Cajeros automáticos en Camagüey: pocos y con muchos problemas

La escasez de estos dispositivos genera largas colas, demoras innecesarias y las peligrosas aglomeraciones tan poco recomendables en tiempos de pandemia

Solo los municipios Esmeraldas, Nuevitas, Florida y Camagüey poseen dispensadores de dinero. (14ymedio)
Solo los municipios de Esmeraldas, Nuevitas, Florida y Camagüey poseen dispensadores de dinero. (14ymedio)

A pesar de la urgente necesidad de divisas y de operaciones mercantiles que tiene la economía cubana, uno de los elementos básicos de la cadena comercial sigue teniendo serios problemas. Los cajeros automáticos para sacar efectivo son un dolor de cabeza, especialmente en provincia, donde fallan, no tienen billetes o no logran cubrir la demanda.

La extracción de dinero en efectivo en Camagüey se ve limitada a 34 cajeros (ATM) en cuatro de sus 13 municipios, una provincia donde existe un aparato para cada 22.500 habitantes. La escasez de cajeros automáticos genera largas colas, demoras innecesarias y las peligrosas aglomeraciones tan poco recomendables en tiempos de pandemia.

Solo los residentes de Esmeraldas, Nuevitas, Florida y Camagüey poseen en sus territorios dispensadores de dinero, pero también se encuentran con otras trabas como la falta de billetes de baja denominación y roturas en los pocos que existen.

El uso de las tarjetas magnéticas impuesto por las empresas y centros laborales como vía de pago a los trabajadores, complica el limitado servicio. "Yo no pedí ni escogí que me dieran una tarjeta magnética", se queja un empleado estatal camagüeyano. "Al principio cuando no había cajeros eran unas colas enormes y ahora que existen, cuando tiene problemas o no le han puesto dinero, hay que retornar a las colas abusivas".

"Al principio cuando no había cajeros eran unas colas enormes y ahora que existen, cuando tienen problemas o no le han puesto dinero, hay que retornar a las colas abusivas"

Otro residente, sin dejar de reconocer lo útil que son los dispensadores de dinero, advierte que en cualquier horario del día las filas son inmensas: "Casi hay más cola para los cajeros automáticos que para el propio banco". 

Aunque pagar en efectivo sigue siendo una práctica muy extendida en la Isla, donde hasta finales de 2019 estaban habilitadas 6,2 millones de tarjetas magnéticas, cada vez más jubilados utilizan este camino para cobrar su pensión. La apertura de tiendas en monedas libremente convertibles (MLC) también ha aumentado el número de nacionales que apelan al "dinero colocado en un plástico".

La alternativa al cajero automático, que podría ser la ventanilla de la sucursal bancaria, puede ser otro calvario para los clientes. La unificación monetaria que comenzó el pasado 1 de enero ha aumentado las filas en estos locales para cambiar los fenecidos pesos convertibles en pesos cubanos. Además, los fines de semana la mayoría de estas oficinas están cerradas, lo que provoca mayores filas frente a los ATM.

"Cuando pusieron los cajeros automáticos aquí en Nuevitas hubo un poco más de desahogo pero hacen falta muchos más. Apenas a cinco cuadras me queda uno, sin embargo, hay quienes viven a varios kilómetros de aquí, incluso dentro de la misma ciudad, y tienen que moverse hasta de noche" para poder cobrar, afirma el trabajador estatal.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1