Los expertos cubanos posponen hasta finales del verano una mejora en los datos de covid

Los doctores admiten que el pronóstico a corto plazo no es bueno y llaman a extremar la precaución

Las calles siguen llenas de personas haciendo colas y los contagios continúan al alza sin que se prevean cambios a corto plazo. (EFE)
Las calles siguen llenas de personas haciendo colas y los contagios continúan al alza sin que se prevean cambios a corto plazo. (EFE)

Los cubanos han empezado a acostumbrarse a cifras de contagios de covid-19 que rondan los tres millares y los pronósticos indican que la situación no va a mejorar, al menos en los próximos meses. La previsión a corto plazo es desfavorable, según confirma este jueves en la prensa oficial el decano de la Facultad de Matemática, Raúl Guinovart Díaz.

El experto, que forma parte del grupo de trabajo que gestiona la pandemia, cree que la capital es la que puede permitirse mayor optimismo, puesto que lleva varias semanas con un descenso sostenido de casos de coronavirus. A ese ritmo, los cálculos indican que a finales de julio y principios de agosto podría lograrse un cierto control y se llegaría a "una situación mucho más favorable para los últimos días de agosto y principios de septiembre". La condición para que se cumpla el pronóstico, avisa, es que se asuman las medidas restrictivas y que funcionen las vacunas.

Para el resto de provincias, ni se otea en el horizonte una fecha de recuperación. El panorama "se ha complicado tremendamente", dijo Guinovart. Entre las que peor situación presentan, solo Granma parece estabilizarse, pero sigue sin descensos. Matanzas y Camagüey continúan evolucionando mal, Santiago de Cuba y Pinar del Río van a seguir subiendo en contagios y Guantánamo, que estaba entre los más controlados, empeora.

"Insistimos, una y otra vez, que la vacunación por sí sola no resolverá nuestros problemas. Esta debe estar acompañada con disciplina y un fuerte rigor en las medidas (...). De todos depende que aplanemos la curva definitivamente"

"Insistimos, una y otra vez, que la vacunación por sí sola no resolverá nuestros problemas. Esta debe estar acompañada con disciplina y un fuerte rigor en las medidas (...). De todos depende que aplanemos la curva definitivamente", advierte Pedro Más Bermejo, vicepresidente de la Sociedad Cubana de Higiene y Epidemiología.

El experto explicó la importancia de estos modelos matemáticos, aunque no son exactos y se reajustan en función de los distintos datos, pueden predecir la evolución de la pandemia y ayudan al sistema de salud a intentar planificarse.

"A veces nos pasa, eventualmente, que en una provincia un aumento inesperado de casos ocurra en una institución cerrada, que tiene impacto limitado en la trasmisión comunitaria y los modelos reflejan este crecimiento, de ahí la importancia de la interpretación", contó Más Bermejo para explicar que eso puede influir en decisiones como, por ejemplo, introducir la "vacunación" en un sector o institución con un foco controlado.

Ambos profesionales hablaron precisamente de las candidatas vacunales para recordar que su impacto en los contagios no tiene por qué notarse inicialmente, como se está viendo. Hasta ahora, con un millón de personas inoculadas con la pauta completa y casi tres con una dosis, los descensos solo se notan en La Habana. Esta es la provincia donde más personas se han vacunado, pero también la intervención vacunal ha alcanzado ya a muchos santiagueros donde, al contrario, la situación empeora.

Los expertos citaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en varios momentos de la pandemia ha advertido de que la vacuna, "no es una carta blanca para ignorar las medidas de salud como el uso de mascarillas, el distanciamiento físico y el lavado de manos".

La máxima autoridad sanitaria internacional, en efecto, advierte de que la vacunación por sí sola no basta, especialmente ante una enfermedad de la que aún no todo se conoce y con unos sueros que se siguen evaluando por su reciente desarrollo. La organización aún no ha tenido oportunidad, en todo caso, de valorar los ensayos clínicos cubanos para validar o no Soberana 02 y Abdala, los productos que se están inoculando.

