La censura de 'La peor generación' corta el diálogo con los escritores cubanos más jóvenes

La Asociación Hermanos Saíz cancela un evento de artistas "no gratos"

Cartel del evento 'La peor generación', cancelado por la Asociación Hermanos Saíz
Cartel del evento 'La peor generación', cancelado por la Asociación Hermanos Saíz

La Asociación Hermanos Saíz (AHS), brazo joven y radical de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, no se tomó con demasiado entusiasmo el conversatorio La peor generación, evento en el cual un grupo de escritores noveles pretendía debatir sobre literatura, cultura, política y sociedad.

El debate, que se realizaría en el espacio La Madriguera, en Centro Habana, el próximo 15 de octubre, fue cancelado este martes bajo el pretexto de que varios de sus integrantes habían renegado en varias ocasiones de la AHS, y sus directivos, por lo tanto, no veían razón para que sujetos "no gratos" participaran en sus espacios.

Alejandro Mainegra, uno de los organizadores de La peor generación, precisó a 14ymedio que el encuentro serviría para introducir un proyecto de libro de los creadores "que están teniendo una voz ahora mismo, que están escribiendo y se están leyendo".

"Pensamos ingenuamente que podríamos coexistir todos una tarde para hablar de literatura, dentro de un espacio de la AHS, y no ocurrió. Es muy triste"

"Pensamos ingenuamente que podríamos coexistir todos una tarde para hablar de literatura, dentro de un espacio de la AHS, y no ocurrió. Es muy triste", añadió.

"La peor generación se concibió con el fin de aglutinar en un mismo lugar algunos de los nombres más sobresalientes en las diferentes aristas de las letras del actual contexto generacional", explicó en un mensaje de Facebook su coordinador, Raymar Aguado Hernández.

Al diálogo, moderado entre otros por Aguado y Mainegra, estaban invitados Mel Herrera, Julio Llópiz Casal, Alexander Hall, Lisbeth Moya, Jairo Aróstegui, Ricardo Acostarana, Hamed Toledo y Manuel de la Cruz. El grupo se caracterizaba por su diversidad ideológica, su rechazo al monolitismo político y su colaboración habitual en diarios y revistas independientes.

Esta heterogeneidad fue precisamente el detonante de la censura y "condicionó el veredicto" de la AHS, denuncia Aguado. Su objetivo, que era "generar debates en torno al panorama literario cubano y lograr la cercanía entre el público, los autores y la casa del joven creador de la capital", quedó cercenado por la asociación.

En su mensaje, el coordinador del evento adjunta su renuncia a los cargos de especialista en Artes Visuales y Crítica e Investigación de la AHS habanera, además de su baja como trabajador de La Madriguera. Mantiene, sin embargo, su membresía en ese organismo.

En una postura que quiere ser moderada, Aguado argumenta que la AHS debería "representar los valores todos de la cultura nacional y el arte joven, y ni divergencias políticas con los creadores, ni posturas tangenciales a las aspiraciones institucionales, ni episodios de desentendimiento".

"Trabajo por convicción, compromiso con mi generación y con la cultura de mi país, por tanto, no puedo mantenerme al margen de este episodio de censura"

"Trabajo por convicción, compromiso con mi generación y con la cultura de mi país, por tanto, no puedo mantenerme al margen de este episodio de censura", lamentó el joven.

De ahí que escogieran La Madriguera para reunirse, con el apoyo de las iniciativas La Tertulia Literaria y Cubao, puesto que representan "un ejemplo de resistencia artística" al margen de la "pésima gestión de la institucionalidad cubana".

Por su parte, una de las invitadas, Lisbeth Moya, aludió al espacio como una "zona franca" para "voces diversas". La joven, colaboradora de la plataforma Comunistas, dejó claro que no abandonaría la AHS a pesar de las presiones institucionales. "Cuando quieran dialogar, aquí me tienen", zanjó.

Mientras, el artista y crítico Julio Llópiz Casal, en un comentario a la publicación de Aguado, expuso que "muchos cubanos seguiremos pagando el precio enorme de vivir en un país sumido en la tristeza y la desesperanza", a merced de instituciones como la AHS, "sin autonomía ni firmeza".

Con la censura de La peor generación, la burocracia de la Isla desprecia a todo un plantel de recientes y talentosos escritores y, como ocurrió tras el esperanzador 27 de noviembre de 2020, cierra las puertas al diálogo y al consenso a través de la cultura.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2