hoteles de lujo a lo largo de la Isla, tampoco para erigir una inmensa bandera de hormigón frente a la Embajada de Estados Unidos en La Habana, en la llamada Tribuna Antiimperialista.

Ahora, con la invitación a Díaz-Canel, los vecinos del biplanta de la gomera esperan sensibilizar al gobernante y lograr que el cemento aparezca, como lo ha hecho para reparar fachadas y parques en La Güinera.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9