Las monjas cubanas multiplican las hostias gracias a la solidaridad internacional

Las religiosas recibieron harina de EE UU, Puerto Rico, España y también la "asignación" pactada con el Gobierno cubano

Con el paro en la fabricación, el convento de las carmelitas descalzas de La Habana hubiera perdido uno de sus principales sustentos. (Facebook/Vida Cristiana)
Con el paro en la fabricación, el convento de las carmelitas descalzas de La Habana hubiera perdido uno de sus principales sustentos. (Facebook/Vida Cristiana)

Las monjas carmelitas descalzas de La Habana, que fabrican la mayor parte de las hostias que consume la Iglesia católica en la Isla, anunciaron este martes que reanudarán su producción. Las religiosas habían lamentado en un comunicado previo que la falta de harina en todo el país les impedía mantener el suministro habitual a las diócesis cubana.

"Para nuestra sorpresa esta noticia se hizo viral", señalaron las carmelitas en su nota, divulgada por Vida Cristiana, la publicación de los jesuitas cubanos. Aludiendo a la bíblica "multiplicación de los panes", detallaron que habían recibido harina de Estados Unidos, Puerto Rico, España, por parte de instituciones y personas, y también "la asignación que tenemos por parte del Estado".

"Ahora reanudamos el trabajo para poder ofrecer este servicio a la Iglesia que peregrina en Cuba lo más pronto posible", añadieron.

"Hemos terminado comprando las hostias en La Habana porque hay un contrato de harina entre el Gobierno y las carmelitas, cosa que al parecer no existe en otras diócesis", explicó a 14ymedio el sacerdote camagüeyano Alberto Reyes. Lo más práctico para la Iglesia fue "unificar" la compra y recurrir al convento habanero.

Varios sacerdotes confirmaron a este diario que el cargamento de harina del cual se extraería la asignación de las monjas "ya se encontraba en el puerto"

De lo contrario, hubiera que realizar la fabricación en cada lote de hostias en las provincias, lidiando con "el problema de la harina", asegura Reyes. "A pesar del contrato de las carmelitas con el Estado, el proceso es complicado. La harina se demora, se acaba, se necesitan muchas firmas para entregarla. Pero, bien o mal, se resolvía".

Varios sacerdotes confirmaron a este diario que el cargamento de harina del cual se extraería la asignación de las monjas "ya se encontraba en el puerto", según le habían informado a la Iglesia católica. "No creo que esto llegue a una crisis, o que no podamos celebrar la misa porque no tenemos hostias", aseguró Reyes.

El pasado 2 de noviembre, las carmelitas descalzas lamentaron estar trabajando "con la poquita harina que quedaba" y previeron la paralización del suministro nacional de hostias. El mensaje, acompañado de una línea telefónica para quien deseara ayudar, suscitó una polémica y la solidaridad de muchos católicos de la Isla y el exilio.

Con el paro en la fabricación, el convento de las carmelitas descalzas de La Habana hubiera perdido uno de sus principales sustentos, pues  las compras de las diócesis contribuyen a su autosuficiencia económica. El monasterio también enfrenta el obstáculo de los cortes eléctricos para lograr normalizar su producción.

En caso de una nueva crisis, una alternativa sería importar desde Estados Unidos o Europa las cantidades requeridas de obleas. Pero ni siquiera así se resolvería el problema, pues "no es un producto que se pueda guardar indefinidamente", como explicó a 14ymedio José Luis Pueyo, un sacerdote español radicado en Caibarién. "Es conveniente que no transcurra demasiado tiempo para consumirlas, por ello deben ser continuos la producción y el abastecimiento", señaló.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4