Otero Alcántara vuelve a ingerir agua después de siete días en huelga de sed

El artista sí seguirá en huelga de hambre hasta que liberen a Denis Solís

Luis Manuel Otero Alcántara cumplía este miércoles siete días en huelga de hambre y sed. (Facebook/Alcántara)
Luis Manuel Otero Alcántara cumplía este miércoles siete días en huelga de hambre y sed. (Facebook/Alcántara)

El artista Luis Manuel Otero Alcántara vuelve a ingerir agua, tras siete días de huelga de hambre y sed en protesta por la detención arbitraria del rapero Denis Solís, condenado a ocho meses de cárcel por un supuesto delito de desacato.

"Me di cuenta de que seguir el juego del macho alfa solo conduce a más odio, ese odio que ha marcado a este país por décadas. Si llegase a morir, ese sentimiento aumentaría sobre todo en una generación todavía menos manchada que las anteriores por el odio de doble vía entre poder e individuo", cuenta él mismo en un mensaje publicado en su muro de Facebook. "Seguiré mi lucha por la libertad del Denis y de todos los hermanos presos y abusados por un régimen en decadencia. Si la muerte me llega, que sea por un camino de amor y no de odio", sentencia.

Alcántara refiere en su post que han pasado diez días "de mucha violencia, maltrato y persecución" y que mientras ha estado en huelga de hambre y sed, ha dormido en una colchoneta, "casi un lujo en comparación con los otros compañeros míos que duermen en el piso".

"Si llegase a morir, ese sentimiento aumentaría sobre todo en una generación todavía menos manchada que las anteriores por el odio de doble vía entre poder e individuo"

"Hoy amanecí con ganas de crear, con ganas de vivir", dice. "Después de más de una semana bajo el mismo techo, las personas que hemos convivido aquí como una familia me han dado una justificación de vida. Hay que celebrar la creación. El amor y la convivencia pacífica entre iguales debe crecer en Cuba cada día más".

El artista sí continuará la huelga de hambre, que también mantienen Maykel Castillo Osorbo, Esteban Rodríguez, Iliana Hernández, Katherine Bisquet y Anamely Ramos dentro de la sede del Movimiento San Isidro, rodeada por la Seguridad del Estado y donde permanecen 13 activistas desde el pasado 18 de noviembre.

Osmani Padrón abandonó la acción de protesta luego de cumplir el quinto día y el activista Oscar Casanella al filo de las cuatro de la tarde de este martes también desistió debido a "presiones familiares", según confirmó en una declaración a la prensa.

La curadora Anamely Ramos se sumó a la huelga de hambre este miércoles, según anunció este mediodía en una transmisión en vivo. "Yo quiero decir una cosa importantísima, yo voy a entrar en la huelga de hambre hoy (..) voy a empezar ahora mismo y quiero hacer una reflexión. Todas esas personas que están diciendo que estamos en una situación extrema y que aquí está en juego la vida, cosa que es cierta, pero yo pregunto y no está en juego la vida de todos los que durante 60 años se han tenido que ir del país, no ha estado en juego la vida de los que han cruzado el mar (...) familias completas rotas, personas que han expulsado de sus trabajos, personas que nunca pudieron volver a sus carreras, ¿eso no es morir? ¿hasta cuando nosotros vamos a arrastrar la muerte en nuestra sociedad?".

Un grupo de artistas intentó llegar a la sede del Movimiento San Isidro la mañana de este miércoles, para mostrar su apoyo al colectivo artístico, pero fue bloqueado por los agentes de la Seguridad del Estado. 

Un grupo de artistas intentó llegar a la sede del Movimiento San Isidro la mañana de este miércoles, para mostrar su apoyo al colectivo artístico, pero fue bloqueado por los agentes de la Seguridad del Estado

Alfredo Martínez, Solveing Font, Mytil Font, Lester Dubé, Reynier Leyva Novo, Henry Eric, Juliana Rabelo, entre otros, llegaron a la esquina de la calle Damas con Avenida del Puerto y, al no poder entrar, se quedaron  a pocos metros, sentados frente a la iglesia de Paula. 

Desde ahí comenzaron una vigilia poética en acompañamiento al artista Luis Manuel Otero Alcántara, que, junto a 13 activistas encerrados en la sede del colectivo desde el pasado 18 de noviembre, reclaman  la libertad del rapero Denis Solís, condenado en un juicio sumario a ocho meses de prisión por un presunto delito de desacato. En el intento de pasar el cerco policial fue detenida la curadora de arte Claudia Genlui, liberada a los pocos minutos.

Sí consiguió entrar en la sede, este martes, el periodista independiente Carlos Manuel Álvarez, director de El Estornudo, quien lo explicó así este miércoles en una transmisión en directo: "Yo llegué ayer al aeropuerto de La Habana, pasé sin ningún tipo de restricción ni de interrogatorio, algo que no pensaba que iba a suceder". Según contó, solo conocían de antemano sus intenciones Katherine Bisquet y Anamely Ramos, "y ninguna de las dos creía que iba a pasar el cerco del aeropuerto, que me iban a interrogar y detener desde ahí". 

Un grupo de artistas realiza una vigilia poética en acompañamiento al artista Luis Manuel Otero Alcántara

Álvarez relató a 14ymedio que los oficiales del cerco policial a San Isidro no le dijeron nada: "Llegué directo en un taxi, yo pase distraído, medio actuando, con audifonos".

Según el nuevo protocolo sanitario para viajeros extranjeros, debe permanecer en el domicilio donde vaya al menos hasta que reciba el resultado positivo de una segunda prueba PCR a la que debe ser sometido al quinto día de su llegada.

En el video, el periodista rogó que no pidan que los activistas depongan su huelga, porque "eso no va a suceder". "Si bien el caso de Denis Solís es muy grave y es el detonante de esa huelga, tenemos que entender que ese es el resultado final de un proceso acumulativo", argumentó. Esta huelga no es "gratuita", ni "un capricho", ni un "intento de llamar la atención", aseveró, sino "el resultado casi ineludible, forzoso, de años y meses de represión, acoso, difamación, cárcel, hostigamiento". 

Esta huelga no es "gratuita", ni "un capricho", ni un "intento de llamar la atención", aseveró, sino "el resultado casi ineludible, forzoso, de años y meses de represión, acoso, difamación, cárcel, hostigamiento"

Y continuó: "La idea de que a Luis Manuel Otero Alcántara y a este grupo les interesa todo el tiempo practicar ese tipo de desobediencia al límite o de poner sus cuerpos en esa situación de peligro es falsa". "Aquí no hay una vocación suicida de nadie", refirió, sino que "es el Estado el que los está llevando a ese lugar".

A ese Estado se refiere Álvarez como un "régimen que se mantiene en la sombra", cuya única "visibilización" son fuerzas represivas "que no están preparados para el diálogo". "Queremos establecer una vía de comunicación con el poder", aseguró. "¿A quién hay que dirigirse, a Miguel Díaz-Canel? Nos dirigimos a Miguel Díaz-Canel".

"La huelga de hambre se detiene cuando liberen a Denis Solís", reiteró. La primera razón que da al Gobierno para hacerlo es que es "una cuestión de humanidad", y la segunda, que "en términos pragmáticos, hay un costo político muy grande que este régimen no se puede dar el lujo de correr": que los huelguistas mueran o que a los colegas que están acá adentro les pase algo.

La situación, concluyó, "nos trae con el bofe fuera, porque la velocidad a la que se está acercando la muerte es mayor que la velocidad a la que nosotros podemos actuar políticamente y cívicamente, pero hay que seguir y atajar ese descarrilamiento antes de que se produzca".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 21