Crecen las zonas bajo estricta cuarentena en la ciudad de Santiago de Cuba

El repunte de covid-19 en la ciudad ha obligado a poner en cuarentena barrios completos y algunas áreas céntricas

El Callejón del Carmen, donde ofrecen su servicios y productos muchos trabajadores por cuenta propia, está en cuarentena. (14ymedio)
El Callejón del Carmen, donde ofrecen su servicios y productos muchos trabajadores por cuenta propia, está en cuarentena. (14ymedio)

Las cintas rojas y amarillas se extienden por amplias zonas de la ciudad de Santiago de Cuba. El repunte de covid-19 en la ciudad ha obligado a poner en cuarentena barrios completos y algunas áreas céntricas, donde las oficinas de servicios básicos y los comercios están cerrados hasta nuevo aviso.

Este sábado, la Isla registró 888 nuevos casos positivos y 4 fallecidos por covid-19, en una semana en la que 28 personas perdieron la vida a consecuencia de la pandemia. Del total de contagiados reportados hoy, 105 pertenecen a la provincia de Santiago de Cuba mientras que La Habana sigue a la cabeza con 433.

La actual tercera ola de la pandemia ha afectado duramente a las dos ciudades más habitadas del país, donde permanecen cerrados buena parte de los locales de servicios básicos y de los centros educativos, mientras que los negocios privados solo pueden ofrecer comida para llevar y se mantienen restricciones en el horario del transporte público.

En Santiago de Cuba, el Callejón del Carmen, cercano a la popular calle Enramadas y espacio para la venta de productos gastronómicos y artesanales, está entre las áreas cerradas

En Santiago de Cuba, el Callejón del Carmen, cercano a la popular calle Enramadas y espacio para la venta de productos gastronómicos y artesanales, está entre las áreas cerradas por un foco de covid-19. Los vecinos de las cercanías siguen bajo la prohibición de salir de las áreas delimitadas con cintas rojas y lamentan las pocas opciones de venta de alimentos.

"Aquí se han unido dos graves problemas, el desabastecimiento y el coronavirus", comenta vía telefónica a 14ymedio Sandra Mustelier, una vecina de una de las zonas bajo estricto confinamiento. "La principal carnicería del barrio está cerrada pero ya desde mucho antes de que nos pusieran en cuarentena no tenía nada para vender", lamenta la mujer. 

"Tampoco están vendiendo pan por la libre, así que dependemos solo del que nos dan por la libreta y en mi casa somos tres adultos y cuatro niños, no nos alcanza con eso", reconoce Mustelier. "Han venido a vendernos algunos productos porque no podemos salir de aquí, pero están caros y tampoco son comida, sino refrescos, galleticas dulces y caramelos".

En una situación más delicada se hallan los residentes del municipio Palma Soriano en el que se han establecido "puntos de contención intermunicipales" en sus tres accesos para reducir el paso. Uniformados custodian la entrada por la Autopista Nacional y las dos de la carretera central en los límites con Santiago de Cuba y Contramaestre, según informó la prensa local.

El cierre del municipio debió llegar acompañado por "la desconcentración de servicios comerciales de las arterias principales, hasta los barrios para evitar las aglomeraciones", pero los vecinos de Palma Soriano denuncian que no se ha cumplido el compromiso público de las autoridades con el abastecimiento de alimentos.

"Dijeron que iban a empezar la venta de comida a domicilio pero en cuatro días en este barrio solo nos han vendido plátano verde", asegura a este diario Duanes, un residente de la zona. "La gente se está escapando o viniendo por las azoteas y los callejones para poder comprar o vender un producto", explica. "Ayer compré tres ají por 15 pesos a un vendedor que vino por los techos y por la tarde pasó otro que vendía tres panes a diez pesos".

"De esto lo único que nos puede sacar es la vacuna. Para mi familia esta es la segunda cuarentena en menos de un año", cuenta Duanes

"De esto lo único que nos puede sacar es la vacuna. Para mi familia esta es la segunda cuarentena en menos de un año y no sabemos cuánto más vamos a aguantar", considera Duanes. Pero la vacunación tardará en llegar, según han advertido las autoridades.

Cuba decidió ser la excepción latinoamericana y no se ha comprometido con el Fondo de Acceso Global para Vacunas (Covax) para ser incluida entre los 33 países de la región que recibirán 35,6 millones de dosis del antídoto. 

La Isla ha preferido posicionarse como país productor y proveedor de su propio antídoto y continúa con el desarrollo de sus cuatro candidatos vacunales, pero el más adelantado de sus ensayos, el de Soberana 02, aún no ha iniciado la fase 3.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 40