El descontento de los estudiantes cubanos se extiende a Villa Clara

Jóvenes de la Universidad de Ciencias Médicas denuncian cortes de luz de más de ocho horas y poca alimentación

"Muchas veces tenemos que estudiar así, alumbrándonos con la linterna del celular", dicen los estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. (14ymedio)
"Muchas veces tenemos que estudiar así, alumbrándonos con la linterna del celular", dicen los estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. (14ymedio)

El descontento en las universidades se está extendiendo en Cuba. Después de Camagüey, donde los estudiantes protestaron a ritmo de conga por los apagones y la falta de agua, algunos jóvenes de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara denunciaron a 14ymedio los cortes de luz de más de ocho horas, la poca alimentación y la mala calidad de las residencias.

"Casi todos los días quitan la luz y muchas veces tenemos que estudiar así, alumbrándonos con la linterna del celular, porque al siguiente día tenemos exámenes", lamenta Marikeilyn, estudiante de primer año. "No es fácil lo que tenemos que vivir".

La alimentación es una de las preocupaciones más acuciantes entre estos jóvenes. No es solamente que no disponen de ofertas variadas, que las comidas se repiten una y otra vez, sino que la calidad es ínfima, igual que el proceso de cocción y la limpieza.

Algunos solían llevar desde sus casas calentadores de agua y hornillas para cocinar, pero desde que empezó la crisis energética, no permiten que los becarios los traigan consigo

"En el comedor tienes que esperar una fila larga para al final coger una bandeja con un poco de arroz, chícharos y un fufú o un picadillo extraño", refiere otro estudiante, Kristoff. "El arroz no lo escogen casi, así que tiene muchas impurezas".

Para engañar el hambre que les queda, los estudiantes acuden al parque conocido como Los Flamboyanes, por los árboles que lo circundan, donde hay varios quioscos que sirven alimentos.

"Casi todos estos quioscos venden todo carísimo, y un pan de 30 pesos no llena", lamenta Luis, que continúa: "La comida siempre ha sido mala, pero uno por lo menos antes salía y podías comerte una pizza o un pan, un jugo y no le costaba tanto".

Para engañar el hambre que les queda, los estudiantes acuden al parque conocido como Los Flamboyanes. (14ymedio)
Para engañar el hambre que les queda, los estudiantes acuden al parque conocido como Los Flamboyanes. (14ymedio)

La falta de agua es otro de los problemas que enfrentan los universitarios santaclareños, que deben llenar cubos para poder usarlos luego en sus actividades diarias, porque no siempre sale de la llave. Cuando sí corre, el agua llega sucia, con un color amarilloso.

Como alternativa a todos estos problemas, algunos solían llevar desde sus casas calentadores de agua y hornillas para cocinar, pero desde que empezó la crisis energética, no permiten que los becarios los traigan consigo. Aun así, muchos se arriesgan. En caso de ser atrapados in fraganti se enfrentan a sanciones incluso económicas.

En cualquier caso, la dirección de la escuela no toma ninguna acción para solucionar la situación crítica, que no solo se vive en la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Como ellos, se encuentran muchos estudiantes en Cuba.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0