El alza imparable del covid en Santiago de Cuba sobrecarga el sistema de Salud

Los retrasos en las PCR y la escasez de material son causa y efecto de una curva de contagios que se ha vuelto vertical

A pesar de los temores, los residente de la ciudad de Santiago de Cuba tienen que pasar muchas horas en colas para comprar alimentos. (14ymedio)
Las autoridades sanitarias piden a los contagiados que vayan a los centros médicos, aunque muchos temen. (14ymedio)

Los casos de coronavirus en Santiago de Cuba siguen en un alza imparable. Los 690 contagiados en los últimos 15 días dejan una tasa de 79 por 100.000 casos en la provincia, una cantidad que empieza a sobrecargar el sistema sanitario como ya se ha visto en otros países.

Luis Eugenio Valdés García, jefe de la Comisión de Asesoramiento Epidemiológico de la provincia advirtió que han comenzado los problemas en los hospitales aunque se está tratando de garantizar que todos los casos confirmados estén en un centro de salud.

"Sé que hay quejas con los medicamentos. Es una crisis nacional, muchas veces no hay antipiréticos, pero es mejor para una persona positiva, aunque sea con estas dificultades, estar en un centro hospitalario, siendo seguido y vigilado por los médicos que quedarse en casa", aconsejó.

"Es una crisis nacional, muchas veces no hay antipiréticos, pero es mejor para una persona positiva, aunque sea con estas dificultades, estar en un centro hospitalario, siendo seguido y vigilado por los médicos que quedarse en casa"

La escasez de medicamentos, la escasa salubridad e incluso las informaciones de que no se está aislando bien a los pacientes de covid de los afectados por otras patologías alejan a la población de los centros médicos. Sin embargo, la violación de los protocolos por parte de la ciudadanía ha contribuido en gran parte a la expansión de los contagios.

Los retrasos en las pruebas PCR son otro de los síntomas del agotamiento del sistema, a la vez que su consecuencia y potencial peligro. Un santiaguero que arribó en los últimos días de diciembre a la ciudad desde Moscú contó a este diario que las autoridades sanitarias demoraron más de diez días en informarle del resultado de su segundo PCR, una situación que ha sido denunciada por más usuarios en redes sociales.

A principios de mes, el propio Miguel Díaz-Canel expresó su preocupación por un hecho que ya no es un secreto. "Hay que seguir trabajando en las demoras para dar a conocer a los viajeros la PCR. Hay viajeros que han llegado y se han ido sin conocer el resultado del segundo PCR", dijo el gobernante.

"Necesitamos mejorar todavía mucho más el control de los sospechosos y lo que necesitamos es la denuncia [de la violación de protocolos]", dijo Valdés García ante las quejas de varios televidentes por el poco control sanitario.

"Está el médico, la enfermera, el equipo de respuesta rápida que tienen la responsabilidad y la misión de cumplir con la vigilancia de esos casos sospechosos, de ir a verlos y lo que necesitamos es que la población también coopere con nosotros", agregó.

Según la mayoría de expertos, una incidencia acumulada de 100 o 150 casos por 100.000 habitantes es el límite de lo que controla el sistema de rastreo. A pesar de que Santiago en concreto y Cuba en general aún distan de esa incidencia, o de que hay países con cantidades superiores a los 600 por 100.000, la Isla está cerca de perder el control sobre la cadena de contagios.

Cuando se llega a esta situación y la transmisión es incontrolada, los sistemas de salud empiezan a estar en peligro de colapsar, como se ha visto en la sanidad italiana, británica o española, todas ellas más fuertes y con más recursos que la cubana.

Según la mayoría de expertos, una incidencia acumulada de 100 o 150 casos por 100.000 habitantes es el límite de lo que controla el sistema de rastreo

La escasez de material de protección médica y, por tanto, contagios entre los sanitarios, es otro de los síntomas de que la expansión se dispara. En la Isla esto ya ha empezado a pasar, como se ha visto este mismo miércoles, cuando 14ymedio informó de un brote con nueve trabajadores contagiados en el hospital Manuel Fajardo de La Habana. Una fuente médica del centro asegura que la falta de guantes o mascarillas empieza a complicar el cumplimiento del protocolo sanitario.

Por si fuera poco, Santiago de Cuba registraba una curva violentamente vertical, otro de los signos de alerta según las autoridades sanitarias, que advierten de que ante la multiplicación repentina de casos, por pocos que sean, hay que tomar medidas contundentes por el riesgo de colapso sanitario. Desde el inicio de la pandemia hasta este miércoles, en Santiago de Cuba han fallecido 16 personas y 1445 contagiados, de los que 631 siguen activos. Según la prensa local, existen 20 centros de aislamiento abiertos y cerca de 13.000 santiagueros bajo vigilancia médica.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9