La máxima autoridad sanitaria internacional, en efecto, advierte de que la vacunación por sí sola no basta, especialmente ante una enfermedad de la que aún no todo se conoce y con unos sueros que se siguen evaluando por su reciente desarrollo

"Debemos recordar que las vacunas lo que disminuyen es la probabilidad de que el paciente llegue a estados graves y críticos de la enfermedad, pero no la transmisión", insistió Más Bermejo.

Guinovart Díaz pidió que se mantengan las medidas porque "en los inicios del proceso de vacunación no se detiene el crecimiento de los contagios, hay una especie de inercia hasta que se comience a frenar, debido a que los anticuerpos demoran un tiempo en alcanzar el nivel necesario". Además, añadió que los vacunados y su entorno asumen que la situación mejora y se relajan en el cumplimiento de las medidas.

El matemático apeló a las "experiencias internacionales" para constatar que los procesos de vacunación en el mundo "han venido acompañados de cierres temporales para cortar las "olas de contagio" y se alternan con pequeñas desescaladas "tanteando" hasta mejorar la situación. Cubadebate enlaza en este punto el regreso en Israel a la mascarilla en interiores, aunque el caso nada tiene que ver con el de Cuba.

El país mediterráneo, que empezó a vacunar con el producto de Pfizer de forma vertiginosa, vio un descenso súbito durante los primeros meses del año de la enfermedad. Un estudio publicado en The Lancet constató que entre enero y abril, el descenso en las infecciones fue del 95%. Así recuperó algo muy cercano a la normalidad en un tiempo récord. Ahora, como en EE UU, las inoculaciones se han estancado por debajo del 70% y las autoridades no saben cómo convencer a los reacios. Los contagios, tras quitarse la mascarilla en interiores -donde realmente se transmite el coronavirus-, han subido de forma relativa.

En Cuba, en cambio, los números suben de forma absoluta y este lunes superaron los 3.000 casos, una cifra inédita en la Isla que, además, no es un pico puntual, sino que confirma un crecimiento sostenido desde principios de año y visiblemente agravado desde abril.

Para Guinovart hay un factor que influye, la escasa inmunización de la población cubana. Según los datos disponibles, solo el 3,4% de habaneros se han infectado de covid-19 y apenas el 1,4% de la población total. España, uno de los países que más severamente vivió la primera ola, tenía a finales del pasado año un 10% de su población inmunizada por haber enfermado de covid.

Según los datos disponibles, solo el 3,4% de habaneros se han infectado de covid-19 y apenas el 1,4% de la población total

Los expertos no han hecho referencia en esta ocasión a otro de los factores que explica en parte la mala evolución de la situación en Cuba. Se trata de Delta (cepa india), presente en la Isla según confirmaron las autoridades hace meses. Esta variante está actualmente expandiéndose en el mundo y preocupa en muchos países donde la vacunación estaba muy avanzada. El caso más claro es Reino Unido, donde el 60% de la población ya está completamente inmunizada y los contagios han subido de forma espectacular en los últimos días. Hace tres semanas, el país tenía una incidencia que rondaba los 40 casos por cada 100.000 y ahora, con un 99% de prevalencia de Delta, se sitúa por encima de los 300.

Sin embargo, hay motivos para que la alarma no cunda. A pesar de que su capacidad de contagio es extraordinariamente elevada (los médicos hablan de 100% de contagios en los núcleos familiares), se ha situado en un 70% el ritmo de crecimiento, frente al 10% de aumento en las hospitalizaciones.

Aunque los expertos explican que hay unos plazos (unos 15 días entre el contagio y la posible hospitalización y otros 15 hasta el reflejo en los fallecimientos), han puesto en la mira a Escocia, donde hace seis semanas que suben los contagios y no hay impacto en las hospitalizaciones.

En Israel, EE UU o varios países de la UE donde Delta se expande sin control (Portugal registra una grave cuarta ola) también se percibe que no hay un gran impacto en las muertes. Estos países cuentan todos con una fuerte inmunización gracias a los contagiados y las vacunas. Factores que en Cuba no se dan.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 83